viernes, 18 de noviembre de 2016

Unos cuantos, destruyen todo…



COP21_participants_-_30_Nov_2015_(23430273715)
RAÚL A. RUBIO CANO
Agosto 16 de 2016

Víctor M. Toledo en su colaboración al periódico La Jornada (5/6/2016)  titulada “Noventa empresas causan la crisis climática global”, nos demuestra mediante una serie de estudios científicos, cómo una minoría está destruyendo al planeta con sus empresas y llevando el clima del mismo a un callejón sin salida; por ejemplo, comenta Toledo que: “Un informe preparado por Tim Gore para la organización Oxfam y distribuido en la pasada Cumbre de París sobre el cambio climático, la llamada COP21…mostró que la mitad más pobre de la población humana, unos 3.5 mil millones de individuos, generan tanto como 10 por ciento de los gases causantes del calentamiento global, mientras el 10 por ciento más rico emite la mitad de eses gases a la atmósfera”. El artículo de Toledo no tiene desperdicio y, los ejemplos son tremendamente contundentes para comprobar que una minoría es la que está cambiando el clima con su forma de vida, con su manera de hacer riqueza, con su mezquindad e ignorancia, para aprovecharse de la madre naturaleza en su propio beneficio y en detrimento de la inmensa mayoría de la población y los ecosistemas del planeta. Por eso, es una minoría y sus representes gubernamentales en la entidad, los que ahora van en una nueva fase para seguir devorando al cerro de La Silla (monumento natural) con un teleférico, ya anteriormente rechazado por los vecinos de Guadalupe, ahora nos sale el alcalde Paco Cienfuegos, que a la gente le pareció muy bien ese proyecto ¿Sabrá ese misma gente que con tal proyecto los valores de sus casas y terrenos caerán de un 30 a un 50 %? como ya en tiempo y forma fue demostrado en pasada lucha vecinal contra esa obra de unos cuantos para el beneficio de unos cuantos y la destrucción de ese emblemático cerro y los patrimonios de los vecinos de Bosques del Contry y otros Contrys. La barbarie no tiene descanso, ahí está el caso del Parque Fundidora y su ya próxima pachanga masiva para que miles y miles de jóvenes pisen nuevamente esos pastos y compacten terrenos, sin dejar de refrescarse en estos días de verano, con la mexicana alegría, bien fría; o el caso de la alternativa vial en el Cañón del Huajuco para terminar de extinguir ese ducto de aire que refresca buena parte del centro urbano metropolitano de Monterrey, proyectos todos, que impactarán para siempre ecosistemas, el aire, temperatura, la fábrica de agua que es la Sierra Madre y en sí, la vida de millones de nuevoleoneses; mientras que los zares del desarrollo urbano y sus representantes políticos, se enriquecen de lo lindo. Sí, una perversa minoría e ignorante de los servicios ambientales de nuestras montañas y valles, todo lo hacen en aras de valorizar su capital, destruyendo la calidad de vida de todos ¡Órale! raurubio@gmail.com