martes, 24 de marzo de 2009

La crisis actual destruyó ya más riqueza que la gran depresión

Dos de cada tres países están en recesión y el número seguirá creciendo, afirma BBVA

*Todas las grandes potencias están contrayéndose, advirtió el presidente del consorcio
*Hay muy pocos indicios de un cambio de rumbo
*El mercado bursátil de EU perdió 53.4% de su valor


Roberto González Amador
Enviado/La Jornada

Houston, 23 de marzo. La crisis financiera provocó ya una destrucción de riqueza superior a la causada por la gran depresión del siglo pasado. Es uno de los datos sobre la magnitud del frenón económico mundial, expuestos hoy aquí. Hay uno más: el número de países en recesión se aproxima cada vez más al registrado después del colapso bursátil de 1929, planteó este lunes el BBVA, tercer grupo financiero de Europa y séptimo del mundo.

Todas las grandes potencias del mundo se están contrayendo y los indicadores muestran claramente que no se trata de una recesión típica, expuso Francisco González, presidente del consorcio financiero español, propietario de BBVA Bancomer. La trascendencia de la tormenta económica ha superado todas las previsiones y hay muy pocos indicios de un cambio de rumbo, añadió en el foro económico organizado por el BBVA y el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

En los últimos meses no han faltado las comparaciones sobre la magnitud de la actual crisis financiera y económica, que comenzó a profundizarse a partir de la quiebra, el 15 de septiembre pasado, del banco de inversiones Lehmann Brothers, uno de los símbolos de Wall Street. En este foro abiertamente se comparó la situación actual con la de 1929, año que marcó el comienzo de la gran depresión en Estados Unidos.

La caída acumulada en la bolsa (de Estados Unidos) ocurrida en esta crisis supera ya la destrucción de riqueza ocurrida durante la crisis de 1929, comentó José Luis Escrivá, economista en jefe del Grupo BBVA.

Profundas pérdidas

Desde el punto más alto alcanzado antes de la actual crisis y hasta ahora, el mercado bursátil estadunidense perdió 53.4 por ciento de su valor, mencionó Escrivá. Ese monto está calculado a partir de la evolución del Indice S&P de 500 empresas, indicador diseñado para medir el desempeño de la economía estadunidense a través de los cambios en el valor de mercado de acciones de 500 compañías representativas de las mayores industrias del país.

La pérdida de 53.4 por ciento ocurrida hasta ahora supera ampliamente a las de cinco recesiones previas, medida siempre en periodos de tiempo similares para que sean comparables: durante el crack de 1929, la mayor crisis económica contemporánea, la pérdida de riqueza en los mercados bursátiles fue de 48.5 por ciento; durante la recesión de 1973 alcanzó 23.5 por ciento; en la de 1987 la merma fue de 13.6 por ciento, y en la de 2000 el costo alcanzó 22.4 por ciento de la riqueza acumulada hasta antes de la caída, según los datos ofrecidos aquí por el grupo financiero.

“Actualmente 65 por ciento de los países –es decir, dos de cada tres– está en recesión”, apuntó Escrivá, quien anticipó que ese número seguirá creciendo, sobre todo por un aumento de los países en crisis en Europa del Este. Esto es una dimensión geográfica de la crisis como la de 1929, es un fenómeno sin precedente en cuando a su dimensión, dijo. Después del colapso bursátil de 1929, explicó, 80 por ciento de los países cayó en crisis económica.

El empeoramiento económico producido en muchos países es, además, sincrónico, característica que probablemente pone de relieve cómo la globalización ha aumentado la interdependencia de las economías, comentó Francisco González.

La plana mayor de la dirección y del área de estudios económicos de BBVA se encuentra en esta ciudad para celebrar aquí la reunión del consejo de administración del grupo, por primera ocasión en el sur de Estados Unidos, región en la que opera bancos en el llamado cinturón dorado, que comprende la franja de estados que va de California a Florida. Este lunes, como primera actividad se desarrolló un seminario económico, primero con periodistas de América Latina y España y después con clientes del grupo, todo en el edificio del Fed en esta ciudad texana.

Francisco González se refirió a la situación financiera internacional en términos de que sigue siendo tensa y el panorama es aún inestable. La posibilidad de que entidades financieras cuya situación es saludable resulten contagiadas y de que la actividad económica continúe afectada, dijo, sigue siendo alta.