domingo, 8 de febrero de 2015

Liberan a ‘La Reina del Pacífico’

LA NOCHE DE AYER


La PGR no podrá apelar la decisión de la magistrada
domingo, 08 de febrero de 2015
MÉXICO, DF (EL UNIVERSAL).- Sandra Ávila Beltrán, "La Reina del Pacífico", abandonó ayer antes de la medianoche el Centro Federal de Readaptación Social Número 4 de Tepic, Nayarit, informaron fuentes federales.
La liberación de Ávila Beltrán también fue confirmada por su abogado Jorge Alfonso Espino Santillán, según información de Nayarit en línea.
El mismo medio reporta que los familiares que esperaban a "La Reina del Pacífico" ingresaron al penal y minutos después salieron en un convoy de varias camionetas.
Por la tarde, la Procuraduría General de la República (PGR) informó que no podría apelar la decisión de la magistrada del segundo tribunal unitario del tercer circuito para liberar a Ávila Beltrán.
El 5 de septiembre de 2014, Sandra Ávila Beltrán fue condenada a cinco años de prisión por el delito de operaciones de procedencia ilícita. La apelación a esta sentencia fue aprobada por un Tribunal Unitario de Jalisco el pasado 6 de febrero luego de considerar que Ávila Beltrán ya había sido juzgada por el mismo delito, tanto en México, como en el extranjero.
Éste es el motivo por el cual la Procuraduría General de la República no podrá presentar ningún recurso contra esa resolución.
SUS PROCESOS
Sandra Ávila Beltrán fue detenida el 28 de septiembre de 2007 en la ciudad de México junto con Juan Diego Espinoza Ramírez. Tras ser detenida fue trasladada al penal de Santa Martha Acatitla, acusada de los delitos de posesión de cocaína, delitos de los cuales fue absuelta en diciembre de 2010, luego de que la PGR no aportó las pruebas suficientes. Sin embargo la resolución fue apelada por la PGR.
Un año después un juez le dictó auto de formal prisión por el delito de "lavado" de dinero, por lo que en el mismo año fue trasladada a un penal federal en Nayarit. Aunque un juez federal negó su extradición a los Estados Unidos, en agosto de 2012 es llevada a ese país para ser juzgada por tráfico de cocaína.
En abril de 2013 se declara culpable en un tribunal federal de Estados Unidos por el delito de asistencia económica a un narcotraficante convicto, por lo que se le condenó a 70 meses de prisión, tiempo que compurgó durante el periodo que permaneció en la cárcel en México.
Al cumplir con la sentencia, el 20 de agosto de 2013 fue deportada a México y una vez en territorio nacional fue recapturada por el cargo de "lavado" de dinero y por el cual fue sentenciada a cinco años de cárcel.