lunes, 27 de mayo de 2013

El regalo de la DEA a México

LA OPERACIÓN SUEGRO
 
Los agentes se lo pusieron a la Marina mexicana en charola de plata para que después el Ejército, la Secretaría de Gobernación y la PGR, se colgaran la medallita
El regalo de la  DEA a México
Inés Coronel Barreras en el momento en que es trasladado por un oficial de la Policía Federal.
domingo, 26 de mayo de 2013
AGUA PRIETA, SON. (Apro).- La afirmación que hacen agentes de inteligencia de México y Estados Unidos a Proceso es inequívoca: la captura de Inés Coronel Barreras, suegro de Joaquín "El Chapo" Guzmán, líder del Cártel de Sinaloa, fue un regalo de la DEA al gobierno de Enrique Peña Nieto.
"A Coronel Barreras lo ubicó la DEA y se lo entregó al gobierno del presidente Peña Nieto con el propósito de que le abra las puertas que le cerró a las agencias de inteligencia de Estados Unidos", dice a Proceso un agente mexicano de inteligencia —quien pidió el anonimato— asentado en esta ciudad, colindante con Douglas, Arizona.
—¿Por qué cree que el arresto del suegro de "El Chapo" fue una operación quirúrgica?; se le pregunta al oficial mexicano.
—Pues porque la DEA se lo puso a la Marina mexicana en charola de plata para que después el Ejército, la Secretaría de Gobernación y la PGR, se colgaran la medallita.
La madrugada del pasado 30 de abril, aproximadamente a las 05:40 horas, una treintena de vehículos federales se desplazó por las avenidas Internacional 20 y 30, y por la calle 6 de esta ciudad fronteriza.
El sueño de los vecinos fue interrumpido súbitamente por el estruendo de vehículos federales a toda velocidad y las aspas del helicóptero Tomahawk que los apoyaba volando a baja altura, según el recuento que las fuentes hicieron al reportero.
Los más de 250 soldados, marinos y policías federales que llegaron en la madrugada a ese punto de Agua Prieta, entraron a varios inmuebles donde hicieron inspecciones rápidas.
"Y para sorpresa de todos, incluidas las autoridades locales, que ni siquiera fueron avisadas, luego de dos horas y cinco minutos (a las 07:45) los más de 250 federales, con todo y helicóptero, desaparecieron dejando sorprendida a la población, que no sabía qué pasó", destaca el relato.
La irrupción y rápida salida del numeroso grupo de uniformados dejó boquiabiertas a los pobladores. Y es que hasta antes de esa madrugada en esta parte de Sonora no pasaba nada, o al menos nada espectacular, porque se consideraba "una plaza segura y totalmente controlada" por la estructura de poder del Cártel de Sinaloa.
No fue sino hasta el mediodía —según la recreación de hechos que se le hizo a este semanario— cuando entre la gente de Agua Prieta comenzó a correr el rumor de que los federales habían atrapado al "pariente incómodo" de "El Chapo" (así se le dice aquí a Coronel Barreras).
A las 16:00 horas del mismo día, Eduardo Sánchez, subsecretario de Normatividad y Medios de la Secretaría de Gobernación, anunciaba en conferencia de prensa que las autoridades mexicanas habían capturado al suegro del jefe del Cártel de Sinaloa. El gobierno de Peña Nieto presumió que el arresto se hizo sin disparar un tiro gracias a la efectividad de los sistemas de inteligencia mexicanos que habían ubicado al presunto narcotraficante.
El relato de lo ocurrido en Agua Prieta destaca que, más o menos una hora después de que se fueran los federales, de varios puntos de casi todo el Estado de Sonora, salieron disparados hacia la sierra y en distintas direcciones unos 80 vehículos (sobre todo camionetas) repletos de gente armada.
"Eran los jefes de las plazas que tienen en todo el Estado ‘El Chapo’ y ‘El Mayo’ (Ismael Zambada García)", machaca uno de los testigos que hablaron con Proceso a condición del anonimato.
