lunes, 27 de mayo de 2013

Peña Nieto, tras los pasos de Calderón

¡YA BASTA!, DICEN LOS MICHOACANOS
 
‘La situación ya era insoportable, a todos nos extorsionaban’, dice el alcalde de Coalcomán
domingo, 26 de mayo de 2013
COALCOMÁN, MICH. (Apro).- Las palabras del presidente municipal tronaron tan fuerte como los cohetes que el domingo 19 pusieron en alerta a la población cuando llegaron los militares a tratar de desarmarlos:
"¡Ya era insoportable la situación!. A todos nos extorsionaban. Hasta en el municipio teníamos que darles 10% del presupuesto cada mes y ya nos estaban pidiendo 15%. Eso pasa con todos los municipios del Estado y lo sabe el gobernador. Lo aceptamos, pero donde ya no lo hicimos fue cuando se metieron con nuestras familias, violaban y se llevaban a nuestras esposas, a nuestras hijas. Ahí dijimos, ¡ya basta! Este es un asunto de dignidad."
Es martes 21 en la mañana. Afuera de la presidencia municipal está un grupo de militares armados. Llegaron en vehículos artillados que estacionan en las esquinas de la plaza principal como si se tratara de una zona de guerra.
"Sí, estamos como en una guerra", afirma el alcalde Rafael García Zamora, del PRD. Revela en entrevista que toda la población y sus autoridades estaban sometidas al cártel de Los Caballeros Templarios, quienes los tienen amenazados de muerte desde hace tiempo.
En los más de 200 kilómetros que separan a Apatzingán de este municipio de la región de Tierra Caliente, hay huellas de una batalla soterrada. En tramos cortos de la carretera se instalaron al principio cuatro retenes militares, después aumentaron a seis. En cada uno, los soldados revisan cada auto, anotan sus placas y los nombres de los tripulantes.
Por su parte, los grupos de autodefensa ciudadana también instalaron por varios días al menos otros cuatro retenes, que empiezan desde Buenavista Tomatlán hasta Coalcomán, donde revisan a quienes ven sospechosos y detienen a los "punteadores" o colaboradores de Los Caballeros Templarios. Hasta hace unos días esta banda era la que instalaba los puestos de revisión.
HUELLAS EVIDENTES
Las huellas de los enfrentamientos entre las autodefensas ciudadanas y los sicarios son más que evidentes. Pasando Apatzingán, en algunas casas de Pueblo Viejo se ven orificios de balas de alto poder, producto de un combate de hace unas semanas, con varios muertos, de los que oficialmente no se informó.
Sobre la misma sinuosa carretera que comunica Tepalcatepec con Coalcomán se ven restos carbonizados de camiones de pasajeros, de carga y tráileres quemados por integrantes del cártel, que en días pasados bloquearon los caminos a estos dos municipios y a Buena Vista Tomatlán para sitiarlos.
Durante varias semanas la banda criminal impidió la entrada de camiones que, entre otras provisiones, traen gasolina, alimentos y medicinas —como las ampolletas contra las picaduras de alacrán—, tan necesarias en los tres municipios.
Hasta Coca-Cola y Bimbo decidieron suspender sus corridas. Para eludir el virtual estado de sitio, algunos comerciantes buscaron surtirse de combustibles y alimentos por los caminos que van a Jalisco y Colima.
Ante lo grave de esta situación, el domingo 20 llegaron a la Tierra Caliente más de 6 mil soldados y cientos de policías en camiones, camionetas y unidades artilladas.
La orden era calmar la zona, pero lo primero que hicieron fue tratar de desarmar a los grupos de autodefensa ciudadana que se organizaron para repeler los ataques de Los Caballeros Templarios.
Los habitantes reaccionaron con marchas multitudinarias en los tres municipios, como nunca lo habían hecho, y el rechazo a la entrega de armas y puestos de revisión a los militares. "Si las entregamos, nos matan los sicarios", señala un integrante de la asociación cívica de Tepalcatepec, en la que más de mil hombres participan en labores de vigilancia.
Al paso de los días la situación se tensó más porque las fuerzas federales se dedicaron al desarme de los grupos de autodefensa y no a combatir a Los Caballeros Templarios. Hasta el viernes 24 no se había capturado a ningún delincuente.
