sábado, 28 de marzo de 2009

Escepticismo sobre nuevo embajador de EU en México

Andrea Becerril

La presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Rosario Green, manifestó que ojalá el nombramiento de Carlos Pascual como embajador de Estados Unidos en México no signifique que “el mensajero es el mensaje”, pues se trata de un experto en “estados fallidos”, término que no puede aplicarse a nuestro país.

Por separado, Yeidckol Polevnsky, senadora del Partido de la Revolución Democrática, hizo notar que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, debe valorar el esfuerzo que México ha hecho por reconstruir su relación con Cuba y nombrar a la persona idónea para la representación diplomática de su gobierno en nuestro país.

Rosario Green, en tanto, resaltó que todo indica que el próximo embajador de Estados Unidos tiene que ver con esa percepción. “No vamos a reconocer nunca que somos un Estado fallido, porque además no es así”, subrayó.

Carlos Pascual, resumió, “nació en Cuba y llegó a Estados Unidos cuando tenía dos años. Es diplomático de carrera, ha trabajado en el Consejo de Seguridad y ahora es un profesor que ha desarrollado toda una teoría acerca de los estados en crisis, estados fallidos, y queda demasiado cerca del epíteto que nos acomodan”.

La ex canciller agregó que espera que la actuación de Carlos Pascual desmienta “esto, que alguien dijo, de que el mensajero es el mensaje. Ojalá no sea así”.

Sobre ese tema, la senadora Polevnsky, quien es integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores para América del Norte, expuso que la dejó “tremendamente sorprendida” el eventual nombramiento, ya que en Estados Unidos “deben estar muy bien enterados que el gobierno de México ha trabajado mucho en el restablecimiento de la relación con Cuba”.

Mandar a un diplomático de origen cubano “es controvertido. Además, ya han tenido otros diplomáticos también nacidos en la isla que les han generado conflictos en otros países”.

Ojalá, agregó, que si se ratifica el nombramiento de Carlos Pascual como embajador de Estados Unidos “no venga con una visión de querer influir en el gobierno de México en cuanto a la relación con Cuba”.