jueves, 26 de marzo de 2009

Férrea seguridad

(Gustavo Castillo y José Antonio Román)


La visita a México de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, movilizó desde su llegada ayer a la capital del país a cerca de 400 elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) y de diversos órganos de inteligencia del gobierno mexicano destinados a proporcionar seguridad personal a la funcionaria estadunidense, revelaron a este diario fuentes gubernamentales.

La secretaria de Estado arribó al hangar presidencial a bordo de un avión del gobierno estadunidense, en medio de un fuerte dispositivo de seguridad aplicado en la Terminal 2 (T2) del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la ciudad de México y sus inmediaciones. Incluso, elementos del Estado Mayor Presidencial se apostaron en los ventanales de la terminal aérea y en los cinco niveles del edificio del estacionamiento para evitar que los usuarios y pasajeros se asomaran siquiera.

En un acto que no rebasó 15 minutos, Clinton fue recibida por el embajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhán; la encargada de negocios de la embajada estadunidense, Leslie Bassett –ante la ausencia de titular de la sede diplomática, tras la salida de Antonio O. Garza–, y el jefe de protocolo de la cancillería mexicana, Guillermo del Río.
Mañana, la funcionaria de la Casa Blanca visitará las instalaciones del primer centro de mando de la PFP, de los 32 que pretenden construir en el país la Secretaría de Seguridad Pública federal.