martes, 24 de marzo de 2009

Filmará Emir Kusturica cinta sobre Pancho Villa en español

Es uno de mis ídolos, externó; la película se basará en biografía de James Carlos Blake

*En el FICG, el cineasta presentó su documental sobre Maradona y recibió el premio Guadalajara

*Protestas en el encuentro por incluir filmes mexicanos en la sección iberoamericana


Jorge Caballero
Enviado/La Jornada

Guadalajara, Jal., 23 de marzo. El cineasta Emir Kusturica tripleteó la noche del domingo en el 24 Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

Primero presentó su documental Maradona por Kusturica, apología unidimensional de escaso aporte cinematográfico/futbolero sobre el Pelusa, Diego Armando Maradona; dio un concierto con su No Smoking Orchestra (NSO), y recibió el premio Guadalajara y las llaves de la ciudad de manos del presidente municipal Alfonso Petersen, del PAN, en medio de una tormenta de rechiflas y procacidades cuando la actriz chicana Lupe Ontiveros anunció la aparición del funcionario en el estrado del Auditorio Telmex.

La expectación que causó la visita de Kusturica al banquete fílmico tapatío se ensombreció por la cancelación en cadena de entrevistas, rueda de prensa y desfile por la alfombra roja, antes de la gala en la que se proyectó su película y del concierto, pues sus seguidores se quedaron esperándolo.

Las suspensiones fueron interpretadas como un desprecio al FICG por los compromisos que el cineasta y su banda tienen que cumplir en la ciudad de México.

Sin embargo, el desagravio llegó cuando, al recibir las llaves de la ciudad y el premio Guadalajara, el director de Gato negro, gato blanco dijo: “Cuando alguien recibe un premio suele decir frases vacías como ‘me siento muy contento de estar aquí con ustedes’. Así que trataré de no ser tan vacío: la verdad es que significa mucho venir a su país a recibir este reconocimiento, porque uno de mis héroes es Pancho Villa y, créanlo o no, mi siguiente película será aquí en México y estará hablada en español. Además de él (Doroteo Arango), abarcará a sus amigos y a una mujer que tenía seis dedos en una mano”.

Conforme avanzaba el discurso de Kusturica, la emoción del público, que lo recibió de pie, pasó del júbilo a un nivel demencial.

Quien pagó los platos rotos fue Alfonso Petersen, que en un abrir y cerrar de ojos se encontró en medio de una lluvia de denuestos al entregar las llaves de la ciudad al director de Tiempo de gitanos. El funcionario abandonó lo más rápido posible el proscenio.

Vida de un héroe

Ya sin tener que padecer el discurso oficial, los asistentes se alistaron para disfrutar la velada. Se apagaron las luces y empezó la proyección de Maradona por Kusturica, que versa sobre la vida del héroe deportivo, campeón adorado por el público, ídolo caído e inspiración de millones, al grado de tener su propia Iglesia maradoniana.

La cinta abarca la trayectoria del ídolo, desde Argentina a Nápoles, de Cuba a Barcelona, la relación con su familia y amigos de la infancia, compañeros de juego y líderes mundiales, como el comandante Fidel Castro, Evo Morales y Hugo Chávez.

Traza la increíble historia de un hombre desde sus orígenes humildes hasta el éxito mundial; de lo espectacular a lo trágico, de la caída al glorioso renacimiento, en la que se presencia un concierto personal callejero con partitura original (Si yo fuera Maradona) sobre su persona, creado/ofrecido por Manu Chao, pero sin llegar a conmover y sin mucha pasión.

Por último, llegó la celebración musical con la Non Smoking Orchestra.

Los sonidos balcánicos y gitanos fusionados con rock sorprendieron a los iniciados, pero resultaron repetitivos para unos cientos, que tomaron el vestíbulo del inmueble para echar trago y platicar, en espera de que apareciera Manu Chao, quien se aventaría el palomazo con los músicos serbios, pero nunca llegó.

Protesta por discriminación

La decisión de incluir dos películas mexicanas en la sección oficial de cine iberoamericano del 24 Festival de Cine de Guadalajara y dejar fuera a otras 10 generó protestas entre cineastas mexicanos que participan en el festival más importante de México.

El reparto y el director de la película Rabioso sol, rabioso cielo, Julián Hernández, llegaron a la sede del festival vestidos con camisetas en las que se leía la frase: ¿Yo no soy iberoamericano? Hace un año se decidió que las películas mexicanas competirían solamente en la sección oficial nacional para evitar malos entendidos.

Sin embargo, los organizadores decidieron esta vez incluir en la categoría iberoamericana dos cintas locales: Voy a explotar, de Gerardo Naranjo, y La última y nos vamos, de Eva López Sánchez, que compiten también por el premio Mayahuel a la mejor película mexicana.

No se trata de mi ego, dijo Hernández, quien ganó con su cinta el premio Teddy del Festival de Berlín para cintas de temática homosexual, y fue homenajeado recientemente en el festival de cine de San Diego, California.

Me parece una mala idea poner en segundo término a la sección oficial mexicana, y esto deja en claro que hay buenas películas mexicanas que pueden competir y unas no, agregó el director de Mil nubes de paz cercan el cielo...

El Festival de Guadalajara nació como una fiesta del cine mexicano, pero se amplió al abrir una sección dedicada a las cintas iberoamericanas.

Es una decisión arbitraria, porque ya se había decidido que no se iban a incluir películas mexicanas en esa sección, dijo el cineasta Ariel Gordon, que participa en la sección mexicana con el largometraje Caja negra.

Bardem no se resistiría

Ya en la ciudad de México, en conferencia de prensa realizada ayer, Emir Kusturica y abundó sobre el tema de la película sobre su ídolo, Pancho Villa, cuyo título será Los siete amigos de Pancho Villa y la mujer de seis dedos, y que se comenzará a filmar entre septiembre y octubre; “será hablada en español y contará con actores mexicanos, españoles y estadunidenses.

Villa es uno de mis ídolos, uno de los héroes que persisten en la historia desde hace mucho tiempo, comentó en rueda de prensa.

La película estará basada en el libro Los amigos de Pancho Villa, de James Carlos Blake. Es un libro que contiene documentos oficiales de Villa; consta de siete historias que voy a tomar en cuenta. Me sorprendió mucho el contexto histórico en el que se desarrolló la Revolución Mexicana y los aspectos humanos de Villa. Así que no intentaré una reconstrucción histórica, sino que seguiré fielmente los destinos de Villa, Ángeles Fierro y de toda la gente involucrada, puntualizó.

No descartó que el actor español Javier Bardem sea el protagonista del filme: no lo he visto en un tiempo, pero espero que esté en el proyecto; estoy seguro de que no se resistirá ante la calidad del mismo. Seguramente va a decir que Kusturica ya está viejo, pero que es un buen guión, señaló con alegría el director de Underground.

Por ejemplo, cuando se le preguntó a Emir si entonces podría ser un actor mexicano el que representara al Centauro del Norte, contestó: No sé. Con base en los documentos que he leído y el libro, puede compararse (la época de Villa) con la situación actual en los Balcanes, es algo muy similar.

La música de la película será mexicana. En Yugoslavia la música mexicana en los años 40 y 50 era políticamente correcta, por eso la escuchaba, dijo el director casi al finalizar la conferencia, en la que estuvo acompañado por Dr. Nelle, vocalista de la No Smoking Orchestra, que está de gira por América y Europa, y que el lunes 30 de marzo se presentará en el Vive Cuervo Salón.

(Con información de Chavarock y Dpa)