domingo, 29 de marzo de 2009

Caída de más de 5% del PIB en el primer trimestre, prevén analistas

En enero, severo deterioro del comercio exterior y desplome de la demanda interna


Israel Rodríguez J.


La caída en enero del Índice Global de Actividad Económica (IGAE) cercano a 10 por ciento, más intensa de lo esperado, sugiere que la contracción estimada de 5 por ciento anual para el producto interno bruto (PIB) en el primer trimestre de 2009 podría ser peor, según anticiparon los grupos financieros más importantes en México (Banamex, Bancomer, Santander, Invex e Ixe).

Por separado, coincidieron en que sorprendió la magnitud del desplome de la actividad económica, por lo que se prevé un “marcado deterioro” de la actividad en México durante el primer semestre.

Las cifras del IGAE mostraron que la recesión se intensificó en enero, arriba de nuestra expectativa y la del consenso, comentó Eduardo González, experto del grupo financiero Banamex, filial del global Citigroup, al señalar que la caída a tasa anual fue la peor desde 1993, cuando comenzó la medición de este indicador mensual.

“Dado que ya se conocía la severa contracción de la producción industrial (11.1 por ciento anual), la sorpresa derivó del desplome del sector servicios ( 9.1 por ciento anual), para el cual anticipamos una caída de sólo 1.7 por ciento”. Explicó, que este último resultado, además de reflejar el mayor deterioro del comercio exterior (menores volúmenes) en enero, indica que la caída de la demanda interna fue también muy severa en el mes.

“Por lo tanto, vemos un incremento significativo en los riesgos a la baja para nuestro pronóstico de menos 2.9 por ciento anual para el PIB del primer trimestre del año”, advirtió.

Afecta todas las actividades

Por su parte, Cecilia Posadas Pérez, analista del grupo financiero BBVA-Bancomer, dijo que la magnitud de la caída de los últimos dos meses en el sector terciario (comercio y servicios) puede ser una alerta no sólo de la intensidad de la recesión, sino también de su duración al afectar a actividades menos expuestas a la demanda externa.

Recordó que indicadores más oportunos, de febrero, como los de comercio exterior y empleo “no adelantan por ahora ninguna mejoría en la actividad. Por el contrario, señalan una pérdida de dinamismo de la demanda interna de consumo e inversión que se uniría al deterioro directamente relacionado a la recesión global”.

En tanto, los especialistas Héctor Chávez, Rafael Camarena y Delia Paredes, del Grupo Financiero Santander, subrayaron que el resultado del IGAE en enero sugiere que la contracción estimada de 5 por ciento anual para el PIB en el primer trimestre de 2009 “podría ser peor”, anticiparon.

Aseguraron que la crisis financiera global resultó en una elevada incertidumbre que postergó decisiones de producción e inversión en el primer mes del año y muy posiblemente en febrero también.

Por ejemplo, el tipo de cambio del peso frente al dólar finalizó en enero con una depreciación de 3.4 por ciento respecto del cierre de diciembre y en febrero con un retroceso de 5.3 por ciento mensual.

A su vez, Ricardo Aguilar Abe, del grupo financiero Invex, al comentar sobre el desplome del IGAE de menos 9.5 por ciento a tasa anual en enero y a partir de que se publicó la producción industrial del primer mes del año hace un par de semanas, dijo que “se confirmó nuestra expectativa de un marcado deterioro de la actividad en México durante el primer semestre”.

Este descenso se ubicó muy por debajo de lo esperado por el mercado, que vaticinaba un decremento de 5.3 por ciento en el consenso de Bloomberg.

Luis Flores, del equipo de análisis y estrategia del grupo financiero Ixe, afirmó: “No hay duda que la economía mexicana se contrae más y más rápido que lo esperado, lo que es muy posible que sea el sustento de la política monetaria del Banco de México para reducir sus tasas de interés”.