lunes, 11 de octubre de 2010

Eduardo Olmos Castro, veneno a domicilio

El arsénico carcome la salud de cuando menos 140 mil torreonenses

*Ambientalistas “maiceados”

Juan Monrreal López
http://www.democratanortedemexico.com
http://www.democratanortedemexico.blogspot.com
Octubre 11 del 2010

Torreón, Coahuila.- Todos los días, lento e inexorablemente, alrededor de 140 mil torreonenses son envenenados por el arsénico que contiene el agua distribuida por el Sistema municipal de aguas y saneamiento (SIMAS) sin que el alcalde Eduardo Olmos Castro, intente remediar la situación.

Desde la campaña de desgaste en contra de la administración panista que dirigió José Ángel Pérez Hernández, Eduardo Olmos, usó como uno de los ejes de propaganda, resolver el abasto y calidad del agua, con el fin de “Rescatar Torreón”; pero el agua envenenada corriendo por las redes domiciliarias, ha empeorado en casi 10 meses de administración priista.

Con el tóxico arsenical circulando en la sistema de agua, proveniente de 24 pozos contaminados de los 78 que abastecen la ciudad, día a día, la ingesta de veneno por persona, es de cuando menos 0.050 miligramos, si se considera que se beben 2 litros de agua diariamente.

Beber agua con arsénico, colapsa el sistema corporal. Las manifestaciones más visibles comienzan con la formación de llagas en la piel. Sin embargo, el ataque del tóxico al sistema neurológico, pulmones, riñones y formación de diversos tipos de cáncer, se encuentran comprobados. Además, las altas concentraciones de arsénico, afectan el grado de glucosa e insulina, claves en el desarrollo de la diabetes tipo 2.

Las estadísticas del sector salud, muestran a La Laguna y Torreón en particular, como zonas con alta incidencia de cáncer y diabetes.

Torreón ocupa el primer lugar nacional de cáncer de piel, enfermedad asociada al consumo de agua con arsénico.

Habitantes de varias colonias de Torreón, ya muestran estos daños a la salud.

Sin cumplir las promesas de campaña, - falta de agua en los hogares, agua potable de calidad, obra pública, autotransporte y seguridad pública -, Olmos Castro, se encuentra más preocupado por sostenerse salvo de las propias inquinas priistas que contribuirle a la ciudad.

En lo absurdo de esta situación, es que la mayoría de las colonias donde votaron por él, son los asentamientos más envenenados.

Olmos Castro, sueña con suplir la hipotética ausencia de Humberto Moreira Valdés de la gubernatura, mientras las asechanzas incubadas en varios equipos priistas para removerlo, crecen.

Uno es el del presidente del PRI municipal, Jesús Salvador Hernández Vélez. Otro, el secretario de Desarrollo Regional, Antonio Juan Marcos Villarreal, e incluso de “su amigo de mil triquiñuelas”, el diputado federal Miguel Ángel Riquelme Solís, quienes aplican zancadillas entre sí, y al propio Olmos Castro.

En tanto, a cada trago el agua envenenada, la salud de los torreonenses se carcome.

Arsénico crecimiento exponencial en pozos de Torreón

La presencia de arsénico en el agua ha crecido desmesuradamente ante la indolencia de las autoridades torreonenses, que al igual que los 35 mil niños envenenados por el plomo que emite la metalúrgica Peñoles, son graves problemas de salud pública atendidos con paliativos.

El aumento en el número de pozos con agua envenenada ha sido exponencial desde el año 2008, mientras que de aquel año a la fecha, sólo se abrió un pozo de abastecimiento.

En agosto del 2008, 8 de los 77 pozos de abastecimiento se encontraban por encima de la Norma Oficial mexicana (NOM) que es de 0.025 miligramos de arsénico por litro de agua (mg/l).

Para enero del 2009, las norias afectadas por el veneno aumentaron a 13. Es decir, el 17 por ciento de los pozos de abastecimiento. La situación fue usada por el PRI para posicionar a Eduardo Olmos, como pre candidato que ofrecía “agua suficiente y de calidad”, que además contaba con todo el apoyo del gobernador Humberto Moreira.
Bajo esta propaganda, se instalaron plantas potabilizadoras portátiles para llevar la llamada “agua de la gente” hasta las colonias que más votantes tienen en el padrón.
Ahora esas máquinas potabilizadoras se encuentran en desuso.

Al llegar el 2010, ya con Eduardo Olmos encaramado en la silla municipal, el arsénico envenena a 24 pozos. Mientras la administración priista sigue sin actuar, sin establecer una política de solución, más allá de la propaganda de que se aplicarán 40 millones de pesos, para desdecirse inmediatamente y anunciar que serán 95 millones.
En tanto, el irresponsable gerente del organismo, - un hombre acostumbrado a revisar estados contables, no sociales-, Jesús Campos Villegas, vive atrincherado en las oficinas administrativas del organismo, sin darle la cara a la comunidad, además de manipular los análisis de la calidad del agua.

