miércoles, 4 de septiembre de 2013

Región norte de Coahuila: Toman rumbo preparativos para gas shale

              
Ya se coordinan planes de capacitación de personal; al principio vendrán trabajadores de otros estados
 

                           Fuente: Rebeca Ramírez

miércoles, 04 de septiembre del 2013
Saltillo.- Para la explotación de gas shale en Coahuila, ya se trabaja con los ayuntamientos y universidades en el interés hacer frente a los requerimientos que impone el proceso de trabajo, pero por lo pronto se traerá gente especializada de la industria petroquímica, según señaló el secretario de Desarrollo Económico, Antonio Gutiérrez Jardón.

De hecho para la investigación y exploración que se realiza en la zona norte de Coahuila y que ha ocupado hasta ahora a 250 de los 500 empleos contemplados para esta etapa, un 50% de ellos son trabajadores foráneos, personal especializado, y el resto es regional.

Asimismo para cumplir con las expectativas, Gutiérrez Jardón dijo que la semana pasada hubo una reunión con los secretario de Energía y Edicación, además de funcionarios de Infraestructura y Finanzas, además del Alcalde de Piedras Negras, para adelantarse a los requerimientos.

La investigación y exploración tardaría un año, y cuando empiecen las perforaciones se llevara hasta dos años, para entonces, añadió el funcionario, ya se deberá tener gente preparada para cubrir esos puestos y necesidades regionales, aunque también se traerá gente especializada en petroquímica para darle seguimiento.

Gutiérrez Jardón dijo que desde principios de año, cuando se conoció que venía el proyecto de exploración al norte de Coahuila, en ese momento empezaron las reuniones con la Secretaría de Educación y los municipios para programar a través de los Consejos de Vinculación de las Universidades el preparar gente especializada en el tema de la petroquímica, aunque esto no tampoco algo que se lleve solo tres meses.

“También ahorita la gente que están contratado para exploración es especializada, por eso vienen de los diferentes estados de la república con avance en ese ramo, como son Campeche, parte de Tamaulipas y de Veracruz, aunque para el tema operativo están contratando gente local”, aseguró.

Asimismo, una vez que empiece la explotación, la idea es que también se le dé oportunidad ala gente de Coahuila para que pueda tener esas fuentes de empleo, porque se habla de que son más de 50 mil empleos los que se estarían generando en los próximos seis años, si se dan las reformas, toda vez que se confía en que la exploración será positiva, tomando en cuenta que es una franja que viene de Texas, que actualmente es uno de los productores más fuertes de Estados Unidos.

Al preguntarle si los negocios de la zona están preparados para la demanda que tendrán, Gutiérrez Jardón reconoció que todavía no, pero añadió que este proceso va paso a paso y una vez que se llegue a la parte de explotación del gas shale se tendrá la necesidad de que empresas especializadas en la parte petroquímica vengan a instalarse a Coahuila para ser proveedores de las compañías que vayan a tener acceso a la exploración y explotación del gas shale y shale oil.

Finalmente, recordó que la expectativa de inversión en la etapa de exploración es de 220 millones de dólares, así como una generación de hasta 50 mil empleos en seis años; además de que esta etapa se da principalmente en la zona del municipio de Guerrero y abarca casi mil kilómetros cuadrados de exploración.

Se desarrolla tecnología nacional

México, D.F.- Investigadores del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) desarrollaron una tecnología para evaluar yacimientos naturalmente fracturados que pudieran tener remanentes de hidrocarburos.

La institución detalló que se trata de una tecnología única a nivel mundial y que supera las opciones comerciales disponibles ya que evalúa de forma precisa el tipo de poros en formaciones geológicas y aporta otros elementos.

El IMP desarrolló un sistema que permite conocer las características petrofísicas de un área, así como forma y porosidad de fracturas, cavidades de disolución y su conectividad a partir de registros geofísicos de pozos convencionales.