domingo, 24 de octubre de 2010

El narco es ya un poder político

...Y UN DESAFÍO ABIERTO

Un Porfirio Muñoz Ledo cada vez menos capaz de mostrarse optimista ante la realidad nacional prevé la afganización de México, es decir, que se llegue a una comprobación de que el país es de plano ingobernable

Domingo, 24 de Octubre de 2010


MÉXICO, DF.- La salvación de este país es "una movilización social fantástica" que dé origen a un gobierno incorruptible. Esa es la utopía que por un momento atisba Porfirio Muñoz Ledo. Luego lo vence su propio escepticismo: "Yo tiendo a pensar que México no tiene solución como Estado-nación".

A punto de lanzar su nuevo libro, La vía radical para refundar la República (Grijalbo), apuesta a conjurar la inviabilidad del país mediante la reinvención de la política. Pero la realidad le plantea otros escenarios.

El optimista es la transformación de la sociedad mexicana y la emergencia de una nueva generación política, aunque es también el menos probable: las salidas civiles son lentas, llevan de menos una generación, lamenta.

El otro, amenazadoramente cerca, es la internacionalización del conflicto en México y una posible intervención militar de Estados Unidos, o que los halcones de Washington adopten "una política de sustitución de la autoridad civil por la autoridad militar" en el país.

Para el actual diputado por el Partido del Trabajo, la amenaza es real. México no sólo es un Estado fallido, secuestrado por los poderes fácticos, sino que el narco "es la prueba plena de la putrefacción del Estado" que se da en todos los órdenes, a partir de que el presidente Miguel de la Madrid (1982-1988) fue doblegado desde Washington para "librar en territorio mexicano una guerra estadounidense", que costó la vida de Luis Donaldo Colosio, candidato priísta a la Presidencia en 1994, y que hoy "es el reflejo de la ausencia del Estado nacional".

La nueva batalla de Muñoz Ledo no es intemporal. Es en el marco de la sucesión presidencial de 2012. Pero sin un cambio de fondo de las condiciones políticas del país, con apoyo de la ciudadanía, "yo no apuesto mayormente por el futuro de México".

En una serie de ensayos y artículos engarzados cronológicamente entre la ilegitimidad de los mandatos de Carlos Salinas de Gortari y Felipe Calderón Hinojosa, producto de los fraudes electorales de 1988 y 2006, Muñoz Ledo documenta la inviabilidad del país.

Pese al provocador título del libro ("no quiero desilusionar a nadie"), su propuesta no contempla la vía armada, que ve cancelada en México. En cambio, pasa por la exaltación de la política y su naturaleza opuesta al mercado, ligada a la Constitución y a la democracia. A fin de cuentas, insiste en la reforma del Estado evadida en las administraciones panistas, en replantear el sistema de representación y en devolver el poder a la ciudadanía. Es su vieja idea de la nueva República.

En su libro, Muñoz Ledo analiza el proceso electoral de 2006, las consecuencias de la ilegitimidad de un gobierno de minoría sostenido con pulmones artificiales ("su alianza subterránea con el PRI y su dependencia con los poderes de facto"), y su propuesta de revocación de mandato de Calderón ("que me valió tantas injurias, ataques y amenazas").

La vía radical concatena otros temas, como el Estado fallido, el debate sobre el petróleo en México, la política exterior de la actual administración y la crisis de la izquierda. La conclusión es que "no hay otra solución que no sea radical" ante lo que él llama "el nivel de corrupción, de degradación moral de la sociedad, la pérdida de autoridad del Estado y la entrega total del país a un proceso de acumulación global, que no le dan viabilidad a México".

LAS OPCIONES, LOS DESCARTES…

La entrevista apenas comienza y el político de 77 años luce cansado. Por un instante calla, el cigarro en la mano, aún sin encender. Sus hombros caen hacia adelante, cierra los ojos, y dice: "Yo tiendo a pensar que México no tiene solución como Estado-nación."

–Así planteado, parece que no se puede hacer desde la política...

Muñoz Ledo se yergue para comentar:

–Ese es el tema. Qué es la política y si se puede hacer desde la política. Te lo voy a decir de un modo brutal: en el imaginario colectivo de este país, lo digan o lo oculten, flotaba la analogía 1810-1910-2010.

