sábado, 5 de septiembre de 2009

Pensiones: a la manera de los pluris de IMSS y Telmex

Gustavo Leal F.*

Valdemar Gutiérrez Fragoso, secretario general del SNTSS, capitalizó el convenio que –con sus asesores jurídicos– firmó en octubre de 2005 Roberto Vega Galina y –directamente asistido por la Secretaría de Hacienda– impuso en julio de 2008 a los trabajadores de nuevo ingreso al IMSS el fracasado sistema de cuentas individuales para el retiro.
¿Consultó a sus “representados”? A su manera. Se escudó en dos consejos nacionales y sus consecuentes congresos nacionales a modo, cuya legitimidad está en entredicho, porque en el congreso ordinario de octubre 2007, celebrado en Mérida, Gutiérrez Fragoso impuso comisiones mixtas para atender el asunto, que nunca fueron votadas por los delegados. Gutiérrez Fragoso puede ser destituido, y los acuerdos cupulares que signó, desconocidos por la mayoría de los trabajadores.
De hecho, trabajadores del IMSS-Veracruz ya ganaron un laudo que suspende el convenio-Vega.
Con todo y la estruendosa derrota que sufrió el PAN en el proceso electoral del pasado julio, hoy Valdemar Gutiérrez Fragoso ¡finalmente! ostenta una diputación plurinominal que le “ofreció” ese partido, después de haber llamado antes –sin mucha fortuna– a las puertas del PRD-Ortega y el PRI.
Francisco Hernández Juárez modificó la cláusula décima del contrato colectivo de trabajo de Telmex y estableció un plan de jubilación “diferente” para aquellos que ingresen después del 25 de abril de 2009, aprovechando el clima de parálisis social derivado de la emergencia por la epidemia de influenza A/H1N1.
¿Consultó a sus representados? A su manera. Les remitió una “cédula de votación” después de que la asamblea general nacional aprobara la “última y definitiva” propuesta de su patrón Carlos Slim “en principio por mayoría”. Además, Hernández Juárez no incorporó la modificación en la circular que difundió como punto final de la revisión contractual (23 de abril) y la negociación “final” se dio conocer hasta el 6 de mayo.
La “negociación” de la cláusula quedó integrada dentro de la perspectiva de “un nuevo proyecto de futuro para Telmex”: un “acuerdo marco” propuesto por el sindicato, en el que, sorprendentemente, Hernández Juárez antepone el “entorno de competencia que enfrenta la empresa”, al manifiesto reclamo social por los cobros del servicio que presta Telmex.
Hoy, Francisco Hernández Juárez es diputado plurinominal del PRD-Ortega y “no descarta” permanecer al frente del STRM “hasta 2012”.
En ambos casos, las cúpulas sindicales de IMSS y Telmex han dejado ver que portan cierta visión de la situación de sus patrones en el cuadro de la economía nacional.
De cara a un ubicuo patrón, Carlos Slim, beneficiario de las privatizaciones del salinismo, que gusta quedar bien con casi toda la clase política y que recientemente hasta ha incursionado –con mediocres resultados– en una controversial “filantropía” (Instituto Carso de la Salud, Instituto de Educación), Hernández Juárez sostiene, a su manera, que la empresa enfrenta una “nueva competencia intensa y agresiva”, y que su propuesta sindical “contempla el papel social de la empresa como soporte al desarrollo del país, en el que el aporte de los trabajadores es fundamental y su participación es determinante en su desarrollo futuro” (acuerdo marco, p. 2-3).
Por su parte, y también a su manera, la cúpula Vega-Gutiérrez Fragoso del SNTSS se resistió sistemáticamente a elaborar un punto de vista propio sobre la situación institucional. Con extrema comodidad optó por asumir, sin debate alguno, el primitivo y deliberadamente equívoco “diagnóstico” de Fox-Levy sobre el “peso” del Régimen de Jubilaciones y Pensiones en las finanzas del IMSS, luego extendido inercialmente por el politólogo Molinar Horcasitas y el economista-financiero Karam.
El costo sobre los 370 mil trabajadores activos del IMSS fue inmediato: desprestigio profesional y pérdida del régimen de jubilaciones para los trabajadores de nuevo ingreso, aunque Gutiérrez Fragoso siga descontándoles 243 millones de pesos anuales de cuotas ofreciendo “preservar”, en el corto plazo, algunas prestaciones económicas de los activos.
Por contraste, en su negociación de 2008, el SME quebró el diagnóstico catastrofista de Calderón-Kessel, impidiendo así la afectación a las prestaciones que ampara su contrato y colocando el balón, ahora, en la cancha del patrón: Luz y Fuerza de Centro.
¿Cómo se ubica el Sitatyr respecto al presente y futuro económico de su patrón Televisa? ¿Y el STPRM frente al de Pemex?
Gutiérrez Fragoso y Hernández Juárez ya son diputado plurinominales.
¿Así, a su manera, “representarán” a sus representados en la 61 Legislatura? ¿Así, a su manera, los “defenderán” frente a la pérdida de derechos adquiridos que consagró la SCJN al fallar “constitucional” la retroactiva “reforma” calderonista del ISSSTE que contrata con una ley, pero jubila con otra? ¿Así, a su manera, “combatirán” también la cantada “reforma” laboral panista, proponiendo otra desde la Unión Nacional de Trabajadores?
¿Así, a su manera, “enfrentarán” un Acuerdo Nacional para la Productividad Laboral que, por principio, condiciona ingresos extras (bonos) a un desempeño adicional fundado en que los patrones cumplan con los “elementos disponibles”?
Porque, al menos en el caso del IMSS, ese “cumplimiento” patronal no existe y los equipos de salud laboran sin las condiciones adecuadas, como mostraron de sobra los residentes del Centro Médico La Raza durante la epidemia de influenza.
¿Con qué maneras defenderán Gutiérrez Fragoso y Hernández Juárez estos ingresos extras (bonos) que ofrece el acuerdo calderonista y que deberían compensar mínimamente a sus “representados” lo que ya perdieron gracias a ellos?
*Universidad Autónoma Metropolitana - Xochimilco