jueves, 19 de agosto de 2010

Era un 'entrón' Edil de Santiago

El funcionario, que recibió tres impactos de bala, combatió la inseguridad mientras estuvo al frente del Gobierno

REFORMA/ Redacción


Monterrey (19 agosto 2010).- Las esperanzas de un desenlace no trágico se esfumaron ayer en el caso del secuestro del Alcalde de Santiago, Edelmiro Cavazos.

El Municipio, el Estado y el resto del País amanecieron con la trágica noticia de que el Edil, de 38 años, apareció ejecutado en la carretera a la Cola de Caballo, a 5 kilómetros de su casa, de donde fue secuestrado los primeros minutos del lunes.

El cuerpo tenía tres impactos de bala, dos en la cabeza y uno en el tórax, y los ojos vendados; estaba maniatado y cubierto con una lona de color azul.

El Procurador estatal, Alejandro Garza y Garza, atribuyó su muerte a un grupo del crimen organizado, sin especificar cuál.

En sus 10 meses al frente del Municipio, ubicado a 30 kilómetros de Monterrey y cuya población ronda los 40 mil habitantes, Cavazos se caracterizó, sin protagonismos, por apoyar el combate a la inseguridad que existe ahí debido al crimen organizado.

"Era un Alcalde entrón", coincidieron ayer varios políticos entrevistados.

"Estaba empeñado en hacer una limpia de malos elementos con la posibilidad modesta del Municipio", dijo un panista vinculado al Edil.

Incluso, por las implicaciones en las que podría derivar esta postura, hay versiones de que el Alcalde habría sacado del País a su familia, además de contratar asesores en seguridad para implementar políticas de limpieza de cuerpos policiacos.

De acuerdo con la versión oficial dada ayer por la Procuraduría, el hallazgo del cadáver fue alrededor de las 8:10 horas.

"El cuerpo fue identificado por empleados y por gente que trabajó cerca de él", informó el Procurador.

Casi simultáneamente, el Presidente Felipe Calderón expresaba, vía Twitter, sus condolencias.

Según versiones de habitantes de la comunidad La Cieneguilla, el cuerpo tenía señales de haber sido golpeado y estaba maniatado.

"La sangre estaba fresca todavía", contó uno de los lugareños.

"No tenía mucho de que lo habían tirado. Traía balazos en el pecho. Estaba vendado todo completito. Se le veía sobre la venda sangre en la cabeza, como un balazo, pero nomás veías la sangre. Estaba forrado".

Por la tarde, el Procurador dijo que, según los peritos, Cavazos murió entre las 0:00 y las 2:00 horas del miércoles.

El suceso ameritó ayer una visita de emergencia del Secretario de Gobernación, Francisco Blake, quien, tras una reunión de tres horas con el Gobernador Rodrigo Medina, el Alcalde Fernando Larrazabal y el grupo de coordinación de seguridad en el Palacio estatal, anunció que se acordó reforzar la lucha contra todas las modalidades del crimen organizado en Nuevo León.

Reforma
19/08/2010