domingo, 29 de marzo de 2009

La única mujer identificada como líder de un cártel no está entre los más buscados

Enedina Arellano Félix “siempre ha sido administradora” de la banda de sus hermanos

Narcos secuestran y extorsionan para cubrir costo de cargamentos decomisados por autoridades

Gustavo Castillo García

Enedina Arellano es identificada como la única mujer que por conducto de su hijo, Fernando Sánchez, dirige una organización criminal de gran envergadura como el cártel de los hermanos Arellano Félix, de acuerdo con informes del gobierno mexicano utilizados para elaborar el listado de los narcotraficantes más buscados y por los que se ofrecen recompensas que van de 15 a 30 millones de pesos a quienes proporcionen datos que conduzcan a su captura.

Sin embargo, en la lista de recompensas no se menciona el nombre de Enedina Arellano Félix, sólo el de su hijo y el de Teodoro García Simental, El Teo, sicario que trabajaba bajo las órdenes de Benjamín Arellano pero que desde hace un año es el líder del cártel de Sinaloa en Baja California.

Otros nombres que no figuran entre los narcotraficantes más buscados y por los que la agencia antidrogas de Estados Unidos ofrece recompensas son Gustavo Rivera, Manuel Aguirre Galindo, El Caballo, y Edgardo Leyva.

La organización Arellano Félix surgió en los años 80 y desde siempre ha sido dirigida por una familia de nueve hermanos, de los cuales dos están detenidos: Benjamín y Francisco Javier. Uno más fue liberado en marzo de 2008, luego de haber sido extraditado a Estados Unidos.

Tras la captura de Benjamín en el estado de Puebla y la ejecución de Ramón Arellano en Mazatlán, Sinaloa, en 2003, se inició la restructuración del cártel. Según documentos consultados, Enedina Arellano, “quien siempre ha fungido como la administradora del cártel, asumió el control de las operaciones hasta que en 2006 compartió el poder con su hijo Fernando”.

En ese contexto, el pasado 23 de marzo la Procuraduría General de la República (PGR) dio a conocer un listado con los nombres de los principales narcotraficantes y las organizaciones a que pertenecen; sin embargo, en el apartado de los hermanos Arellano Félix únicamente están, en ese orden, Teodoro García Simental y Fernando Sánchez Arellano, El Ingeniero.

Las acciones gubernamentales que se convirtieron en detenciones y luchas entre cárteles que provocaron la muerte de los principales líderes de la organización incidieron en la “diversificación de sus actividades, ya que la operatividad y fortaleza económica del grupo se vio afectada”.

Por esa razón, grupos de sicarios de los Arellano Félix, varios de ellos dirigidos por El Teo, dieron la oportunidad para que la zona de Tijuana, principal bastión de ese grupo criminal, entrara en disputa con el cártel de Sinaloa, que dirigen Joaquín El Chapo Guzmán Loera, Ismael El Mayo Zambada, Ignacio Coronel y Juan José Esparragoza Moreno, El Azul.

Para financiar sus actividades y poder pagar los cargamentos de droga que le fueron incautados por autoridades mexicanas, el grupo empezó a secuestrar y extorsionar empresarios, afirman los reportes consultados.

Según los informes, aunque afectado en su organización, el cártel de los Arellano Félix mantiene el trasiego de mariguana, cocaína y drogas sintéticas de México a Estados Unidos, teniendo presencia principalmente en la zona de San Diego.

En México, esa organización criminal realiza actividades en 15 entidades, entre ellas Oaxaca, Jalisco, Colima, Sinaloa, Baja California Sur, Baja California, Colima y Nayarit.