viernes, 8 de marzo de 2013

Mandatarios de más de 30 países dicen adiós a Chávez

 


Los líderes reunidos para el funeral de Estado montaron guardias de honor en histórica despedida del presidente que gobernó Venezuela durante 14 años y fue actor clave en la región. La oposición decidió no asistir.

Rosa Elvira Vargas, enviada y agencias
Publicado: 08/03/2013 10:24

Caracas. Las notas del himno venezolano interpretado por la Orquesta Sinfónica Nacional bajo la batuta de Gustavo Dudamel arrancaron un emocionado aplauso de los presidentes y jefes de Estado convocado ante el féretro del presidente Hugo Chávez para el homenaje de Estado que tuvo lugar este mediodía en la Academia Venezolana.
La ceremonia se realizó dentro de la Universidad Militar Bolivariana en la Casa de los Sueños Azules, donde el presidente Enrique Peña Nieto pasó ante el ataúd, en el orden alfabético dispuesto. Con él hicieron el homenaje, en otros, los mandatarios de Panamá, Perú, Uruguay, Jamaica y el príncipe Felipe de Borbón.
Mientras en la explanada de la instalación militar, decenas de miles de venezolanos esperan todavía su turno para pasar ante los restos mortuorios de Chávez Frías.
Con el féretro cerrado y cubierto por la bandera venezolana, se dio inicio a una histórica despedida del presidente que gobernó Venezuela durante 14 años y fue un actor clave en la región.
Acto seguido, empezó a sonar el himno venezolano bajo la batuta del célebre director de orquesta venezolano Gustavo Dudamel.
Nicolás Maduro colocó sobre el féretro de Chávez la réplica de la espada del Libertador, Simón Bolívar.
Posteriormente, comenzaron las guardias de honor por parte de los jefes de estado y de gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).
La primera de ellas estuvo a cargo de los presidentes Raúl Castro (Cuba), Rafael Correa (Ecuador), Daniel Ortega (Nicaragua), Sebastián Piñera (Chile), Laura Chinchilla (Costa Rica) y Evo Morales (Bolivia).
También fueron invitadas a montar guardias otras personas, especialmente jóvenes chavistas como deportistas (por ejemplo el piloto de Fórmula 1 Pastor Maldonado), artistas y dirigentes universitarios y barriales.
En estos momentos se desarrolla una misa de cuerpo presente y de acuerdo al programa, habrá otras piezas sacras también a cargo de músicos venezolanos, antes de concluir.
El actor estadunidense Sean Penn también asistió al funeral del presidente venezolano. Con la muerte de Chávez, “el pueblo de Estados Unidos perdió a un amigo que nunca supo que tenía”, había dicho Penn antes de viajar a la capital venezolana.
Antes de iniciar el funeral, la madre del mandatario, Elena Frías, vestida de luto y en llanto, salió unos minutos a saludar a la multitud que se agolpa con banderas y afiches de Chávez detrás de las vallas de seguridad.
Todos los presidentes latinoamericanos, salvo el paraguayo Federico Franco excluido de los organismos regionales, viajaron a Caracas.
Sin embargo, la presidenta argentina Cristina Kirchner, que fue la primera en llegar junto al presidente uruguayo José Mujica y el boliviano Evo Morales; y la brasileña Dilma Rousseff, que estuvo anoche en la capilla ardiente, partieron horas antes de los funerales.
También asisten el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad; de Bielorrusia Alexander Lukashenko, objeto de sanciones por parte de Estados Unidos y de la Unión Europea, y de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang Nguema, en el poder desde hace 34 años.
España está representada por el heredero de la Corona, Felipe de Borbón; también está presente el actor estadunidense Sean Penn, gran admirador de Chávez.
Los diputados de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) decidieron no asistir.
