domingo, 7 de junio de 2015

Rocío Rebollo Mendoza; desvíos y fraude por al menos 14 millones de pesos


Convenio Rocío Rebollo INFONAVIT
Como alcaldesa recibió fondos del INFONAVIT y el dinero no se registró en la tesorería
 Juan Monrreal López
Junio 5 del 2015

Gómez Palacio, Durango.- Al menos 14 millones de pesos habrían sido desviados de los ingresos municipales por la candidata a diputada federal por el Distrito 02 de Durango, María del Rocío Rebollo Mendoza,  derivados del convenio firmado con la delegación del Instituto Nacional del Fondo para la Vivienda de los Trabajadores (INFONAVIT) del estado de Durango, a través del cual se recuperaron en principio alrededor de 3 mil casas asignadas con “garantía hipotecaria” en una de las “estafas más perversas que se hayan maquinado en la administración de la ex alcaldesa y que además causó un enorme quebranto a los ingresos del municipio” dice en el anonimato un alto funcionario de la presidencia municipal.
Suscrito el 8 de julio del año 2011 por la presidenta municipal María del Rocío Rebollo Mendoza y el delegado del INFONAVIT,  Juan Carlos Rosas Munguía, en la Sala del Cabildo de la presidencia, fueron acompañados también por el séquito de funcionarios que rubricaron el documento, Paul Jorge Ramírez Rivas, secretario del Ayuntamiento y como testigo de honor, Francisco Javier Hernández Flores, director de la Comisión Estatal de Suelo y de Vivienda de Durango (COESVI).
El acuerdo se mantuvo hasta el 30 de agosto del 2013, el último día de gestión de la hoy candidata a diputada federal por el PRI en el Distrito 02 de Durango.

La maquinación de la estafa

Totalmente integrado al sistema priista y rebollista, un funcionario de la tesorería contó a Demócrata Norte de México como se maquinó el asalto a los bolsillos ciudadanos y a la propia tesorería municipal “Mire, el ex tesorero, Miguel Chibli, es un chingón con los números; todo lo ideó él junto con la presidenta Rocío; la idea era reponerse de los gastos de campaña de la alcaldesa y además tener ingresos difícilmente auditables; así encontraron la veta de las casas abandonadas que el INFONAVIT había entregado a los derechosos de créditos de ese organismo federal y que a la vez debían impuesto predial o cualquier otra contribución al municipio”.
Así con esos antecedentes, el tesorero ludópata Miguel Chibli,-ex empleado de la familia Rebollo Acosta-Rebollo Mendoza-, inventó un esquema donde los adeudos de predial municipal de los morosos los elevó hasta el 2 mil por ciento, tal como se descubre anotado en los documentos oficiales, cuyas copias obran en poder de Demócrata Norte de México.
Para construir la ilegalidad Miguel Chibli, creó rubros fiscales aplicables a los deudores.
Por ejemplo; si un uno de los morosos debía en Impuesto Predial 1 mil 10 pesos, le sumaban 3 mil 200 pesos de Derechos de Cooperación, más 12 mil 630 pesos de multa, 3 mil 031 de Recargos, luego añadían 168 pesos de Gastos; que daba un Gran Tota de 20 mil 39 pesos.
Del monto inicial del atraso del predial, la suma se elevaba el 2 mil por ciento, y cuyo cobro se realizó aplicando la figura de Ejecución Fiscal; de esta manera, viviendas con un valor de 200 mil pesos o más, fueron recogidas por la presidencia municipal recurriendo al rezago en el pago del impuesto predial; así que, primero elevaban el 2 mil por ciento el impuesto original y luego usando esa cantidad que representaba el 10 por ciento del inmueble, incautaban las viviendas; ese fue el gran negocio…de entrada.
Así que la presidenta Rocío Rebollo Mendoza y Miguel Chibli, se dieron a la tarea de ubicar los inmuebles que de acuerdo al convenio y a sus intereses, les redituarían ingresos rápidos, poco auditables, dinero fresco que no aparecía en el presupuesto de egresos.
Con los criterios de que todos los inmuebles que tuvieran dictamen de deshabitados; que tuvieran adeudos en el pago de contribuciones (SIC) así como los que tuvieran un crédito con INFONAVIT con garantía hipotecaria y presentaran omisiones de pago, serían objetos de aplicarles el convenio de requisición del inmueble.
Así, pronto, la máquina de la estafa, llenó hojas y hojas con direcciones de inmuebles hasta llegar alrededor de 3 mil.
Luego como los mafiosos, María del Rocío Rebollo Mendoza y el delegado del INFONAVIT,  Juan Carlos Rosas Munguía, establecieron cláusula y apartados de confidencialidad como si se tratara de negocios privados entre particulares.

