jueves, 26 de enero de 2012

Jorge Herrera Caldera, en la UJED, negocios privados con recursos públicos

¡Ya salió el peine!

*Control político y jugosos negocios. Objetivos del asalto a la UJED

Mauricio Yen Fernández

El gobierno arbitrario tiene su base, no en la fuerza del Estado o del jefe, sino en la debilidad moral de los individuos que se someten casi sin resistencia al poder dominante
Ratzel

Durango, Durango.- Presupuesto Histórico para Durango, construcción de una ciudad Universitaria y el fin de las penurias económicas de la UJED: solo son una cortina de humo más, son promesas mediáticas con miras electorales, acción de gobierno para encubrir la realidad y desviar la atención sobre el grave atentado propinado a su integridad y autonomía. Valor fundamental, naturaleza y razón de su existencia como Universidad. Violación constitucional que se pretende minimizar y echar al olvido en aras de la impunidad y los generosos negocios que para el grupo faccioso que dirige Jorge Herrera Caldera, les representa la hoy “Universidad Juárez del Gobierno del estado de Durango”
A más de un año de la atrabiliaria acción golpista maquinada desde el despacho del gobernador contra la UJED, poco a poco van apareciendo las evidencias del atraco, por más cortinas de humo para ocultarlas, por más ruido mediático para acallarlas. El gobierno del estado y el gobierno títere de la UJED se muestran cada vez más impotentes ante la realidad que los desborda. Por eso recurren al truco mediático de maquillar la realidad de la máxima casa de estudios de Durango, mediante millones de spots.
La fuerza de la razón y de su historia, su legitimidad de origen y la persistencia en la lucha de los auténticos universitarios por la Autonomía quienes la han considerado y la siguen considerando su razón de ser, el fundamento de su existencia misma. Como conciencia crítica y reserva moral de la sociedad.
Son estos universitarios quienes han desvanecido la mentira, mellado el autoritarismo y exhibido a la ignorancia, a la soberbia y mezquindad, de quienes hasta hoy la mantienen secuestrada, sometida y silenciada.
La fortaleza de la UJED como institución educativa formadora de profesionistas y generadora de valores humanistas se forjó en más de un siglo y medio de historia, primero como Colegio Civil del Estado, luego como Instituto Juárez y finalmente como Universidad Juárez al servicio de la sociedad duranguense, no se inventó en el año de ocupación ilegal como pretenden hacer creer mediante el aparato mediático propagandístico del gobierno estatal a través de sus actuales interventores.
Conforme pasa el tiempo, van apareciendo las evidencias, las huellas del fraude electoral del año pasado regadas por doquier, de los abusos del poder del anterior gobernador, de sus agravios y latrocinios a los duranguenses, de la peor infamia que gobierno alguno haya orquestado contra una institución de educación superior como lo fue el asalto a la UJED.
Las declaraciones del ex gobernador José Ramírez Gamero en el sentido de que el PRI no ganó la elección del 2010 y solo mediante una negociación con la dirigencia del PAN pudo proclamarse gobernador a Jorge Herrera Caldera, constituyó un escándalo mayúsculo que se pretendió acallar y hacer inaudible con el estruendoso ruido mediático del presupuesto histórico que durante más de una semana al unísono amplificaron y mantuvieron todos los medios pagados y al servicio del gobierno
Con el mismo modelo de difusión, el interventor del gobierno del estado en la UJED, esparció una nube de humo con el anuncio de la construcción de la ciudad universitaria, misma bandera que desplegó Ismael Hernández Deras hacia finales del 2009 y durante la controvertida campaña electoral del 2010.
Promesas a todas luces demagógicas que ahora se vuelven a manejar en la antesala de la elección presidencial del año entrante, con más intención mediático- propagandística que posibilidades de convertirse en realidad.
Por otro lado. ¿Tendrá Luis Tomas Castro la calidad moral y los merecimientos mínimos para ocupar legítimamente la Rectoría de la máxima casa de estudios, cuando él mismo es producto directo del brutal golpe que desde el gobierno de Ismael Hernández Deras se fraguo contra la UJED y lo asestó el actual gobierno de Jorge Herrera Caldera?
Cuando todo mundo sabe que el autor intelectual del golpe y de “su rectoría espuria” es el siniestro abogangster, Hugo Rosales Badillo ex Secretario General de Gobierno cesado por abuso de poder y extralimitación de funciones.
Sin mas trayectoria universitaria que la ser hijo del Lic. Camerino Castro González, de haber ocupado la Dirección de la FADER, durante un año, la General durante las dos semanas de la Rectoría espuria Patricia Herrera impuesta por el Congreso del Estado, de ser amigo de Rosales Badillo y de usurpar el cargo de Rector de la UJED, por disposición ilegal del gobernador, mediante un simulacro de Consejo universitario, al margen de su Ley Orgánica cuyo primer requisito establece que para ocupar tan alta distinción, deberá ser persona honorable y prudente, pero cuya conducta ha demostrado ser completamente la contraria.
Tendrá acaso Tomas Castro idea de lo que significa hoy día construir una ciudad universitaria en medio de las actuales condiciones, en medio de la agravada crisis económica e incertidumbre política y social, del atraso secular de Durango que lo ubican en los últimos lugares del desarrollo nacional y los primeros entre los más pobres, lo cual se traduce en desempleo, falta de transparencia, corrupción gubernamental y por si fuera poco, de los estados más violentos a nivel mundial, según los datos más recientes de reconocidos organismos internacionales, con razón de encontrarse dominado y secuestrado por los carteles del narcotráfico coludidos con los tres niveles de gobierno.