“Al mundo y a Venezuela queremos decirles firmemente que hoy no asistimos a la sesión de la Asamblea Nacional porque consideramos que es un acto electoral más, porque consideramos que es una violación al hilo constitucional venezolano”, dijo el parlamentario Ángel Medina, desde la sede de la MUD.
“Quiero dar mis profundas condolencias al pueblo venezolano y a todos los pueblos del mundo, sobre todo los latinoamericanos”, afirmó Ahmadinejad a su llegada a Caracas.
“El presidente Chávez ha sido símbolo de todos los que buscan justicia, el amor y paz en el mundo”, dijo el presidente iraní, que compartió con Chávez su enemistad con Washington y recibió el apoyo del venezolano para su programa nuclear.
Estados Unidos participará con una delegación de bajo rango. Ambos países retiraron a sus embajadores en una de las muchas controversias que marcaron los catorce años (1999-2013) del gobierno de Chávez.
El cuerpo de Chávez no recibirá sepultura, sino que será exhibido durante siete días más, ante la enorme afluencia de venezolanos a la capilla ardiente en la Academia Militar, y será embalsamado para reposar en un museo caraqueño, instalado en el que fuera su cuartel general en el fallido golpe de Estado en 1992.
Después de los funerales, a las 19:00 horas locales, Maduro asumirá la presidencia interina y hará “el llamado a elecciones cuando corresponda, de acuerdo con la Constitución en los siguientes 30 días, explicó el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.
Entretanto, los partidarios de Chávez siguen alimentando las largas colas para verle de cerca por última vez. El acceso fue no obstante interrumpido en la mañana para permitir la llegada de los jefes de Estado.
“¡Chávez no murió, se multiplicó!”, gritan los pacientes seguidores, apostados bajo un sol inclemente, mientras unas pantallas de televisión pasan distintos episodios de la vida del ex presidente, comprobó la Afp.
Más de dos millones de personas, según el ejecutivo, se desplazaron desde todo el país para dar su adiós al líder.
No se han difundido imágenes del rostro de Chávez, pero una periodista de la Afp que pudo acercarse al féretro lo describió así: “Vestido impecablemente de traje verde olivo y corbata negra, coronado con su emblemática boina roja, el presidente luce un rostro sereno a pesar del rigor de la muerte”.
“No importa las horas que esperemos, pero aquí vamos a estar hasta que lo veamos”, dijo Luis Herrera, tocado con la boina roja que popularizó el ex mandatario venezolano, fallecido el martes a los 58 años, tras batallar casi dos años contra un cáncer.
Los ojos de Herrera se humedecieron al pensar en lo que hará cuando lo vea: “Rezaré un padre nuestro para que Dios lo reciba con los brazos abiertos”, dijo.
La emotiva marea humana desplegada ante la Academia Militar contrasta con la indiferencia que se vive en el barrio opositor de Chacao, en el este de la capital, semivacío después de que el gobierno decretara esta jornada día no laborable. Los opositores al mandatario lamentan la división de la sociedad venezolana que Chávez alimentó con su discurso agresivo y polarizador.
“Aquí se aprendió a odiar, insultar y vejar entre nosotros mismos, incluso llegó a separar familias, a ocasionar disputas entre familiares por no compartir sus ideales”, dijo a la Afp Rafael, que quiso mantener su apellido en reserva.
También critican los planes de embalsamarlo “como Ho Chi Minh, Lenin y Mao”, según Maduro.
Un embalsamador filipino, Frank Malabed, famoso por haber tratado el cuerpo del dictador Ferdinand Marcos, ofreció sus servicios a Venezuela y explicó que los expertos deben actuar con rapidez para preservarlo de la descomposición.
“Lo que cuenta, es que no tarden (en elegir al embalsamador). Cuanto más esperen, más difícil será”, advirtió.
“Hay que inyectar un fluido en las arterias después de haber vaciado el sistema venoso de su sangre. Esto se hace con una jeringuilla hipodérmica que se va llenando”, detalló Malabed.