jueves, 25 de agosto de 2011

El asunto forma parte de una campaña para sembrar confusión entre priístas, afirma

Moreira puntualizará la contratación de créditos en Coahuila, prevé Peña Nieto

Israel Dávila
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 25 de agosto de 2011, p. 12

Valle de Bravo, Méx., 24 de agosto. El gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, dijo confiar en que el dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Humberto Moreira Valdez, ofrecerá una explicación por el escándalo desatado a raíz de la contratación de créditos durante su gestión como gobernador de Coahuila, que provocaron un incremento inusitado de la deuda pública en aquella entidad.

El mandatario mexiquense sostuvo en entrevista que este asunto no perjudicará la imagen del PRI de cara a los comicios presidenciales de 2012, porque la gestión de Moreira como dirigente del tricolor nada tiene que ver con la administración que encabezó en Coahuila.

Luego de participar en la inauguración de una autopista de cuota hacia Valle de Bravo, Peña Nieto destacó que “una campaña de desprestigio” dirigida contra el tricolor, “con intereses interpartidarios muy claros”, sin más finalidad que sembrar confusión entre los priístas, incluye la polémica en la cual salió a relucir que durante el gobierno de Moreira (2005-2011) se contrataron créditos por más de 33 mil millones de pesos, y luego se buscó restructurar el pasivo con documentos apócrifos.
Lo más importante, apuntó Peña Nieto, es que el PRI se mantenga unido y trabajando duro para enfrentar el proceso electoral del año próximo.

“El tema de su estado es muy distinto y diferente a lo que él tiene como responsable de la dirigencia del partido; ahí (Moreira) tiene el respaldo, el apoyo del priísmo nacional y, evidentemente, en estos temas que se han señalado, estoy cierto que el propio dirigente estará puntualizando, señalando y dando explicaciones”, afirmó Enrique Peña.

El mandatario evadió comentar sobre el crecimiento exponencial que tuvo la deuda pública en Coahuila durante la gestión de Moreira. “Yo no tengo elementos de valoración para hablar de lo que ocurrió en otra entidad”, apuntó.

El gobernador del estado de México insistió en que este asunto forma parte de una campaña de desprestigio que se orquesta con el fin de sembrar confusión dentro del PRI, y alertó: “no hay que caer en ello”.