viernes, 4 de septiembre de 2009

Acabar con el poder del narco requiere de cortar sus tentáculos financieros: Buscaglia

La espiral de violencia en México se acentuará en los próximos meses, coinciden expertos

*Calderón, “un hombre bien intencionado”, pero sin rumbo definido en materia de seguridad

Alfredo Méndez

“La estrategia federal de combate al crimen es un fracaso”, sostuvo ayer el criminólogo y profesor del ITAM, Edgardo Buscaglia, en referencia al tercer informe del presidente Felipe Calderón, quien el miércoles pasado aseguró en Palacio Nacional que su estrategia “no solo ha permitido revertir la tendencia ascendente de la delincuencia y el narcotráfico, sino que ha debilitado las condiciones que hacen posible su reproducción y su ampliación”.
Buscaglia consideró a Calderón como un hombre “bien intencionado”, pero sin rumbo definido en materia del combate al crimen organizado, por lo que le recomendó que si en verdad quiere terminar con el poder de los capos de la droga y criminales organizados, debe cortar sus “tentáculos financieros” y eliminar sus estructuras de financiamiento, lo que implica revisar fideicomisos, tierras y bienes inmuebles, entre otros.
Desde Berlín, Alemania, el académico destacó, en entrevista con La Jornada, que seguir diciendo lo que dicen el secretario de Seguridad Pública y el procurador (General de la República), “que las cosas están yendo bien… es vivir en otro planeta. No sé cuando fue la última vez que pisaron tierra sin protección el secretario o el procurador, porque toda persona que analiza el problema mexicano, dice que las cosas se están poniendo peor y que la estrategia no es la adecuada”.
Quien coincidió con Buscaglia fue el académico de la UAM y experto en seguridad nacional, Guillermo Garduño Valero. “El crimen organizado simplemente no puede eliminarse así de fácil, por decreto presidencial, entre otras cosas porque eliminar el elemento financiero del narcotráfico implicaría que México dejara de recibir cerca de 20 mil millones de dólares anuales. Y no creo que exista fuerza política en nuestro país que resista las presiones de empresarios, industriales, financieros, sindicatos y otros sectores que dejarían de obtener indirectamente esas jugosas ganancias”, expuso Garduño en entrevista con este diario.
En ese contexto, Buscaglia refirió que la principal preocupación de criminólogos, investigadores, analistas, abogados y expertos en temas de seguridad nacional (mexicanos y extranjeros), incluso de varios asesores de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en materia de criminalidad, es que la espiral de violencia que afecta México se acentuará en los próximos meses, debido a la “presencia activa de paramilitarismos”.
Colombianización
Esta situación, dijo Buscaglia, colocará a México en situaciones de violencia peores a las que vivió Colombia a finales de la década de los 80 y principios de los 90, por lo que “los niveles de violencia, ligados incluso a actividades de terrorismo, pueden llegar a aumentar mucho más”.
Luego, el profesor del ITAM sugirió a los mexicanos realizar el siguiente ejercicio: “Si tu le preguntas a la ciudadana o ciudadano de a pie si ellos ven progreso en la lucha contra los grupos criminales se van a reir o se van a poner a llorar; porque cualquier empresario en Michoacán, en Campeche o en Sinaloa te va a decir que sufre de extorsión, de amenazas de secuestros, pues esto se ha venido multiplicando en los últimos años. Y es que obviamente la estrategia de lucha contra los grupos criminales, que debe ser una estrategia federal, está fallando”, destacó en entrevista radiofónica.
Sobre el llamado de Calderón a los partidos políticos a realizar un pacto nacional y el exhorto a la sociedad para que se una a la lucha anticrimen, Buscaglia sostuvo que la prevención de los delitos es una obligación directa de los gobiernos estatales y municipales, y por supuesto del federal, no de la ciudadanía.
“Hasta en tanto la elite empresarial, sindical y política de México, que es copartícipe pasiva del narcotráfico, hasta en tanto la clase política realmente llegue a un acuerdo operativo, sin shows, sin abrazos mediáticos, sin tantos discursos, para realmente limpiar sus patrimonios internos, para cortar los canales de financiamiento criminal, hasta que eso no lo veamos, no vamos a observar disminuciones en la violencia y en la delincuencia organizada”, indicó.