TODO EMPEZÓ EN COLOMBIA
—¿Fue la DEA la que ubicó en Agua Prieta a Coronel Barreras?; se le pregunta a un agente de inteligencia de Estados Unidos, quien pidió mantener su nombre en reserva.
—Lo que puedo decir es que a Coronel Barreras, el gobierno de Estados Unidos tenía tiempo investigándolo y siguiendo su rastro por Sinaloa, Durango, Sonora y Sudamérica.
Presionado para que abunde un poco más en el caso del suegro del jefe del Cártel de Sinaloa, el agente especializado en temas del narcotráfico mexicano explica que todo empezó a principios de 2012 con una investigación de la DEA enfocada en el colombiano Jorge Milton Cifuentes Villa.
Según la página web de la DEA, Cifuentes Villa es líder de una organización dedicada al trasiego de cocaína.
"La organización de Cifuentes amasó una gran fortuna en dinero y bienes ilícitos, por ser uno de los principales proveedores de cocaína del Cártel de Sinaloa", se lee en la página de la DEA.
El agente estadounidense revela que en varios de los informes de inteligencia redactados por la DEA sobre la organización de Cifuentes Villa, salía a relucir el nombre de Coronel Barreras.
"Se le identifica como el contacto con la gente de "El Chapo" y el encargado del transporte de algunos cargamentos de cocaína que salen de varios puntos de Sudamérica hacia Centroamérica y México", matiza.
El 13 de febrero de este año, la Oficina para el Control de Bienes Extranjeros (Ofac) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, designó a Cifuentes Villa —quien también tiene nacionalidad mexicana— "narcotraficante más significativo". Con esa etiqueta, Washington aplicó sanciones, confiscó bienes y congeló cuentas bancarias a nombre de Cifuentes Villa o relacionadas con él, que se encontraran bajo jurisdicción estadounidense.
La Ofac sostiene que Cifuentes es dueño de 15 compañías que operan en Colombia, México y Ecuador.
"Coronel Barreras estaba bajo la mira de la DEA, es cierto, lo que quedó confirmado hace poco más de un mes cuando se decomisó en Ecuador un cargamento de cuatro toneladas de cocaína que la gente de Cifuentes Villa estaba mandando a México", dice el agente.
—¿Era un cargamento para el Cártel de Sinaloa?.
—No sólo eso. El contacto para el envío de la cocaína era Coronel Barreras. Esto fue confirmado por las personas detenidas al momento de la confiscación de la droga. Entre los arrestados hay colombianos y mexicanos —responde el agente—.
La DEA, según la fuente, convenció a las autoridades ecuatorianas de mantener en secreto la noticia del decomiso de las cuatro toneladas de cocaína "porque los detenidos aceptaron dar más información a cambio de un arreglo para aminorar las penalidades a las que serían sujetos en Ecuador, en su país de origen o en Estados Unidos, si fueran extraditados."
Evitando revelar más detalles de este caso, porque afirma que sigue abierta una amplia investigación sobre otras figuras del Cártel de Sinaloa, el agente estadounidense anota que gracias al decomiso del cargamento de cocaína en Ecuador, la DEA pudo dar con el paradero de Coronel Barreras.
"Se determinó que se movía en la franja fronteriza de Sonora, que estaba encargado del pase de mariguana, heroína, metanfetaminas y cocaína por la frontera sur de Arizona", añade.
—¿Entonces sí fue la DEA la que se lo entregó al gobierno mexicano? —se le insiste—.
—Las agencias de inteligencia de Estados Unidos siguen cooperando de manera muy estrecha con el gobierno de México en la lucha contra el narcotráfico. Y hay mucha confianza en la Marina mexicana, que ha demostrado ser una entidad demasiado efectiva para capturar o eliminar a capos del narcotráfico —afirma sin poder evitar una sonrisa—.
TOCAN PUERTAS
Por su parte, el oficial mexicano reitera que fue la DEA la que entregó al suegro de "El Chapo" al gobierno de Peña Nieto. "Por eso no hubo disparos", comenta.