Precisamente, la propuesta de revocación de mandato de Calderón que Muñoz Ledo promovió durante 2008 y 2009 buscaba una salida a esa amenaza simbólica: un presidente interino de consenso nacional que evitara una gran confrontación nacional. No ocurrió ni lo uno ni lo otro.

"Una de las tragedias de México es que también tiene obturada la vía revolucionaria". Apela a la historia: no hay revoluciones triunfantes en el mundo desde 1979, tras la caída del Sha de Irán y de Anastasio Somoza en Nicaragua. "A partir de ahí, todo han sido transiciones, del monolitismo al pluralismo, de la dictadura a la democracia". Incluso las transiciones violentas al final pasaron por las urnas, apunta.

–Nos deja sólo la guerra civil…

–La guerra civil en México no es ni deseable ni posible. No sólo por el antecedente histórico, sino porque hay tres vías de escape a la enorme caldera en que estamos viviendo. La primera es la migración, que desde la firma del Tratado de Libre Comercio en 1994 ha significado la salida de 10 millones de personas, una barbaridad. La segunda es la economía informal, que diluye la presión de los cuerpos organizados de la sociedad, como sindicatos y organizaciones civiles, en actividades ilegales. Este país ha hecho de la ilegalidad más de la mitad de su ser. La tercera, la más grave, es que la cuota de sangre, de brutalidad del México bárbaro, es desahogada con creces por la llamada guerra contra el narco. Los rebeldes sociales son encabezados por el crimen organizado.

Muñoz Ledo hace notar que cuando la secretaria de Estado Hillary Clinton se refirió a los narcotraficantes mexicanos como "insurgentes" (a principios de septiembre, y que reiteró hace menos de dos semanas), el mensaje fue que "ya se ha creado una situación de desafío al poder que los analoga con los rebeldes".

–Pero no los iguala…

–Ese es el punto fino. Al asemejarnos a Colombia, Clinton está justificando una posible intervención militar de Estados Unidos en México. Ella no habla de memoria, tiene toda la información disponible a su alcance. El Departamento de Estado precisó que los insurgentes no aspiran a tomar el poder en México, y que por lo tanto no se trata de una fuerza rebelde, pero su control sobre vastos territorios del país los analoga.

El problema con el narco mexicano, advierte, es que "no se trata solamente de un poder territorial, es un poder político y un desafío abierto."

–¿Hillary Clinton es un halcón de la Casa Blanca?

– Yo no la llamaría así, pero… tiene otra vena y otra veta.

COMPLICIDADES

En Colombia, aun en la peor época del narcoterrorismo, "la corrupción no estaba arriba". No se puede decir lo mismo de México, ni ayer ni hoy. Por eso ocurrió el asesinato de Luis Donaldo Colosio, suelta. "No se ha querido establecer el paralelismo entre los magnicidios de Luis Carlos Galán (candidato presidencial colombiano, asesinado en 1989) y de Luis Donaldo Colosio (candidato presidencial mexicano, asesinado en 1994). No fue el discurso de Luis Donaldo (lo que llevó a su muerte), fue su negativa a negociar con ellos (los narcos), que estaba propiciando el hermano del presidente", Raúl Salinas de Gortari. "Lo de Luis Donaldo fue una ejecución, con apoyo de fuerzas irregulares".

Tras el asesinato de Colosio, "aquí se reanuda el sistema de complicidades", puesto en evidencia por el ex presidente Miguel de la Madrid en el noticiario de Carmen Aristegui: "Dijo que su sucesor, desgraciadamente, se alió al narcotráfico, y su familia se involucró en actos criminales. Esa es una declaración ministerial, y entonces ellos le sacan otra, inhabilitándolo, para efectos judiciales, para impedir cualquier pesquisa".

Según Muñoz Ledo, la vinculación de las altas esferas de la política mexicana con el narco "empezó por la debilidad del gobierno de De la Madrid; se quedaron con la Presidencia los que tenían la complicidad, no sé si me explico. El problema en este país es que la complicidad viene de arriba abajo".

