jueves, 26 de marzo de 2009

Bloque de cárteles enfrenta al grupo de El Chapo Guzmán

El capo Héctor Huerta Ríos, detenido, anuncian PGR y Sedena

Golfo-Zetas pacta trabajar en la misma zona con los Beltrán Leyva y tiene alianzas con Juárez y Arellano Félix

Disputa zonas a La Familia

Gustavo Castillo García

El cártel Golfo-Zetas opera en 17 entidades de la República; está integrado por dos bandos, uno dirigido por Ezequiel Cárdenas Guillén y Eduardo Costilla, El Coss, y otro encabezado por Heriberto Lazcano Lazcano, El Lazca, y Miguel Ángel Treviño Morales, El L-40.

Tiene como líderes de sicarios a hombres capacitados militarmente en Guatemala, y éstos sostienen en varias entidades, como los estados de México, Michoacán, Guerrero, Guanajuato y Querétaro, una disputa territorial con el cártel de La Familia, revelan informes del gabinete de seguridad nacional.

Los documentos consultados por La Jornada sirvieron para elaborar la lista de los narcotraficantes más buscados, por quienes la Procuraduría General de la República (PGR) ofrece recompensas de hasta 30 millones de pesos a quien proporcione información que lleve a su captura.

En esos documentos se menciona que el cártel del Golfo, que dirigía Osiel Cárdenas Guillén (extraditado a Estados Unidos en enero de 2007), se escindió de manera definitiva ese año. Por eso los grupos de El Coss y El Lazca se disputan la supremacía en los territorios donde tienen presencia, y se le ha identificado oficialmente como Golfo-Zetas.

Los cuatro líderes de ese cártel están en la lista de los delincuentes. Sin embargo, el día que se hizo el anuncio de las recompensas la PGR se equivocó en los números telefónicos a los que la ciudadanía debe llamar para proporcionar información.

El cártel Golfo-Zetas constituye el primer grupo, oficialmente, que ha alcanzado acuerdos con el grupo delictivo de los hermanos Beltrán Leyva para trabajar en una misma zona sin enfrentarse. Lo anterior se conoció en conferencia de prensa en la que la PGR y la Secretaría de la Defensa Nacional informaron sobre la detención de Héctor Huerta Ríos, uno de los capos más buscados y por quien el gobierno ofrecía 15 millones de pesos a quien diera datos para su captura.

En ese contexto, ésta es, de acuerdo con los documentos consultados, la composición del cártel Golfo-Zetas y la importancia de cada uno de los líderes:

Heriberto Lazcano y Jorge Eduardo Costilla inicialmente encabezaron las dos divisiones en que estaban organizados Los Zetas como brazo armado del cártel del Golfo, tras la detención y extradición de Osiel Cárdenas, cada uno se quedó al frente de una parte del cártel. El Coss sumó a su bando a Ezequiel Cárdenas, Tony Tormenta.

Ahora, los tres “son los que definen las operaciones estratégicas de los grupos, y también las zonas de alianza con los cárteles de los Beltrán Leyva en Jalisco y Sonora; con el de Juárez en Chihuahua, Coahuila y Durango, y con el de los Arellano Félix en Tijuana.

“El grupo Golfo-Zetas se ha integrado a estas alianzas regionales a fin de conformar un bloque contra el llamado cártel del Pacífico, que dirigen Joaquín El Chapo Guzmán; Juan José Esparragoza, El Azul; Ismael El Mayo Zambada e Ignacio Coronel, aunque los enemigos naturales de la organización Golfo-Zetas es el cártel de La Familia.”

El Lazca, El Coss y Tony Tormenta son los encargados de negociar la compra o el trasiego de cocaína con grupos de narcotraficantes colombianos.

Miguel Ángel Treviño Morales, Omar Treviño Morales, L-42; Iván Velázquez Caballero, El Talibán, y Gregorio Sauceda Gamboa, Caramuela, son “los mandos operativos y de estructura de la organización, y también los responsables de las plazas de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila y San Luis Potosí.

“Se encargan de la distribución de plazas, del manejo y distribución de células de sicarios para el cobro de secuestros, extorsión, tráfico de personas, narcomenudeo y trasiego de droga”, indican los informes.

El L-40, Miguel Ángel Treviño, es considerado uno de los más sanguinarios ejecutores.

Los mandos directos de las células de sicarios que actúan en dos o más entidades han sido identificados como Sigifredo Nájera Talamantes, El Canicón (detenido en días pasados en Reynosa, Tamaulipas); Ricardo Almanza Morales, El Gori, y sus seis hermanos, entre ellos, Eduardo y Raymundo; Flavio Méndez Santiago, El Amarillo; Sergio Peña Solís, El Concord (detenido); Raúl Lucio Fernández Lechuga, El Lucky, y Sergio Enrique Ruiz Tlapanco, El Tlapa.

De acuerdo con los datos consultados, en el caso de Los Goris, hermanos Almanza Morales, están identificados como un grupo que se capacitó militarmente en Guatemala y se encargan de operaciones especiales, en las que incluso se les responsabiliza de la ejecución del general Mauro Enrique Tello Quiñones en febrero pasado en Cancún, Quintana Roo, y de la muerte y decapitación de 12 personas en Mérida, Yucatán, en agosto de 2008.

Las áreas de influencia de la organización Golfo-Zetas son: Tamaulipas, Nuevo León, Veracruz, San Luis Potosí, Tabasco, Campeche, Quintana Roo, Yucatán, Oaxaca, Guerrero, Chiapas, estado de México, Puebla, Guanajuato, Zacatecas, Michoacán e Hidalgo.