lunes, 25 de octubre de 2010

Jorge Herrera Caldera, represor

El historiador y editor del Periódico “La Palabra” fue levantado con maestros universitarios cuando volanteaba en defensa de la legalidad en la UJED

*Hugo Rosales Badillo, secretario de Gobierno, diseñador de la estrategia represiva en Durango


Juan Monrreal López
http://www.democratanortedemexico.com/
http://www.democratanortedemexico.blogspot.com
Octubre 25 del 2010

Durango, Durango.- Mientras las calles de los poblados del estado siguen llenándose de cadáveres de personas ejecutadas y la sangre de las víctimas de la narcoviolencia riegan el medio urbano y rural, e incluso los penales de la entidad, el “Archicofrade de Durango” Jorge Herrera Caldera, ordenó la detención del periodista Mauricio Yen Fernández, bajo el argumento de agredir a una treintena de agentes de la Agencia estatal de investigaciones (AEI) en la explanada de la tienda departamental City Club.

Yen Fernández, es editor del periódico “La Palabra” y pensador del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Juárez del estado de Durango (UJED), casa de estudios atacada por los diputados locales priistas del Congreso de Durango, quienes en 7 días, cambiaron ilegalmente la Ley Orgánica universitaria, con el propósito de imponer,-fuera de la Ley que modificaron-, al rector, Luis Tomás Castro Hidalgo.

El pasado 7 de octubre, 17 diputados priistas, más legisladores del PANAL, Partido Duranguense y Verde Ecologista, violentaron la Ley Orgánica de la UJED a iniciativa del gobernador Jorge Herrera Caldera, impidiendo a la comunidad universitaria decidir libremente quien sería su rector.

Tres horas después, sin ajustarse a la nueva Ley Orgánica, Luis Tomás Castro Hidalgo, fue impuesto sin el quórum legal estipulado por la ley; 50 por ciento más uno de los Consejeros Universitarios. A la sesión, apenas se presentaron 739 delegados de los 2 mil 100 representantes universitarios.

Represión selectiva a la UJED y periodista

Mauricio Yen Fernández, es periodista y catedrático, vinculado a distintas causas sociales de Durango, que alcanza la promoción de la participación ciudadana, defensa de los sitios históricos, defensa de derechos laborales, promotor de la Autonomía Universitaria, democratización de la vida pública.

Como miembro de la dirección colectiva del periódico “La Palabra”, desnudó una serie de ilegalidades cometidas por el anterior gobernador, Ismael Hernández Deras, y del actual ejecutivo estatal, Jorge Herrera Caldera, desde que ocupó la secretaría de Finanzas del estado.

Con la suspensión arbitraria del proceso electoral para relevar al rector,- cometida por el Congreso de Durango, a iniciativa de Herrera Caldera-, Yen Fernández, como la mayoría de la comunidad universitaria, salieron a las calles a denunciar el atentado contra la máxima casa de estudios de la entidad; la UJED.

“La Palabra”, dedicó entonces una edición completa para mostrar todas las ilegalidades cometidas por el gobierno de Herrera Caldera, con la intención de arrancarle a la comunidad universitaria la posibilidad de tomar decisiones para designar al nuevo rector.

La Universidad Juárez de Durango, participó mayoritariamente a favor de la candidatura del opositor, José Rosas Aispuro Torres, quien a la cabeza de la coalición “Durango nos Une”, estuvo a punto de ganar la gubernatura; representación que perdió, luego de innumerables actos delictivos electorales cometidos por los priistas, incluidas balaceras, robo de urnas, uso ilegal de recursos públicos, entre otras anomalías, diseñadas por personajes como el actual secretario de Gobierno, Hugo Gerardo Rosales Badillo; un siniestro personaje que se enriqueció en el sexenio de Ismael Hernández Deras, según confiaron funcionarios de la secretaría de Gobierno de Durango.

Hugo Rosales Badillo, operó el nombramiento de los candidatos del PRI a las alcaldías y diputaciones locales desde la comisión estatal de Procesos Internos del PRI. Según fuentes de Demócrata Norte de México, por el despacho de Rosales Badillo, pasaron muchos de los distintos funcionarios del llamado primer nivel de la administración estatal, “lo que le brinda casi un control total del gobierno. Es el gobernador en los hechos”, aseguran.

Rosales Badillo, quien se ostentó como el “asesor jurídico de Ismael Hernández y el que diseñó las distintas leyes electorales”, es el artífice de los ataques a la UJED, pues de su despacho salieron las 2 enmiendas a la Ley Orgánica Universitaria en tan sólo 7 días.

Hugo Gerardo Rosales Badillo, “es el estratega para dominar la UJED, Rosales se siente intocable, cree ser el dueño del estado”, dice un funcionario de la secretaría de Gobierno a Demócrata Norte de México.

Rosales Badillo, fue denunciado públicamente por el presidente estatal del PAN, Juan José Gutiérrez Fragoso, por amenazarlo de muerte. Gutiérrez Fragoso, declaró que no interpondría denuncia legal, porque pondría en peligro la vida de sus testigos.

Ese es el poder que Rosales Badillo ostenta. Hace 6 años, Hugo Rosales, despachaba en una modesta oficina sobre la Privada Negrete 137 Pte, en el centro de la ciudad; en 6 años de servir a Ismael Hernández Deras, ahora ostenta un palacete de varios millones de pesos.

Los Hechos

Las protestas de la comunidad universitaria no han cejado, desde que los diputados priistas del Congreso local, violentaron la Ley Orgánica de la UJED.

Golpistas, - pues la legitimidad de la leyes no se las da el hecho de mayoritear en los plenos-, los legisladores priistas, sólo escucharon las órdenes del gobernador, Jorge Herrera Caldera, y el secretario de Gobierno, Hugo Rosales Badillo.

Ya desde el 1 de octubre, los mencionados funcionarios enseñaron que no se encuentran en disposición de tomar en cuenta a los universitarios.

El 1 de octubre, el Rector interino Salvador Rodríguez Lugo, fue detenido por la AEI, después de presidir una reunión en el CCH.

Ahora, en un remedo de la detención de Jacinta Marcial Francisco,- acusada de secuestrar a varios agentes de la desparecida AFI -, se culpó al historiador y periodista Mauricio Yen Fernández, a los catedráticos Julio Presa del CCH, así como a Alberto Bustamante de la FCA, de haber agredido a una treintena de agentes de la AEI.

Detenidos durante 6 horas, a los profesores nunca les mostraron una orden de aprehensión, pues sólo estaban pegando calcomanías en los coches a la vez que repartían hojas volantes informando las condiciones de agresión por la que atraviesa la UJED, hechos protegidos por la Constitución General de la República.

Los profesores y el periodista, fueron localizados luego de 6 horas en los separos de la Fiscalía General del estado, donde el juez administrativo, José Manuel Parra Alanís, impuso una multa de 1 mil 500 pesos o 36 horas de arresto.

Finalmente alrededor de la 17 horas, los catedráticos abandonaron las instalaciones carcelarias.

La detención de Mauricio Yen Fernández, es un anuncio de lo que viene en contra de los periodistas duranguenses desde el gobierno; un régimen que se instauró mediante uso ilegal de recursos públicos, comandos armados, asalto a las casillas electorales, pero eso sí, todo con la bendición de la organización confesional “Los Archicofrades de Durango”, sucursal del Yunque en el estado.