–¿Esta complicidad se extiende a los gobiernos panistas?

–¡Se extiende a todos! No hay funcionario que se resista a que un verdadero narcotraficante llegue a su oficina, le ponga un maletín y le pida que se haga de la vista gorda. Si lo acepta, se hace cómplice y ya está juramentado; si no lo acepta, que se atenga. No hay nadie que pueda protegerlos, porque arriba hay complicidad también. En un Estado regular, debe hacerse una investigación de quiénes están coludidos y debe hacerse pública; si no, tú tienes tu lista secreta y la sacas cuando te dé la gana. El uso faccioso de la información por parte de la Procuraduría General de la República no ha sido sino corromper más el proceso.

Todo esto explica la barbarie en que se hunde el país. La guerra contra las drogas de Calderón "es la estrategia de seguridad de Estados Unidos", pero tiene su origen en la debilidad del sexenio de De la Madrid. Desde entonces, sostiene, "se libra en territorio mexicano una guerra estadounidense".

El recrudecimiento actual de la violencia y la presencia del Ejército en las calles provienen de "un aflojamiento" en el periodo de Vicente Fox. "Calderón necesitaba sentirse seguro en el poder, es un tema psicológico. Por eso se viste de militar y asume al ejército como su defensor y declara esta guerra. Necesitaba una alianza con Estados Unidos, siguiendo al extremo su estrategia. Y necesitaba asumir el control territorial del país. Esto es una operación política, no es realmente un combate al crimen organizado".

INTERVENCIÓN O GOLPE

Muñoz Ledo se cansa de hablar del narco. Eso "es el reflejo de males más profundos, de la ausencia del Estado nacional". El Estado fallido en México –tema que sí le interesa– "es la realidad de un Estado secuestrado o capturado. Deja de existir Estado cuando la autoridad responsable de controlar una actividad económica, política y social está al servicio de aquellos a los que debe regular. En México, la autoridad está secuestrada por vía de la corrupción, que es el verdadero drama de la nación. Y el pluralismo político sirvió para quitar los pocos controles que había de una autoridad hegemónica y multiplicar la corrupción. La competencia electoral se volvió una competencia de corruptelas".

Sí, el narcotráfico es un problema gravísimo y ejemplar, acepta, "pero tiene que entenderse como la prueba plena de la putrefacción del Estado, que se da en otros órdenes: en el control de la educación por un gremio magisterial manejado por mercenarios electorales, por una autoridad judicial que no se atreve a cumplir su función por temor a los factores políticos, por la negociación con los particulares como en la licitación 21 para Televisa…".

Por eso plantea una "vía radical" de solución, porque "México no tiene salida revolucionaria y las salidas civiles son lentas para la gravedad de los problemas, eso toma al menos una generación". Para colmo, dice, dos terceras partes de la juventud "son víctimas potenciales o reales de los procesos de corrupción de la delincuencia organizada".

–Si la vía revolucionaria está cancelada, si a la vía de la política tradicional no le alcanza el tiempo, ¿qué queda? ¿La balcanización?

–No la veo, no la veo… no la veo ahorita –balbucea–. Lo que sí te creo es la conversión de un problema interno en una guerra internacional. Es Afganistán, es Irak. Pero esa es una solución que viene del exterior, que podría ser la consecuencia última del discurso de Hillary Clinton –y que puede ser su arma política para el futuro–, si el problema interno de México se vuelve extremadamente peligroso desde el punto de vista político, electoral y de seguridad para un país vecino.

–Es decir, una intervención militar de Estados Unidos en México.

–Directa, no. Hay muchas modalidades. En política no hay demasiadas hipótesis.

El viejo diplomático levanta la nariz, otea: "Yo veo ahí… ya apuntada en el horizonte, la vía de la afganización de México; que se llegue a una comprobación tal de que este país es ingobernable, que le descalifique. Aquí no es el Estado, o el gobernante –como fue el caso de Sadam Hussein–, el que está desafiando al imperio. Lo está desafiando el crimen. Y con ese pretexto nos pueden imponer un Plan Colombia a lo bestia. (APRO)

GERARDO ALBARRÁN DE ALBA