domingo, 19 de mayo de 2013

Si auditorías hubieran hecho su trabajo, no habrían casos como Coahuila y Michoacán: IMCO

              
El IMCO sostiene que son los responsables de que varios gobernadores estén ahora en el ojo del huracán por sus malos manejos financieros
 

Fuente: Animal Político

domingo, 19 de mayo del 2013
México.- La Contaduría Mayor de Hacienda del Distrito Federal, la Auditoría Superior del estado de Colima y la de Guanajuato fueron las mejores calificadas por el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) en materia de transparencia y rendición de cuentas, al obtener 82 de 100 puntos la primera, 80 la segunda y 75 la tercera.

Sin embargo, en un estudio elaborado por el IMCO junto con la Universidad de Guadalajara se exponen las carencias de estos órganos fiscalizadores: Son los responsables de que varios gobernadores estén ahora en el ojo del huracán por sus malos manejos financieros.

Si un órgano fiscalizador hubiera hecho bien su trabajo no habría deudas millonarias en estados como Coahuila o Michoacán ni tampoco escándalos como los de Tabasco Chiapas o Tamaulipas, entidades donde incluso sus ex gobernadores ahora son investigados por el manejo irregular de recursos durante su administración.

En el estudio “Auditorías Superiores Locales en México: evaluación de su normatividad, prácticas y transparencia”, se da cuenta de que 19 de los 32 órganos fiscalizadores mantienen en opacidad los resultados de sus evaluaciones de las cuentas públicas, ya que no exhiben en Internet los resultados de las mismas.

También la falta de capacitación e insuficientes recursos así como una dependencia del poder que vigilan son otras de las deficiencias que muestra el estudio.

En promedio, de cada 10 servidores públicos de las entidades fiscalizadoras superiores locales, 6 son auditores.

Sin embargo, la variación entre entidades federativas es muy alta. En un extremo, 90% del personal de Sonora es auditor y en el otro, el Distrito Federal presenta una cifra de sólo 24%.

Por otro lado, se observa que los órganos fiscalizadores con mayor número de personal corresponden a entidades federativas altamente pobladas como el Distrito Federal y el Estado de México.



Los casos de éxito

La Contaduría Mayor de Hacienda de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (CMHALDF) obtuvo 82.5 sobre 100 puntos posibles.

Con este resultado obtuvo la primera posición general de la evaluación de los portales electrónicos de los órganos fiscalizadores que revisó el IMCO y la Universidad de Guadalajara.

Aún así los resultados siguen estando por debajo de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que en general tiene más información que el resto de los órganos fiscalizadores del país.

La Contaduría tiene calificaciones buenas en el rubro de Rendición de Cuentas y en la sección de Transparencia y Fortalecimiento Institucional así como en la sección de Herramientas Ciudadanas.

Su mejor herramienta: El “Atlas Fiscalizador” además de la información que publican sobre su gestión.

En cuanto a las deficiencias se encuentra la accesibilidad de su sitio de Internet y la falta de seguimiento a las sanciones impuestas a funcionarios públicos.

La Auditoría de Colima también cuentacon las mismas buenas prácticas que la del órgano fiscalizador de la ciudad de México.

Sus deficiencias: No permite conocer información sobre sus adquisiciones, no da seguimiento a las sanciones que impone ni tampoco publica un Informe de Resultados.

En Guanajuato la Auditoría local cuenta entre sus fortalezas con la divulgación que hace de los resultados de las auditorías practicadas a todos los sujetos fiscalizados así como la existencia de manuales que explican la metodología y el proceso completo de fiscalización. Sin embargo no dan seguimiento a sanciones y recomendaciones.



Prácticas no deseadas

Al momento del estudio, la página del Órgano Superior de Fiscalización de Aguascalientes se encontraba siempre en constante actualización y algunos vínculos que aparecían un día, desaparecían al día siguiente.

“Cuando se quiso conocer los resultados del informe de auditoría, el portal abría una pestaña de error”, detalla el informe.

Otro caso detectado en este informe como mala práctica fue el del órgano fiscalizador de Tabasco.

“El problema grave fue el del Órgano de Fiscalización Superior de Tabasco en el que la mayoría de los vínculos no eran funcionales y las secciones no mostraban la información que se requería”, señala el estudio.

En general, el IMCO y la Universidad de Guadalajara recomiendan dotar a estos órganos técnicos de autonomía, un mejor presupuesto y más capacitación.



Las auditorías en números*

19 entidades federativas mencionaron que el presupuesto es insuficiente y en 18 se requiere más infraestructura, equipo y personal. La rotación de personal es un problema para 7 auditorías locales.

En 11 de las auditorías hubo rotación de auditores superiores por lo menos una vez antes del término de su titular.

Sólo en 16 de las 32 auditorías locales existe el Servicio Profesional de Carrera. En tres entidades (Puebla, Veracruz y Zacatecas) se aplica a “todo el personal”.

En promedio los órganos fiscalizadores han incrementado su presupuesto en un 21%. Sólo el Estado de México y Aguascalientes les han dado menos recursos que en años anteriores a estos mismos órganos.

En 19 de 32 entidades federativas (60%) el personal opina que la legislación no es adecuada con respecto a la capacidad que le brinda a las entidades fiscalizadoras para sancionar a quienes fiscaliza.

*La información fue elaborada con cuestionarios presentados a los entes fiscalizadores de enero a marzo de 2013 y se revisaron sus páginas de Internet.



El dato

¿Qué es la fiscalización superior de las cuentas públicas?

El conjunto de acciones que tienen por fin comprobar que la actividad económico-financiera de las dependencias gubernamentales se apegue a los principios de legalidad, eficacia, eficiencia y economía.

“La fiscalización es un elemento básico del proceso de rendición de cuentas. Por lo tanto, es clave que las Entidades de Fiscalización Superior locales, responsables de auditar la cuenta pública del gasto y de determinar las responsabilidades correspondientes en México, cuenten con las facultades legales y capacidades institucionales para cumplir su función”.