domingo, 22 de enero de 2012

Violencia aumentó 'horrorosamente' en México: HRW

EFE/ EL CAIRO

La organización Human Rights Watch (HRW) denunció hoy que las fuerzas de seguridad en México han cometido violaciones de derechos humanos y que los militares gozan de impunidad en esos casos, durante la presentación mundial de su informe en El Cairo.

La directora de comunicación de HRW, Emma Daly, explicó a Efe que el presidente mexicano, Felipe Calderón, está empleando a los militares para luchar contra los narcotraficantes y la delincuencia organizada, pero las Fuerzas Armadas no están bien entrenadas para realizar acciones policiales y gozan de impunidad cuando cometen abusos.

"Tenemos datos que demuestran que la violencia ha aumentado horrorosamente en México en los últimos años y que no hay un sistema para juzgar a los militares de forma que haya justicia", subrayó Daly en la sede del Sindicato de Periodistas de la capital egipcia.

En su opinión, "existe una impunidad absoluta en México para los militares", quienes, con el sistema de justicia militar, nunca son juzgados, lo que fomenta que continúen "los abusos porque no hay modo de pararlos".

De acuerdo al informe de la ONG, los esfuerzos de las autoridades mexicanas para combatir el crimen organizado han desembocado en un significativo aumento de los asesinatos, la tortura y otros abusos de las fuerzas de seguridad, que solo hacen que "el clima de desorden y miedo empeore en algunas zonas del país".

Entre las violaciones de los derechos humanos cometidas, según el informe, por las Fuerzas Armadas, figuran los asesinatos, la tortura y las desapariciones forzosas.

Una muestra de que los soldados que han cometido violaciones de los derechos humanos contra los civiles nunca son llevados ante la Justicia es, según HRW, que la Fiscalía militar abrió más de 3.600 investigaciones de estos casos entre 2007 y junio de 2011 y solo 15 uniformados fueron condenados en ese periodo.

Los principales afectados por esos ataques son los periodistas, los defensores de derechos humanos y los emigrantes.

En cuanto a los periodistas, el informe subraya que este colectivo es "cada vez con más frecuencia objetivo de violencia e intimidación" y recoge que entre 2000 y septiembre de 2011 74 periodistas fueron asesinados, ocho de ellos el año pasado.

Mientras, HRW señala que los cientos de miles de emigrantes que cruzan México anualmente sufren graves abusos, entre otros el asalto físico y sexual.

El documento incide también en que en general el sistema judicial mexicano "fracasa en hacer justicia a estas víctimas de crímenes violentos o violaciones de derechos humanos".

Uno de las principales violaciones, según el informe, son las torturas a los detenidos, un problema que se perpetúa debido a que algunos jueces aceptan las confesiones obtenidas bajo esa presión.

La organización también critica que las leyes del país, en su opinión, no protegen adecuadamente a las mujeres y niñas de la violencia doméstica y los abusos sexuales.

Durante la presentación del informe, que por primera vez se hizo en El Cairo, HRW hizo especial referencia a la primavera árabe y llamó a todos los países democráticos a implicarse a fondo en este proceso transformador y a abandonar su tradicional complacencia con las dictaduras en esta región.