martes, 16 de junio de 2015

Guaruras de Carolina Viggiano agreden a periodistas


*** Son elementos de la PGJE «comisionados» a la seguridad de la diputada federal electa por Hidalgo
*** Medios informativos exigen respeto; les destruyen pancartas por ordenes de la mujer de Moreira.-

Momentos en que Carolina Viggiano, esposa del gobernador de Coahuila, recibe constancia de mayoría  en las oficinas del PRI Hidalgo.
Momentos en que Carolina Viggiano, esposa del gobernador de Coahuila, recibe constancia de mayoría en las oficinas del PRI Hidalgo.
Pachuca, Hidalgo.- Un grupo de periodistas demandó a la Prrocuraduría General de la República garantías para cumplir con su labor informativa ante la serie de ataques que sufrieron a manos de guaruras de la ahora diputada federal electa Carolina Viggiano Austria.
La demanda se hizo pública durante la ceremonia de entrega de constancias de mayoría en las oficinas del PRI. En un espacio reservado para los medios de comunicación de Hidalgo se leía en una pancarta «Carolina, respeta la libertad de expresión».
Esto provocó la movilización de los guaruras coahuilenses que llevó consigo, desde el inicio de su campaña, Carolina Villiano –quince en total, autorizados para protegerla,por el gobernador Rubén Moreira y el Procurador de Justicia del Estado, Homero Ramos Gloria– quienes arrebataron la pancarta e intentaron golpear a algunos periodistas.
Los conflictos con representantes de medios informativos se suscitaron días antes de l,as elecciones de diputados federales cuando tanto Carolina Viggiano como el presidente del PRI en Hidalgo, Ricardo Crespo, trataron de intimidar al columnista Anselmo Estrada tras de que el periodista denunciara el arribo de decenas de mapaches electorales y operadores políticos procedentes de Coahuila que envió el gobernador Rubén Moreira Valdez para sacar adelante la campaña de su mujer.
Ante esas agresiones los periodistas de Hidalgo demandaron garantías para cumplir con su labor infomartiva y señalaron directamente a Carolina Viggiano y al Gobernador Moreira Valdez de lo que pudiera sucederles a ellos y a sus familias.
LOS HECHOS
El periodista Anselmo Estrada Alburquerque denunció que la diputada electa por el Distrito I con cabecera en Huejutla, Carolina Viggiano Austria, le habló por teléfono para amenazarlo por las acusaciones que formuló en su columna “La inocente polvorita”, en donde argumenta que la priista se valió de personal del estado de Coahuila para ganar la elección.
En la columna que aparece en el diario Criterio Hidalgo, el periodista argumentó que “fue descarada la intervención de los coahuilenses”.
texto íntegro de La Inocente Polvorita que provó la ira de Carolina Viggiano:
A la solidaridad periodística y a la sociedad hidalguense:
Hoy jueves, 4 de junio de 2015, alrededor de las 14:00 horas recibí una llamada a mi teléfono celular de una persona que dijo ser Carolina Viggiano. Palabras más, palabras menos, me cuestionó (a través del teléfono 55319392XX) si contaba con pruebas acerca de la presencia de personas procedentes del estado de Coahuila en la región serrana y huasteca, durante su campaña de proselitismo.
Me expresó categóricamente que lo que había publicado en mi columna “La Inocente Polvorita” en el diario Criterio Hidalgo, estaba fuera de la realidad; que de ninguna manera hubo coahuilenses en esa región. En virtud de que me emplazó a presentar pruebas sobre lo publicado le contesté que era imposible acceder a sus deseos de inmediato.
Con tono acalorado afirmó que si yo volvía a publicar algo sobre ella me denunciaría.
Como autor de la columna “ La Inocente Polvorita”, al igual que otras personas que utilizan los comentarios escritos, recogemos versiones que se publican en diversos medios de comunicación y exponemos lo que a ojos vistas se ha hecho costumbre en las campañas electorales. Para nadie es un secreto que los recursos públicos son utilizados para favorecer a determinados candidatos, sobre todo del priismo nacional.
Y en Coahuila sucede lo mismo, se violan los derechos de periodistas.
Y en Coahuila sucede lo mismo, se violan los derechos de periodistas.
La persona que me llamó, supuestamente, como Carolina Viggiano, pareciera que no está enterada de que los periodistas en general no somos autoridades electorales, ministeriales ni fedatarios públicos que nos obligue a presentar pruebas de lo vertido como una opinión estrictamente periodística. Sobre el particular tema que abordé en mi columna de este día y que fue materia del reclamo telefónico, hay sobradas fuentes consignadas en diversos diarios locales y regionales.
Periódicos y medios de comunicación como Milenio Hidalgo (22 de mayo, 2015. “PAN y PES denuncian supuesta incursión de priistas de Coahuila en Huejutla”), El Independiente de Hidalgo (13 de mayo, 2015. “Acusa PAN intromisión de Coahuila en distrito Huejutla”) y Criterio Hidalgo (27 de mayo, 2015. “Presenta PRD cinco denuncias por delitos electorales ante PGR”), han dado cuenta de diversas irregularidades que se presentaron durante el proceso electoral en el distrito I de Huejutla. Datos y trabajo periodístico suficientes para dilucidar una opinión al amparo del artículo séptimo constitucional que garantiza el derecho humano de la libertad de expresión que veladamente tratan de vulnerar con amenazas verbales como lo hizo la supuesta interfecta Carolina Viggiano.
Si fuera el caso de que la señora licenciada en Derecho, en realidad fue quien se comunicó conmigo, estaríamos ante un hecho lamentable por dos razones: primera, devela un vergonzoso desconocimiento del quehacer periodístico y de la Ley por parte de la susodicha, y segunda, estaríamos ante un escenario en el cual el autoritarismo hidalguense pretendiera acallar las voces críticas y los cuestionamientos legítimos de toda una sociedad.
Dicho amago representa un artero quebranto a la labor periodística, sobre todo porque México está considerado el país más peligroso para el ejercicio de la comunicación. El número de comunicadores muertos, secuestrados y desaparecidos son una tangible realidad del riesgo al que estamos expuestos.
Compañeros periodistas: gracias por su espontánea y numerosa solidaridad. En pos de una auténtica libertad de expresión.
Anselmo Estrada Alburquerque.