ROCE CON SOLDADOS
El miércoles 22 hubo un roce entre soldados y los habitantes de Buenavista Tomatlán, que duró todo el día, porque los primeros detuvieron a cuatro jóvenes del grupo de autodefensa.
Al estallido de los cohetones, hombres, mujeres y niños salieron de sus casas y cerraron la carretera para exigir la libertad de sus cuatro compañeros a cambio de la del general Sergio Arturo García Aragón y 24 soldados encerrados con él en la sede de la policía municipal.
Otro grupo de militares armados y de policías rodeó a los lugareños. Avionetas y helicópteros sobrevolaron el municipio. Presentado en un mitin, García Aragón les explicó que los cuatro integrantes de la autodefensa detenidos por portar armas no estaban en manos de militares, sino que habían sido remitidos a las autoridades judiciales y que serían liberados. Pero les advirtió: "Les dije que no anduvieran armados."
Los militares, que no fueron maltratados, permanecieron retenidos por 17 horas en las instalaciones de la policía municipal. A las nueve de la noche de ese miércoles llegaron a un acuerdo y los cuatro policías comunitarios fueron liberados; de inmediato se les abrió la puerta a los militares que iban con García Aragón.
Aunque el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el gobernador michoacano Jesús Reyna declararon por separado que tal retención y el intercambio de detenidos por militares no sucedieron, los habitantes de Buenavista Tomatlán confirman los hechos al reportero. Señalan, además, que mientras ellos dirimían ese problema con los militares, del otro lado del pueblo estalló un enfrentamiento con sicarios que intentaron meterse al pueblo en tres camionetas.
En la versión de los testigos, los cuatro policías comunitarios se quejaron de que los militares sí los torturaron, pusieron armas de alto poder en sus manos para tomarles fotografías y los obligaron a firmar una declaración que no era suya.
GUARDAN LAS ARMAS
Detallan que el acuerdo al que llegaron con el general García Aragón fue que los grupos de autodefensa ciudadana guardarían las armas de alto poder y dejarían los puestos de revisión, pero algunos policías comunitarios acompañarían a los soldados en los retenes para que no dejaran pasar a los miembros de Los Caballeros Templarios que viven en esas comunidades.
Así ocurrió. Los grupos de autodefensa ciudadana de Buenavista Tomatlán, Tepalcatepec y Coalcomán, dejaron sus retenes, guardaron sus rifles de asalto R-15 y AK-47, sin entregarlos a los militares, como éstos se los exigieron, y se replegaron en sus comunidades. Pero no desaparecieron, sino que se sumaron a otros grupos similares que han aparecido en la entidad.
Informes confidenciales del gobierno estatal dicen que 25 comunidades de 11 municipios, sobre todo en la meseta purépecha, tienen policías comunitarias. Éstas coexisten en Michoacán con 10 grupos de autodefensa ciudadana y 10 grupos de guardias blancas pagados por el crimen organizado.
Según la misma fuente, estos tres tipos de organización armada tienen presencia en 44 de los 113 municipios de la entidad, y en otros 10 se ha encendido la alerta roja por la posibilidad de que se formen núcleos armados.
La inseguridad en el Estado ha crecido tanto que en la capital, Morelia, los ciudadanos ya cerraron mil 200 calles y se organizaron en grupos armados de autodefensa. En las colonias colocaron mantas para advertir que ya están hartos de la situación y tomarán en sus manos las funciones de seguridad.
Acciones similares están realizando habitantes de otras 10 ciudades, entre ellas Uruapan, Hidalgo, Zamora, Lázaro Cárdenas, Sahuayo, Jiquilpan y Tacona.
De acuerdo con los informes del gobierno estatal, Los Caballeros Templarios controlan 70% de los municipios, y el resto permanece bajo control de La Familia Michoacana y del Cártel Nueva Generación.
EXTORSIONES Y VIOLACIONES
Pobladores de Tierra Caliente relatan que hace un par de años los pistoleros de Los Caballeros Templarios llegaron a prometerles que los cuidarían de la inseguridad que padecen desde hace 12 años, cuando se apoderó de la región La Familia Michoacana, antes conocida como La Empresa. A cambio les pedirían una cuota. La mayoría de los habitantes aceptó, sin saber que pronto sus pertenencias serían robadas, y sus familias, víctimas de la violencia.