Un ejemplo.

En el recuadro de la calidad del agua que presenta el SIMAS en su página oficial, asienta en lo que llamaron una Primera evaluación, que de 74 pozos donde se valoraron la calidad físico-química y microbiológica, los pozos registraron sólo 23 mg/l cuando la NOM autoriza hasta 25 mg/l.

Pero la realidad ya es pública.

Más del 30 por ciento de las norias abastecedoras de agua de la ciudad rebasan la cantidad de arsénico que marca la NOM, afectando a cerca de 140 mil personas.
Los afectados

Franjas completas de la ciudad se encuentran envenenadas por el arsénico que SIMAS distribuye fuera de la NOM.

Colonias del sur poniente, uno de los sectores más marginados de Torreón, tienen muchos años tomando de esta agua. Incluso, por la alta presencia de la sal de arsénico, llegó a cerrarse la noria de la Colonia Zacatecas. También padecen por el plomo que emite la planta metalúrgica Peñoles. De manera tal que los pobladores de ese sector, son envenenados por agua y aire.
Asentamientos como la colonia Zacatecas, Luis Echeverría, Primero de Mayo, Rinconadas de la Unión, Polvorera, Camilo Torres, San Joaquín, Compresora, son uno, entre varios cinturones poblacionales donde se consume el agua intoxicada.

Sin embargo, Lalo Olmos, ni siquiera sabe cuánto dinero se necesita para paliar la situación con filtros u otros sistemas de desalinización.

Primero anunciaron en un tiempo condicional simple que CONAGUA aportaría 40 millones de pesos. Luego “El Gobierno de la Gente”, dijo que aportarían los 40 millones, pero ahora, dicen que serán 95 millones, pero que se ejercerán en el 2011.

El problema es grave: Raymundo Rodríguez de la Torre, Gerente de saneamiento

Entrevistado en su oficina por Demócrata Norte de México y la radio por Internet, La Voz de los Laguneros, Raymundo Rodríguez de la Torre, gerente de Saneamiento del SIMAS, dijo apenas 3 semanas atrás que “ tenemos 18 pozos fuera de norma”, pero no quiso opinar a cuantas personas se afectaba.

Sin horizonte en cuanto tiempo se resolverá el asunto del agua envenenada, Raymundo Rodríguez, dijo “que no se atreve a decir meses años, días, el tiempo de solución, pero debe ser en un corto plazo para darle solución a este problema. Es un compromiso de la administración solucionarlo, a la brevedad posible”.

Rodríguez de la Torre, apunta “la solución debe ser mucho antes de que termine Eduardo Olmos, debe ser a la brevedad”.

Incluso abundó, “la junta del Consejo (de SIMAS) a mediados de septiembre autorizó 10 millones de pesos para empezar a solucionar este problema. Con esos millones completamos la Rosita y la Colonia Zacatecas, quedando 15 pozos pendientes”.

Pero el arsénico sigue creciendo en las redes de agua.
En tan sólo 3 semanas, de 18 pozos se pasó a 24 norias envenenadas, mientras Eduardo “Lalo” Olmos, Miguel Riquelme Solís, Humberto Moreira Valdés, venden en los medios que CONAGUA entregaría 45 millones de pesos de su presupuesto, el gobierno del estado 40 millones, más 10 del municipio, todo contemplado en los presupuestos del 2011; cuando el gerente de Saneamiento, Raymundo Rodríguez, pone la voz de alerta de que el problema tiene que solucionarse a la brevedad, por los problemas de salud que acarrea el arsénico que beben los torreonitas.

Con 2 mil 500 litros por segundo de extracción del líquido de los 78 pozos, la ciudad cuenta con 3 millones 600 mil litros de agua por día de los que 1 millón 200 mil se encuentran fuera de la NOM.

Ecologistas mudos

En La Laguna existen diversos grupos de ambientalistas, de ecologistas que se han quedado mudos ante este desastre de la ciudad, al igual que lo han hecho con los 35 mil niños envenenados por el plomo que Peñoles emite.
Algunos de estos grupos, reciben subsidios gubernamentales, lo que es entendible, -que no justificable-, que no hablen del tema.

Sin embargo, personajes que han lucrado con la cuestión ambiental lagunera, recibiendo apoyos económicos o viajes al extranjero, siguen mudos, como si los 140 mil personas envenenadas por arsénico fueran lo menos importante del ecosistema de La Laguna.

Al respecto, Juan Carlos Parga, director de La Voz de los Laguneros, afirma que los “ambientalistas laguneros están maiceados, al servicio de quien los rente”.

jmonrreall@yahoo.com