miércoles, 18 de septiembre de 2013

Para pescadores de California, la vaquita marina es un mito

Aseguran que no la han visto en décadas, mientras el gobierno busca protegerla

 

Según la Conanp, quedaban 250 ejemplares hace dos años
Autoridades ordenaron cambiar el método de captura para no afectarla, pero pobladores y científicos alertan que se daña la vida marina

Angélica Enciso L.
Periódico La Jornada
Martes 17 de septiembre de 2013, p. 37
Alonso García Lucero asegura que nunca ha visto una vaquita marina en los 15 años que lleva pescando en el Alto Golfo de California, y que su padre tampoco vio ninguna en sus 40 años de pescador; esta marsopa se ha convertido en un mito, dice. De esta especie, que sólo se localiza en un área de esa región y está en riesgo de extinción, quedan alrededor de 250 ejemplares, de acuerdo con el censo de hace dos años, informó la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).
Para proteger a la especie, cuya mortandad es atribuida por las autoridades a la captura incidental, se ha pedido a los pescadores que cambien por segunda ocasión el método de pesca, pero éstos y científicos advierten que la red de arrastre que proponen las autoridades es dañina para la vida marina.
Hace unas semanas se publicó en el Diario Oficial la NOM-002-PESC-1993, que establece los estándares para la captura de camarón y define los aperos de pesca permitidos para distintas zonas del litoral mexicano. Esta regulación ordena realizar en tres años un cambio gradual de los chinchorros de línea por una nueva red selectiva desarrollada por el Instituto Nacional de Pesca.
Luis Fueyo, titular de la Conanp, detalla que en 1996, por los efectos de las artes de pesca de arrastre en el fondo marino, se cambió al chinchorro de línea, pero con éste capturan vaquitas; es una especie en riesgo, el costo era alto. Explica que en el Alto Golfo se prueba una red que no captura esta especie, pero sí camarón, y su impacto en los fondos marinos no ocurre.
El 18 de agosto empezaron las pruebas. A la gente de San Felipe le va bien; capturan camarón y no se atrapan vaquitas. En el Golfo de Santa Clara no sale camarón y sí mucha fauna de acompañamiento. La temporada de pesca empieza en unos días, y seguirá la experimentación. Indica en entrevista que esta trampa fue modificada para evitar que pegue en el fondo marino; en lugar de cadena se le pusieron ruedas y tiene un filamento que hace que el camarón se meta a la red.
Estas redes de arrastre con ruedas no son un invento nuevo; se les han hecho mejoras, pero no en términos ambientales, sino para ser más eficientes en la pesca, indica Octavio Aburto, coordinador del programa marino Golfo de California del Instituto de Oceanografía Scripps. Considera que no se ha realizado un estudio para probar que el arrastre no impacta el fondo. Muchos consideramos que todavía no hay un sustento científico que demuestre o justifique el cambio de las redes agalleras por las de arrastre.
De hecho, los pescadores argumentan que si bien la boca de la red no necesariamente arrastra el fondo marino, debido a las ruedas, una vez que la bolsa de la misma se llena, el arrastre se da de una u otra manera. Considera que una gran controversia es la proporción de pesca de acompañamiento que se da con las redes de arrastre; hace falta más transparencia de información para que realmente se pueda aceptar una decisión de este calibre para una reserva de la biosfera, aun cuando la vaquita sea una prioridad para México.
Entre 1993 y 1996 se hizo cambiar a los pescadores de San Felipe, Baja California, de arte de pesca por los chinchorros de línea, pero a partir de 2005 las autoridades ambientales argumentaron que este método era un riesgo para la vaquita marina. Establecieron un polígono en el Alto Golfo de California que se denominó Refugio para la Protección de la Vaquita Marina, donde se canceló la pesquería, apunta una carta enviada al presidente Enrique Peña Nieto por la Federación de Sociedades Cooperativas de Producción Pesquera Ribereña del Puerto de San Felipe.
Ahora se plantea el cambio de red, “nada ha sido suficiente… La vaquita marina se ha convertido en un mito entre los hombre del mar, y sin duda un motivo de conflictos entre el gobierno y la comunidad. Hemos tratado de cumplir con los cambios y hemos perdido empleos”, advierte la misiva. Alonso García, presidente de esta federación, dice que el camarón que se obtiene con la nueva red es pequeño, y con la de chinchorro es de más calidad. Además, asegura, es difícil que un pescado quede atrapado en la malla de chinchorro y ésta no captura vaquitas. Nunca la hemos visto. La gente va a decir que la vaquita no existe; los adultos mayores dirán que quizá alguna vez la vieron.