Cláusula de confidencialidad para proteger el negocio de Rocío Rebollo e INFONAVIT

Aprecie amable lector los convenios “públicos” y sus estipulaciones de secreto:

SEXTA.  CONFIDENCIALIDAD. Las reconocen y aceptan que la información que se proporcionen con motivo y como consecuencia del cumplimiento del presente convenio, tiene el carácter de confidencial, por lo que se obligan a:
  1. a) No divulgar o dar a cualquier tercero la información recibida sin la autorización previa y por escrito, según de la misma.
  2. b) Salvaguardar con diligencia la información, bebiendo tener el mayor cuidado en el uso y manejo de la misma.
  3. c) Guardar estricta confidencialidad sobre la información financiera, administrativa o de cualquier otro tipo que se proporcionen, ya sea en documentos impresos, en medio magnético o por cualquier medio electrónico.
  4. d) Utilizar la información que reciban únicamente para el propósito para el que les fue revelada. Cualquier incumplimiento a la confidencialidad de la información será motivo de rescisión del presente convenio, sin perjuicio de la responsabilidad en que incurran por los daños y perjuicios que causaren.
Si a las partes se les requiriere por autoridad competente que actúe dentro de un procedimiento judicial o administrativo para que revele total o parcialmente la información confidencial objeto de este contrato, deberá informar inmediatamente de tal situación a la otra parte, de tal manera que este último esté en posibilidad de ejercer las medidas o recursos legales necesarios para una adecuada defensa o protección de la confidencialidad de la información de que se trate.

De manera que el poder público y las actividades de la administración en manos de estos funcionarios se convirtió en instrumento de secrecía, en avío de acuerdos mafiosos.

Un secreto de 44 millones de pesos

Con alrededor de 3 mil inmuebles incautados por las disposiciones de Rocío Rebollo y el tesorero Miguel Chibli, el INFONAVIT pagó un promedio de 14 mil 666 pesos al ayuntamiento, dando un gran total de 44 millones de pesos, dinero que “pese a que trabajo en la presidencia desde hace varias administraciones, en realidad no me enteré del registro de esos 44 millones de pesos; sin embargo, lo que sí puedo mencionarle es que debido a los malos procedimiento para realizar esos cobros indebidos, los afectados se ampararon, y fueron a dar a los tribunales donde se falló en contra de las determinaciones de la presidenta (Rocío Rebollo) y el INFONAVIT hasta que perdieron 700 casos al menos”, confía el funcionario a este medio.
De esta manera, el INFONAVIT reclamó la devolución del dinero de esos 700 casos perdidos al ayuntamiento,  que sumaron alrededor de 14 millones de pesos.
Rocío Rebollo Mendoza, “se negó a regresar el dinero, con el argumento de que no había fondos, que éste ya se había gastado en la ciudad; incluso en una ocurrencia de esas que la presidenta tenía,  le planteó a las autoridades del INFONAVIT que ella hablaría con la administración entrante para dejarles un vale por los 14 millones y pudieran usarlos en  los trámites que quisieran; así se las gastaba Rocío. Por eso, nunca hubo orden en la administración, menos en la tesorería donde Miguel Chibli, hacía y deshacía”, explica con cierto temor la fuente de Demócrata Norte de México.
“Se sabe que el presidente, José Miguel Campillo, le pidió a Rocío Rebollo le explicara la situación que se guardaba con el INFONAVIT, a lo que la ex alcaldesa sólo respondió que el dinero se había usado en la pavimentación de la ciudad, pero de esa obra, no existen expediente alguno” confía un miembro del equipo cercano a Campillo Carrete.
Por lo pronto, se desconoce si ingresaron los 44 millones de pesos a la tesorería; de igual manera se ignora dónde quedaron los expedientes; sí el dinero se destinó a obra pública, asunto que varios regidores de distintos partidos del trienio de Rocío Rebollo, dicen no saber de esos 44 millones.
Lo cierto es que en las oficinas centrales del INFONAVIT en México, D.F. el expediente del convenio entre esa institución y la ex alcaldesa, permanece en stand by jurídico pues el quebranto al INFONAVIT es de al menos 14 millones de pesos.
Por eso, a Rocío Rebollo Mendoza, le urge el fuero de la diputación federal.
Twitter@jmonrreall