viernes, 18 de noviembre de 2016

Judas mexicano en Washington…



 alfonso-mota-j-allen
RAÚL A. RUBIO CANO
Octubre 3 de 2016

Ha sido una constante para nuestros compatriotas que están en los Estados Unidos de América, estudiando, trabajando o simplemente residiendo ya permanentemente, el que sus principales enemigos, las gentes que más los molestan o reprimen, son los mismos mexicanos o sus descendientes; es decir, el enemigo mayor que tiene el mexicano allá en USA, es un mexicano.  Resulta que nos comentan allende el Bravo, que la Procuradora de la República, Arely Gómez González, ha estado realizando cambios en las oficinas de México en la Unión Americana y recientemente ha trasladado a Octavio López de la regional en Los Ángeles, California, a la de San Antonio, Texas y, a la de Los Ángeles, llegó Sergio Yuri Camarillo, quien fungía como agregado legal en Guatemala, ambos abogados con carrera brillantes.  No siendo así, el caso de la Agregaduría Legal en Washington, a donde envió a un ingeniero naval, capitán retirado de la Armada, Alfonso J. Motta Allen, quien sin ser abogado y cero experiencia para llevar litigios internacionales, se ha ostentado como agregado legal, llegando según él, con todo el apoyo de la señora Procuradora hasta para gastar en remodelar toda la agregaduría, cambiando completamente el mobiliario, para tener contenta a la titular, y ha trabajado más como diseñador de interiores, que como representante de la abogada de la Nación. Argumentando que tiene toda la carta abierta para hacer lo que él quiera y así ha sido desde que llegó. No importándole el derroche en estos momentos de austeridad y crisis cambiaria. Agregan los quejosos que, con actitud arrogante, petulante, ha implantado una política de opresión laboral sobre el equipo de trabajo en que operaba esa agregaduría, ya que argumenta Motta que le han dado el poder para quitar y poner a su antojo el personal para laborar, violando el Código de Conducta de la Institución. Medios diplomáticos a los que llama e invita constantemente a visitar la oficina para presumir de su labor de diseño interior, han sido testigos del tono de voz violento con que llama a los empleados a los que tiene amenazados y les levanta cargos ficticios para correrlos. Lo que ha llamado la atención es que lo hayan escogido a este individuo, habiendo tantos abogados con conocimientos y experiencia en litigio internacional a ocupar una sede de gran importancia para todos los procesos que se llevan a cabo actualmente con los Estados Unidos. Motta, se ha dedicado a sus propios intereses antes que los de la Nación -insisten los quejosos-, quienes demandaron no dar a conocer sus nombres por obvias razones. Y, para colmo, el capitán Motta, siempre está tratando de quedar bien con el gobierno estadounidense antes que el mexicano ¡Vaya! Con esa representación de México en Washington, Dios nos libre… ¡Órale!raurubio@gmail.com

1 comentario:

Jason dijo...

Y eso no es nada del tal capitán...