Habitantes de Buenavista Tomatlán, Coalcomán y Tepalcatepec, indican que este año los sicarios comenzaron a exigirles cuotas mayores, y por todo, a comerciantes, ganaderos, agricultores, transportistas, dueños de pequeños negocios y hasta al municipio: 300 pesos por metro cuadrado de una casa, 200 por auto, 20 por kilo de tortilla, ocho por kilo de carne y tres por kilo de las vacas que vendieran vivas, tres pesos por caja de limón.
De igual forma, los jornaleros tenían que dar 200 pesos por semana y las presidencias municipales entregar 10% del presupuesto y obra asignada. A estas últimas ya estaban a punto de cobrarles 15%, es decir, más de 20 millones de pesos mensuales.
"Nos sometían a su voluntad como si fuéramos sus esclavos. Lo peor es que se metieron con nuestras mujeres, con nuestras esposas e hijas", sostiene un comerciante de Tepalcapatec.
Rafael García Zamora, de Coalcomán, no dejó el puesto. Luis Torres Chávez, de Buenavista Tomatlán, y Guillermo Valencia, de Tepalcatepec, renunciaron cuando la población se rebeló ante la inseguridad y las extorsiones.
García Zamora niega que el movimiento de autodefensa comunitaria sea apoyado por el Cártel Nueva Generación, como se ha mencionado en el gobierno estatal, y aclara que es una expresión de hartazgo: "Tuvimos una marcha de 8 mil personas. Si este es el Cártel Nueva Generación, entonces andamos mal. Esta protesta fue por tanta extorsión, tantas amenazas, intimidaciones, secuestros, levantones, cuotas. Esto ya no lo podía aguantar el pueblo."
Dueño de una empresa maderera por la que también pagaba cuotas a Los Caballeros Templarios, da cuenta del poder que había alcanzado esta banda:
"Se le paga inicialmente 10% del ramo 33 y obra convenida. En los 113 municipios está pasando esto y nadie se atreve a denunciarlo. Yo lo estoy haciendo y sé que con esto corro más peligro. Nosotros tenemos que alterar la obra en ese 10% y entregárselos a ellos para no tener problemas. Nos iban a aumentar a 15%, pero ya no se alcanzó a pagar. Eso se lo hemos informado a la federación, lo saben, pero nadie hace nada."
TODOS ESTÁN METIDOS
"Nos estaban extorsionando, intimidando, amenazando; por aquí —señala el zócalo municipal— pasaban grupos armados revueltos con el Ejército y la Policía Estatal. Ya no sabíamos quién era quién. Ahora tenemos bien identificados a todos porque sólo está funcionando la policía comunitaria."
"Nosotros estábamos pagando las cuotas y todo hubiera quedado en eso, pero comenzaron a meterse con las familias, con las mujeres: las obligaban a tener relaciones con ellos; si no, mataban a sus papás. También obligaban a las mujeres casadas. Todavía nadie se anima a denunciar, eso es lo malo. Por eso la gente dijo ‘ya basta, esto se trata de dignidad.’"
–¿Entonces era cierto que quienes no podían pagar con dinero, eran obligados a entregar a sus hijas o esposas?.
–Sí, ese fue el problema. El gobierno sabe de esta situación y no hace nada porque están metidos todos: los diputados, senadores y no sé si hasta la Presidencia de la República, porque todo esto es un cáncer que no puede ser detenido.
La violencia ya mermó la actividad comercial. Juan Pablo Castañón, representante nacional de la Coparmex, declaró recientemente que hubo "una disminución de 15% en la dinámica económica de Michoacán, sobre todo en las zonas más afectadas."
El presidente del Colegio de Economistas del Estado de Michoacán A.C., Heliodoro Gil Corona, señaló hace una semana en conferencia de prensa, que en el primer cuatrimestre de 2013 se han perdido 3 mil 424 empleos en el Estado.
Gil Corona, investigador de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, consideró que si se quiere romper esta tendencia de crecimiento, desocupación y falta de empleo, se necesita que la economía crezca 3% este año y una inversión de 24 mil millones de pesos.
Tras el retiro del gobernador Fausto Vallejo por motivos de salud y en vista de la situación en Tierra Caliente, un grupo de legisladores del PAN, encabezados por María Luisa Calderón y Salvador Vega Casillas, solicitó que el Congreso de la Unión declarara la desaparición de poderes en el Estado, alegando una crisis de gobernabilidad.
José Gil Olmos