domingo, 13 de septiembre de 2009

¿El Bangkok de América Latina?

Alberto Nájar
BBC Mundo, México


No existen leyes suficientes para combatir la trata de personas.
Hace un mes Jaime Montejo y Elvira Madrid, fundadores de la organización Brigada Callejera, rescataron a una niña de 12 años a quien una red de trata de personas mantenía como esclava sexual en el centro de Ciudad de México.
La niña había sido secuestrada en una comunidad rural de Oaxaca, en el suroeste del país.
Fue un momento difícil, recuerda Montejo, porque los tratantes los amenazaron de muerte para que devolvieran a la menor, quien finalmente regresó con su familia.
Un final feliz que no comparten todas las víctimas de trata de personas, delito creciente en México que en los últimos años se ha convertido en un negocio para los cárteles de la droga.
De acuerdo con la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), los grupos que esclavizan personas tienen ganancias de unos US$12.000 millones al año.
También en Japón
Las autoridades mexicanas han documentado al menos 47 bandas de trata de personas que operan en al menos 17 de los 32 estados de México.
Algunos de estos grupos tienen redes en Centroamérica y Estados Unidos, y se ha detectado una conexión con la Yakuza, mafia japonesa que mantiene esclavas sexuales de Latinoamérica en Japón.
La venta de mujeres y niños es el segundo negocio más redituable del mundo
Patricia Olamendi, Proyectos Mujer
De hecho, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ha denunciado que al menos 3.000 mexicanas son esclavas sexuales en el país asiático.
Pero también hay redes más pequeñas, que operan sobre todo en las fronteras de México.
"Son espacios propicios para la trata de personas, sobre todo en dos puntos: Tijuana, Baja California, y Matamoros, Tamaulipas, que son lugares centrales en esta actividad", dijo Olamendi, quien también es candidata a presidir la CNDH.
Las ciudades se ubican en la frontera entre México y Estados Unidos.
Una de las zonas donde se incrementó la explotación sexual de mujeres es Tamaulipas, auspiciada por el Cartel del Golfo que tiene fuerte presencia en la zona, según datos de la Procuraduría General de la República, la fiscalía mexicana.
Pocas leyes
El Departamento de Estado de Estados Unidos ubica a México como "un importante país de origen, tránsito y destino de personas que son sujetas a la trata de seres humanos".
Datos del gobierno mexicano establecen que más de 20.000 niños y niñas son víctimas de explotación sexual comercial cada año en el país.
Departamento de Estado de EE.UU.
Más allá de las cifras, es problema es que no existan leyes suficientes para combatir el delito.
"Hay estados como Sinaloa donde la pena por trata es de seis meses de prisión, y otros como Tamaulipas donde el delito no existe en su código legal", lamentó Olamendi.
Este año el Senado aprobó en 2007 una ley federal para prevenir y sancionar la trata de personas, pero hasta ahora los resultados son escasos.
De acuerdo con la Asociación de la Barra de Derecho de Estados Unidos, desde que entró en vigor la ley contra la trata ninguna persona ha sido sentenciada por este delito.
La impunidad fomenta la trata, especialmente la explotación sexual de menores.
"A México ya le dicen el Bangkok de América Latina", advirtió Olamendi.