"No hay comunicación con la DEA. La Secretaría de Gobernación los tiene totalmente aislados con el argumento de que se está revisando la relación y cooperación en la lucha contra el narcotráfico. Por eso, la DEA le pasó la información directamente a la Marina, ni siquiera al Ejército", puntualiza.
Desde el 1 de diciembre del año pasado, cuando Peña Nieto asumió la Presidencia, su gobierno le cerró las puertas que Felipe Calderón les había abierto a las agencias de inteligencia de Estados Unidos.
En el sexenio pasado, la DEA, la CIA, el FBI, el Pentágono y el Departamento del Tesoro, tenían carta abierta para espiar, operar e investigar bajo el cobijo de las Oficinas Binacionales de Inteligencia creadas al amparo de la Iniciativa Mérida.
"Los agentes de la DEA están desesperados porque no tienen a quién acudir en el gobierno de Peña Nieto, con la excepción de la Marina, en la que confían ciegamente. La DEA espera que con la entrega del suegro de "El Chapo" cambien las cosas. Yo lo dudo. Aunque fue muy simbólico que Coronel Barreras cayera justo a unos días de la llegada de Obama a México", matiza el agente estadounidense.
El miércoles 1, el subsecretario Sánchez dijo que Coronel Barreras, de 45 años, fue capturado en una residencia que funcionaba como bodega, donde la Policía Federal localizó 255 kilos de mariguana, dos camionetas, cuatro armas largas y una corta, varios cargadores y decenas de cartuchos.
Además del suegro de "El Chapo", también fueron detenidos Inés Omar Coronel Aispuro (hijo de Coronel Barreras y, por lo tanto, cuñado del jefe del Cártel de Sinaloa), Juan Elías Ruiz Beltrán, José Heriberto Beltrán Cárdenas y Reynaldo Ríos Morales.
"La captura es producto del trabajo de inteligencia del gobierno de la República. Su detención se llevó a cabo aproximadamente a las 07:00 horas sin que se realizara un sólo disparo", afirmó Sánchez.
DOS FAMILIAS
En Sonora la estructura de mando del Cártel de Sinaloa la dominan dos familias. De acuerdo con la descripción proporcionada por los agentes y funcionarios de Estados Unidos y de México, el control de la plaza lo ejercen las familias Paredes Machado y Salazar, que encabeza Jesús Alfredo Salazar "El Indio."
Desde los ochenta, estas dos familias —de la absoluta confianza de "El Chapo"— se encargan de vigilar el trasiego de drogas que viene principalmente desde Sinaloa a los puntos estratégicos de Sonora: Agua Prieta, Sonorita, Sásabe, Naco, Nogales, San Luis Río Colorado, Costa Rica y Riito. Hacia el sur, los Paredes Machado y los Salazar imponen su ley en Imuris, Cananea, Caborca, Altar, Santa Ana, Esqueda, Puerto Peñasco, Libertad, Guaymas, San Carlos y Bahía de Kino.
En la familia Paredes Machado destacan "El Goyo" y "El 20", brazos derechos de "El Chapo" y encargados de mantener a raya a Los Zetas y a los Beltrán Leyva en todo el Estado.
Aunque originaria de Chihuahua, la familia Salazar —cuyos lazos con el Cártel de Sinaloa los estableció el patriarca, Adán Salazar Zamorano, don Adán— es considerada por la gente de Agua Prieta como la responsable del ambiente de tranquilidad y libertad que privaba en esta ciudad hasta la detención del "pariente incómodo."
Don Adán, detenido por la Policía Federal el 15 de febrero de 2011 en Querétaro, era representante de "El Chapo" en Sonora y encargado de garantizar el cruce fronterizo y la entrega de drogas en Arizona. Tras su detención, los hijos de don Adán, Jesús Alfredo y Adán Salazar Ramírez, se hicieron cargo de las operaciones del Cártel de Sinaloa en el Estado.
J. Jesús Esquivel