jueves, 28 de marzo de 2013

Hallan 74 genes que aumentan riesgo de cáncer de mama, próstata y ovario

El estudio proporciona nuevas vías de detección y para el desarrollo de fármacos más efectivos

 

El avance se produjo en el contexto de una investigación internacional para analizar el ADN de más de 200 mil personas, la mitad pacientes oncológicos y el resto de la población en general

Reuters
Periódico La Jornada
Jueves 28 de marzo de 2013, p. 2
Londres, 27 de marzo.
Una nueva investigación casi duplicó el número de variaciones genéticas involucradas en la aparición del cáncer de mama, próstata y ovario, y proporcionó nuevas vías para examinar a pacientes en riesgo y, potencialmente, para desarrollar medicamentos más efectivos.
El extraordinario registro de 74 genes que pueden aumentar los riesgos de cáncer, relacionado con tres hormonas y anunciado por científicos el miércoles, es el resultado del mayor estudio de su tipo realizado en el mundo.
El avance se produce en el contexto de un proyecto internacional para analizar el ADN de más de 200 mil personas –la mitad con cáncer y la mitad de la población en general– a fin de hallar las alteraciones que son más comunes en individuos que padecen la enfermedad.
Si bien la variación de cada gen aumenta el riesgo sólo en una pequeña cantidad, los científicos calculan que uno por ciento de los hombres que tienen muchas de las alteraciones podrían tener una posibilidad superior a 50 por ciento de desarrollar cáncer de próstata.
Las mujeres con múltiples variantes podrían ver que el riesgo de padecer cáncer aumenta en 30 por ciento.
Doug Easton, experto de la Universidad de Cambridge, uno de los investigadores en oncología que encabezaron el exhaustivo estudio, dijo que el lote de nuevos descubrimientos genéticos significaba que los médicos tendrían la capacidad de desarrollar nuevos programas de detección.
Esto tomará tiempo, debido a que se requiere mayor investigación para desarrollar herramientas de diagnóstico.
Creo que dentro de cinco a 10 años esto podría ser usado normalmente, incluso en una base muy generalizada de la población, señaló Paul Pharoah, también de la Universidad de Cambridge.
El desarrollo de fármacos que emplean los conocimientos obtenidos por las investigaciones más recientes llevará muchos años, aun asumiendo que los fabricantes de medicamentos puedan producir los compuestos que funcionan con efectividad.
Lo que resulta alentador, sin embargo, es que compañías como Roche, líder del mercado en cáncer, avanzan en la creación de medicamentos que se aplican de frenos bioquímicos” para las células tumorales.
La nueva investigación fue publicada en un serie de artículos en Nature Genetics, Nature Communications, PLOS Genetics y American Journal of Human Genetics and Human Molecular Genetics.