jueves, 24 de octubre de 2013

Javier Villarreal: A 2 años de que lo dejaron ir

              
El día 21, el entonces Fiscal Jesús Torres Charles, admitió que la Fiscalía General del Estado inició una investigación sobre el caso.
                                                         José Reyes
jueves, 24 de octubre del 2013
 
A dos años de que Javier Villarreal Hernández fuera aprehendido por la entonces Fiscalía General del Estado y fichado en el Penal de Saltillo, el caso del exsecretario ejecutivo del SATEC se ha mantenido en los tribunales y sin ninguna certeza de que Coahuila recupere el dinero presuntamente desviado por el exfuncionario.
Eran alrededor de las 17:00 horas del 28 de octubre de 2011, cuando Villarreal Hernández fue detenido por la Policía Investigadora, en cumplimiento a una orden de aprehensión girada por el Juez Segundo de Primera Instancia en Materia penal de Saltillo.
El asunto que hoy es un escándalo internacional empezó a gestarse en junio de 2011, cuando el PAN en Coahuila denunció la supuesta falsificación de dos decretos con los que el Congreso local autorizó al Gobierno del Estado a endeudarse con 3 mil millones de pesos.
En agosto 19 de 2011, luego de un señalamiento en su contra por presunta corrupción, de una denuncia ante la Fiscalía del Estado por falsificación de documentos para contratar créditos y de que el Congreso local autorizó un préstamo por 33 mil 867 millones de pesos para reestructurar la deuda pública, Javier Villarreal, secretario ejecutivo del SATEC, fue removido del cargo.
El día 21, el entonces Fiscal Jesús Torres Charles, admitió que la Fiscalía General del Estado inició una investigación sobre el caso.
En agosto 26 de 2011, el caso rebasa las fronteras estatales cuando el entonces secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, interpone ante la PGR una denuncia penal contra quien resulte responsable por la contratación irregular de créditos para el Estado.
El 31 de agosto de 2011, el gobernador Jorge Torres López admitió que los créditos por 3 mil 400 millones de pesos, obtenidos presuntamente con documentos falsos, ingresaron a las arcas estatales y forman parte de la deuda coahuilense.
No obstante, de manera sorpresiva, la FGE aprehende el 28 de octubre de 2011 a Villarreal.
Tras ser fichado la madrugada del día siguiente, y después del pago de una fianza, Villarreal abandona el centro penitenciario.
En diciembre de 2011, al presentar su informe financiero de la cuenta pública del 2010, Armando Plata, auditor Superior, revela que el Gobierno de Coahuila contrató créditos a largo plazo -que no fueron autorizados por el Congreso del Estado- por 18 mil millones de pesos.
El 3 de febrero de 2012, la PGR emite una alerta internacional para ubicar al exfuncionario.
Tres días después, el 6 de febrero, se da a conocer que Villarreal había sido detenido con varias personas más una semana antes en Tyler, Texas, con 67 mil dólares en efectivo y que había sido acusado de lavado de dinero, pero que recuperó su libertad tras pagar una fianza.

Desde que el 26 de septiembre pasado se conoció que Jorge Torres López es investigado por una cuenta en las Bermudas por 2.8 millones de dólares, el exgobernador interino no ha sido visto en público en Saltillo.
Vale preguntarse si ahora que el 4 de octubre el Gobierno de Coahuila presentó una denuncia ante la PGJE, que investigará al exmandatario por su presunta responsabilidad en el delito de “lavado de dinero”, Torres seguirá los pasos de Javier Villarreal y “desaparecerá” de la entidad como un fantasma.