viernes, 4 de septiembre de 2009

La ceremonia en Palacio Nacional por el Informe, “reunión de una clase política podrida”

Debe decir Calderón cuánto pagan al fisco las más importantes firmas, insiste AMLO


Antonio Heras, Ulises Gutiérrez y Alma E. Muñoz
Corresponsales y reportera

Mexicali, BC, 3 de septiembre. Andrés Manuel López Obrador emplazó otra vez a la administración de Felipe Calderón Hinojosa a revelar cuánto pagan de impuestos los 20 bancos y empresas más importantes del país.
Afirmó estar dispuesto a debatir públicamente con quien sea necesario sobre ese tema. “Sostengo que los grandes empresarios y banqueros no pagan impuestos”, añadió.
Son ellos, abundó, quienes tienen el poder en México “y por eso tienen privilegios fiscales”.
En diversos momentos, el “gobierno legítimo” ha ubicado como las empresas favorecidas con regímenes fiscales especiales a Petróleos Mexicanos, Cemex, América Móvil, Telmex, Kimberly Clark, FEMSA, Bimbo, Wal-Mart, Televisa, BBV-Bancomer, Banamex, HSCB, Banorte, Santander e Inbursa, así como a los grupos Carso, México, Posadas, Maseca y Saba.
Con base en los datos que hace públicos la Bolsa Mexicana de Valores, ha dicho que Cemex reportó en 2008 ventas por 243 mil 201 millones de pesos y tuvo un saldo a favor en el pago de impuestos por 23 mil 562 millones de pesos. Ese mismo año, Grupo Posadas consiguió ventas por 6 mil 904.5 millones de pesos, y se vio favorecido con 111 millones de pesos.
En tanto, Maseca tuvo ventas por 9 mil 142.2 millones de pesos el año pasado, y sólo pagó 385.5 millones de pesos por concepto de impuestos, ha asegurado el ex candidato presidencial.
López Obrador expresó este jueves que, ante ese escenario, todo lo demás “es pura simulación”, y ubicó en ese contexto la ceremonia realizada el miércoles en Palacio Nacional encabezada por Calderón: “es un acto propagandístico de la oligarquía con la llamada clase política, que está podrida, y la borregada”.
Durante una gira que lo llevó primero a Hermosillo y más tarde a Mexicali, el ex candidato presidencial hizo hincapié en su demanda de que se dé a conocer cuánto aportan al fisco las grandes empresas y los bancos.
“Por ahí tenemos que comenzar: cuánto pagan los de arriba de impuestos”, reiteró.
Censuró que se desee elevar la carga fiscal a los mexicanos y aumentar el precio de gasolina, diesel y electricidad. Antes de eso se debe transparentar “todo lo relacionado con el pago de impuestos de los grandes empresarios y banqueros de México”.
Resaltó que la ceremonia organizada el miércoles con motivo del tercer Informe de gobierno es uno más de los actos mediáticos que no buscan realmente la transformación del país.
“Es una reunión de una clase política podrida, al servicio de una oligarquía, de una minoría voraz. Ellos no están dispuestos a dejar sus privilegios. Lo que están haciendo es crear una campaña, otra más, para justificar que los potentados de este país no paguen impuestos y que toda la carga de la crisis se le vuelva a endosar al pueblo de México, sobre todo a la gente humilde.”
La actual clase gobernante –declaró antes en Hermosillo– no puede hablar verdaderamente de un cambio, pues está totalmente corrompida y sufre de una total falta de interés por lo que ocurre con la mayor parte de la población del país.
Insistió en su argumento de que si no hay un cambio verdadero en el país, “no vamos a salvar al pueblo de la pobreza y la marginación”.