Y por si fuera poco, en un año electoral en que la Presidencia de la Republica panista ya desató la batalla electoral al vetar los recursos emergentes que el Congreso Federal había aprobado para hacer frente al peor desastre de la sequía registrada en la historia.
Con esta bandera electorera es evidente que la mayor urgencia de Ismael Hernández Deras a través del gobernador Jorge Herrera Caldera y por ende de su interventor en la UJED sea por un lado la legitimación de sus cargos que jamás podrán conseguir debido a sus orígenes espurios, pretendiendo el olvido de la sociedad a sus agravios y por otro, la clara intención de controlar políticamente la UJED al igual que el resto de as instituciones
La ilegalidad e ilegitimidad de origen traen consigo una grave carencia de autoridad moral y por consiguiente un vacío de autoridad y resistencia a su reconocimiento social. Por todo ello, la mayoría de los medios duranguenses enaltecen y magnifican las cifras de un supuesto presupuesto histórico para Durango que a la luz del análisis serio no es tal porque resulta ínfimo frente al tamaño del rezago, (ese si histórico) en lo económico y social, que lo ubican entre los estados más pobres del País.
Por otro lado, por consigna dictada a los medios se engaña deliberadamente a los duranguenses al enfatizar que todo “este triunfo” se debe a la “gran capacidad política del Sr. Gobernador”, cuando cualquier persona medianamente informada sabe que la aprobación anual por parte de la Cámara de Diputados de los presupuestos federales para los estados, “se cocina en las alturas” y por supuesto es la bancada mayoritaria del PRI y sus comparsas, la que favorece a sus gobiernos locales mientras bloquea económica y políticamente a los de sus contrarios.
Esta argucia se repite cada año con la “gestión de recursos” para cubrir los llamados compromisos de fin de año, (gratificación o aguinaldo) para no hablar de los déficits acumulados nunca aclarados, como si las prestaciones de los maestros investigadores, trabajadores y empleados no estuvieran considerados en los presupuestos anuales y estos gestionaran por separado para vestir de héroe salvador de la UJED al “señor” Gobernador, previa manipulación mediática no exenta de melodrama en la que se tensa el ambiente por la simulada carencia de los recursos que a última hora con su intervención y capacidad mágica siempre resuelve el supremo señor de la sonrisa congelada, Jorge Herrera Caldera, al que todo, todas y todos sus siervos le deben gratitud a su caridad y gracia eterna.
La otra dimensión de esta tragicomedia tiene que ver con algo más mundano y cotidiano en el ámbito político como son los negocios privados que se emprenden con los presupuestos públicos, que mezclados con otros procedentes de endeudamiento histórico y del lavado a gran escala de procedencia desconocida, para lo cual se requiere un control absoluto de los poderes legislativo y judicial, de los partidos políticos, de los medios impresos y electrónicos, de las asociaciones y colegios de profesionistas, de las Instituciones de educación superior y por supuesto de la única Universidad pública y laica y gratuita que por su condición ética y autónoma estaría llamada a convertirse en la conciencia critica de la sociedad frente al gobierno.
Como se ha erigido en anteriores movimientos estudiantiles como el ocurrido en 1933 siendo aún Instituto Juárez incorporado a la UNAM, con su exigencia de respeto de su autonomía violentada por el gobierno estatal que pretendía arrebatar a la Junta de Catedráticos la facultad de nombrar a los maestros del instituto.
O bien en 1966 con el ejemplar movimiento estudiantil que al lado del pueblo de Durango reclamó poner fin al saqueo que la Compañía Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, concesionaria del mineral del Cerro del Mercado que explotaba desde 1920, ante lo cual la movilización mas grande que se haya dado en Durango planteaba su industrialización, o como el movimiento universitario y popular de 1970 por la desaparición de poderes, cuyo gobierno autoritario y represivo representaba la revancha del Grupo Monterrey a cargo del Gobernador Alejandro Páez Urquidi, ex funcionario de la propia Compañía impuesto para cuidar sus intereses.
A 16 meses de que el grupo faccioso comandado por el ex gobernador Ismael Hernández Deras, consumó el fraude electoral para para dar continuidad a “la transformación” de Durango, el primer acto del gobierno entrante haciendo uso indebido e ilegal de los poderes del Estado asaltó violentamente la UJED.
Los hechos y las evidencias saltan a la vista y hablan por si mismos. El proyectado “maximato” Ismaelita de 30 años, (cinco sexenios consecutivos), esta en marcha.
La mayoría de las obras iniciadas en los gobiernos de Ángel Sergio Guerrero Mier e Ismael Hernández Deras, son las que continúan en proceso en el actual sexenio.
La tan publicitada supercarretera Durango Mazatlán, una de las mas importantes obras del gobierno federal, el puerto seco, el programa de rehabilitación de fachadas del centro histórico, las famosas ciudades gobierno, pecuaria, y la Ciudad Universitaria que ya había anunciado IHD en la campaña del 2010 pero que ahora en la presidencial de este año nuevamente anuncia JHC en un acto de entrega de más fachadas de utilería, ante el interventor del gobierno del Estado en la UJED y los Secretarios generales del STEUJED y SPAUJED cada vez mas cuestionados y distanciados de sus bases.
“Ahí refrendo el compromiso de iniciar este año la construcción de la ciudad universitaria, en virtud de que están autorizados 104 millones de pesos para este nuevo edificio que integrara escuelas, facultades e institutos de la UJED”, dijo Jorge Herrera, según nota de El Siglo de Durango del jueves 12 de enero de 2012.
¿Andaría trasnochado o se excedió en la ingesta de tamales, rosca y ponches o bien, así es la nueva clase política a tono con su jefe Peña Nieto?