jueves, 28 de marzo de 2013

Soraya Jiménez ya había sufrido cinco paros cardiorrespiratorios

 


Después de obtener el oro en Sidney 2000, la atleta mexicana tuvo serios problemas de salud; en 2002 fue acusada de dopaje, después fue exonerada.

Reuters
Publicado: 28/03/2013 19:27

México, DF. La levantadora de pesas mexicana Soraya Jiménez, medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, murió este jueves en su casa a los 35 años de edad víctima de un infarto, informó el Comité Olímpico Mexicano en un comunicado.
La atleta había declarado que tenía un sistema inmunológico debilitado tras haber contraído varias veces influenza, había tenido cinco paros cardiorrespiratorios y sufría por problemas en su rodilla izquierda, de la que había sido operada 14 veces. Vivía con un sólo pulmón.
Según Francisco Hernández, amigo de la familia Jiménez Mendivil, la medallista olímpica habría muerto mientras estaba dormida en el interior de su departamento y fue el servicio doméstico quien la encontró.
"No hay mucha información, Soraya tenía un problema pulmonar que la tuvo internada recientemente y tuvo complicaciones en relación a ese problema. Todo parece indicar que se quedó dormida", declaró.
Jiménez fue la primera mujer en obtener para México una medalla de oro en Juegos Olímpicos.
Se había retirado sorpresivamente del deporte poco antes de las olimpiadas de Atenas 2004. En 2002 fue acusada de dopaje, pero luego resultó exonerada.
En Sidney, la deportista ganó la medalla de oro en halterofilia en la categoría de los 58 kilogramos al levantar un total de 222.5 kilogramos, según datos del Comité Olímpico.
Jiménez es la segunda atleta mexicana que muere joven este año. En enero el marchista Noé Hernández, medalla de plata también en Sídney 2000, murió a causa de un paro cardiorrespiratorio a los 34 años, días después de había sido baleado en un bar.
Soraya Jiménez nació el 5 de agosto de 1977 en la ciudad de México y se inició en el deporte desde su infancia, al incursionar en el basquetbol junto con su hermana gemela Magali, logrando ser seleccionada infantil y posteriormente juvenil.
Su gusto por el deporte la llevó a involucrarse en el bádminton y la natación.
Mientras estudiaba la secundaria en el Instituto Benjamin Franklin de Satélite fue cuando desarrolló su afición por el levantamiento de pesas, pero más que como halterofilia lo hizo como físico constructivismo.
Con el tiempo y viendo sus entrenadores que tenía mucha capacidad para soportar grandes pesos y su gran desempeño, entró de lleno a este deporte.
Su primer gran resultado, fue en la Copa NORCECA de levantamiento de pesas en Colorado Springs, del 1 al 3 de marzo de 1993, cuando consiguió el tercer lugar.
En 1996, en el Torneo Internacional Simón Bolívar en Carúpano, Venezuela, se adjudicó la medalla de oro.
Asimismo, fue primer lugar en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Maracaibo, Venezuela 1998, al igual que en los Juegos Norceca de Puerto Rico. Tercer lugar en los Juegos Panamericanos de Winnipeg 99 y octavo lugar en el Campeonato Mundial de 1999.
Sin embargo, su momento de gloria llegó el 18 de septiembre de 2000, cuando en los Juegos Olímpicos de Sydney, levantó, en su último intento 127.5 kilogramos, y consiguió la medalla de oro, la primera para una mujer mexicana en la historia de los juegos.
Anunció su retiro antes de los juegos de Atenas 2004, para enfrentar adversidades como varias cirugías en muñecas y rodillas –que a la postre mermaron parte de su cuerpo e hicieron que arrastrara la pierna izquierda.