lunes, 9 de febrero de 2015

Durante el sexenio de Echeverría entró en el negocio periodístico por casualidad

Dejó 70 diarios, 24 radiodifusoras, una agencia y la Productora Nacional de Papel

Hace unos días, el emporio de Vázquez Raña se retiró de la licitación por un canal de televisión
Foto
Los restos de Mario Vázquez Raña serán cremados esta noche tras un homenajeFoto Luis Humberto González
Juan Antonio Zúñiga y Miriam Posada
 
Periódico La Jornada
Lunes 9 de febrero de 2015, p. 3
Mario Vázquez Raña, presidente y director general de la Organización Editorial Mexicana (OEM), falleció ayer a los 82 años y dejó uno de los mayores imperios de la industria periodística del país: 70 diarios, 24 radiodifusoras, una agencia de información, la Productora Nacional de Papel y el Centro de Información Nacional de Estudios Tepeyac, firma con la que participaba en la disputa por entrar al negocio de la televisión abierta hasta el pasado 30 de enero, cuando decidió retirarse de la licitación, por así convenir a sus intereses.
Vázquez Raña, al igual que su hermano Olegario, aspiraba a tener una de las dos cadenas de televisión digital abierta que por primera vez se licitan en el país y cumplió con todos los procedimientos indicados por el Instituto Federal de Telecomunicaciones, según las bases de licitación.
A decir de Mario Vázquez Raña, se convirtió en dueño de una cadena de casi 30 periódicos al término del gobierno del presidente Luis Echeverría Álvarez por casualidad, según la entrevista publicada por el diario español El País en 1983, ya que, afirmó, le interesaba comprar una empresa de refrigeradores del gobierno mexicano, la cual no estaba en venta. En cambio lo que sí se vendía era la cadena de periódicos El Sol de México, de José García Valseca, y la acabamos comprando .
La otra versión acerca del intempestivo surgimiento del emporio periodístico señala que Mario Vázquez Raña era un empresario mueblero muy cercano a Echeverría. Según el portalReporte Índigo, en 1973 el coronel José García Valseca, propietario de la Cadena García Valseca, acudió con el empresario Eugenio Garza Sada, cabeza indiscutible del llamado Grupo Monterrey, a quien informó que su grupo de periódicos iba a ser intervenido por el gobierno federal debido a los millonarios adeudos a la estatal Productora e Importadora de Papel (PIPSA).
El empresario regiomontano intuyó con claridad que la jugada final de Echeverría era apoderarse de la principal cadena de diarios y con ello impulsar la ideología de izquierda, según la versión de Reporte Índigo.
Eugenio Garza le propuso a García Valseca reunir los fondos necesarios para el rescate con apoyos de empresarios mexicanos, y a cambio pidió al coronel que le cediera el control de los diarios para colocar al frente de la cadena al periodista Salvador Borrego. Pero cuando Echeverría se enteró del interés del Grupo Monterrey en la Cadena García Valseca, consideró el intento como un desafío a su autoridad, porque él ya había decidido que fuera Mario Vázquez Raña quien quedara al frente de los soles.
Hasta entonces, Vázquez Raña y su familia eran conocidos por su cadena de mueblerías Hermanos Vázquez, uno de los principales anunciantes en la televisión mexicana. Pero su fortaleza económica provenía de un negocio mayor: la proveeduría a las fuerzas armadas mexicanas, apuntaReporte Índigo.
Entonces el patriarca del Grupo Monterrey aceleró el trámite del cheque para liquidar el pago del adeudo de García Valseca a PIPSA, pero se quedó a horas de consumarlo, pues la mañana del 17 de septiembre de 1973 fue ejecutado presuntamente por un comando de la Liga Comunista 23 de Septiembre.
En su libro A ustedes les consta: antología de la crónica en México, Carlos Monsiváis se refiere a dos momentos importantes en la vida periodística de México en la que se hace referencia al imperio de papel de la ahora Organización Editorial Mexicana.
Dice: “En 1965 aparece El Sol de México, dirigido por el tenaz Salvador Borrego, y en 1968 Tribuna de Monterrey, ‘trigésimo eslabón’ en una cadena que en 1972 se declara constituida por 32 diarios, 36 rotativasoffset de color, 64 rotativas blanco y negro y 23 edificios de periódicos. Sea o no compartible, he aquí el propio y modesto avalúo de la cadena: ‘valor físico de las inversiones: 650 millones de pesos; valor estimado de la Cadena García Valseca: mil millones de pesos’.
En 1972 el gobierno de Luis Echeverría compra la Cadena García Valseca, revendida en 1976 a Mario Vázquez Raña.