miércoles, 18 de enero de 2012

Investiga PGR rancho de Fox

Agencias
18 Enero 2012

Con una orden ministerial, agentes y peritos de la Procuraduría General de la República (PGR) ingresaron la semana pasada al rancho en el que vive Vicente Fox, para practicar una inspección ocular, como parte de las investigaciones contra el ex presidente por enriquecimiento ilícito.

MÉXICO, D.F.- Funcionarios del gobierno federal revelaron a 24 HORAS que en los ranchos La Estancia y una parte del de San Cristóbal, los cuales colindan y están ubicados en el estado de Guanajuato, asistió un equipo integrado por agentes del Ministerio Público Federal, peritos en diferentes materias y personal de la Agencia Federal de Investigaciones, quienes permanecieron en el lugar por más de tres horas.

Las fuentes consultadas coincidieron en que el año pasado la PGR retomó las indagatorias contra Fox, quien fuera denunciado penalmente en 2007 por legisladores y públicamente por el empresario Lino Korrodi, integrándose todo una sola denuncia.

“Las investigaciones ya tienen un sólido avance, sólo se están robusteciendo algunas testimoniales con peritajes y se trata de verificar otros elementos que se han denunciado públicamente”, explicó un funcionario.

La inspección ocular abarcó, entre otras cosas, la extensión territorial, las obras de construcción y remodelación que Vicente Fox llevó a cabo en esas propiedades entre 2000 y 2007, así como las adecuaciones y equipamiento en las mismas.

“Todo fue verificado y se trató de una diligencia que permitirá comparar el antes (de ser presidente) y el después (de dejar la presidencia de la República)”, comentó el mismo funcionario.

Las fuentes consultadas explicaron que no sólo son esas propiedades de Vicente Fox las que están bajo revisión, sino otras más que fueron adquiridas por él y su familia, en el tiempo en que encabezó la presidencia de la República.

La información obtenida por este diario precisa que en la averiguación previa se han incluido las declaraciones patrimoniales del ex presidente, peritajes en distintas materias, se han interrogado a más de 20 personas, se tienen documentos de registro de propiedades y operaciones bancarias; así como publicaciones en periódicos, revistas y libros, además de documentos presentados por la Comisión especial de Diputados y los que aportó el empresario Lino Korrodi a la PGR.

En 2007, una de las primeras personas que denunció públicamente al ex presidente fue quien era su amigo y ex coordinador del grupo Amigos de Fox, Korrodi, quien exigió al Congreso que se investigara el origen de los recursos con los que el ex mandatario panista había remodelado su rancho; en esa ocasión sostuvo que antes de ser el primer mandatario Fox no tenía dinero ni para pagar sus cuentas personales, pero al ocupar la presidencia se compró La Estancia y sus propiedades sufrieron cambios significativos.

En septiembre de ese mismo año, el entonces senador perredista, Ricardo Monreal presentó en la PGR una denuncia penal contra el ex presidente por los delitos de enriquecimiento ilícito, abuso de autoridad, ejercicio indebido del servicio público, concusión, cohecho, peculado, trafico de influencias y uso indebido de atribuciones y facultades. El legislador solicitó, incluso, que fueran congeladas las cuentas del ex presidente.

Al mes siguiente, comenzó a funcionar una comisión especial de la Cámara de Diputados, creada para investigar el manejo de recursos de Fox y sus propiedades. Este grupo citó a comparecer a funcionarios que colaboraron directa e indirectamente con Fox en su gobierno, en las áreas de Hacienda, Aduanas, de Presidencia y de la Función Pública, principalmente.

Durante su gestión en la presidencia, Fox compró el rancho La Estancia, valuado en unos 29 millones de pesos y que se integra por alrededor de 300 hectáreas, construyeron unas cabañas, se hicieron construcciones subterráneas, remodelaron distintas construcciones, se arreglaron los terrenos y ampliaron los servicios, entre muchos otros gastos y compras que no han sido cuantificados.

Por ejemplo, la primera remodelación que se practicó al rancho San Cristobal de Fox fue para recibir, en febrero de 2001, al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, las cuales no fueron licitadas y en las que se gastaron 7 millones de pesos, procedentes del erario del Ayuntamiento San Francisco del Rincón que “donó” ese dinero, el cual debía gastarse originalmente en la conclusión de un libramiento.

Las declaraciones patrimoniales de Fox muestran inconsistencias en cuanto a sus ingresos y egresos, en los montos en que valúa sus propiedades y en la cantidad de éstas.