viernes, 8 de octubre de 2010

Pese a que no hubo quórum, el Consejo Universitario designó a Tomás Castro Hidalgo

Modifica el Congreso ley orgánica de la UJED; se elige a otro rector

Miles de maestros y estudiantes marchan para exigir la autonomía en la casa de estudios


Saúl Maldonado
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 8 de octubre de 2010, p. 34
Durango, Dgo., 7 de octubre. El Congreso local modificó, por segunda vez en menos de 10 días, la ley orgánica de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), por lo cual académicos y alumnos reunidos en sesión de Consejo Universitario designaron este jueves a Tomás Castro Hidalgo como rector. Casi al mismo tiempo, miles de personas, con la bendición del arzobispo Héctor González Martínez, marcharon para exigir la autonomía universitaria.

En el Auditorio Universitario, la rectora interina Patricia Herrera apresuró la sesión del Consejo Universitario que nombraría al rector oficial de la UJED para los próximos seis años.

La Junta de Consejo Universitario presentó una terna, que incluyó al director de la Preparatoria Diurna de la UJED, Alejandro Meza, y al ex dirigente sindical Francisco Solís, quienes declinaron y dejaron solo a Tomás Castro, designado rector de la casa estudios duranguense.

Pero no hubo el quórum suficiente: sólo asistieron 739 consejeros de 2 mil 120; de éstos, 527 eran maestros de los cuales 420 provenían del municipio de Gómez Palacio; 184 eran alumnos, en su mayoría de derecho, y 24, trabajadores administrativos.

A pesar de ser electo con menos de 50 por ciento de los consejeros más uno, como exigen la ley orgánica de la UJED, Castro Hidalgo dijo que ya era rector e iniciaba “la verdadera autonomía universitaria”.

El proceso electivo fue resultado de que tres horas antes, el Congreso local reformó por segunda ocasión en menos de 10 días la Ley Orgánica de la UJED, en la cual se reconoció al Consejo Universitario como único facultado para nombrar rector, aunque modificó las reglas.

Como resultado de una iniciativa enviada por el gobernador Jorge Herrera Caldera, se restituyó al Consejo Universitario la facultad de nombrar rector, a partir de una terna propuesta por la Junta Directiva.

Con la reforma cambió la estructura del Consejo Universitario. En la modificación de la semana anterior formaban parte del mismo mil 924 universitarios entre académicos y alumnos; ahora el Consejo estará formado por el rector, el secretario general, los 25 directores de las escuelas universitarias, el decano, un representante estudiantil de cada escuela, el representante de la Federación de Estudiantil Universitaria y un estudiante por cada 100 alumnos, por lo que ahora el número se eleva a 2 mil 100.
Esta segunda reforma fue aprobada por 22 diputados, de los cuales 17 son del Partido Revolucionario Institucional, y el resto de sus aliados Verde Ecologista, Nueva Alianza y Duranguense. Hubo tres votos en contra, dos del Partido Acción Nacional y uno del Trabajo, el resto de los 30 legisladores estatales no asistió, por un compromiso fuera de la entidad.

Mientras, en un comunicado, la Secretaría de Educación Pública (SEP) federal expresó su “preocupación por los riesgos de polarización social derivados de las decisiones de los poderes públicos del estado de Durango, que han incidido en el proceso de elección del rector” de la UJED.

La SEP dijo confiar en que “exista entre los actores involucrados” en el problema “ánimo decidido para encontrar, con apego a los cauces institucionales y jurídicos, la pronta solución de un conflicto que afecta la buena marcha de una importante institución pública de educación superior”.

En tanto, miles de estudiantes y cientos de maestros llegaron al Jardín de San Antonio, en el centro de esta capital, para manifestarse contra lo que llamaron “la esclavitud universitaria”.

Alumnos y catedráticos fueron rociados con agua bendita por el arzobispo González Martínez; luego iniciaron una marcha, la cual concluyó en el Auditorio Universitario, ubicado a un costado de la plaza Cuarto Centenario, donde comenzaron un mitin.

Ahí, Mar Gracia Oliva, representante estudiantil de la Facultad de Derecho, pidió a sus compañeros rescatar a la UJED, secuestrada por “los traidores” (la ex rectora interina Patricia Herrera y su sucesor Tomás Castro).