miércoles, 29 de mayo de 2013

Eligen en la 'penumbra' a Ombudsman en Coahuila; no se conocerán calificaciones

               
Aseguran fuentes extraoficiales que se eligió nuevo titular de la CDHEC, pese a que ninguno de los 3 aspirantes alcanzó el 7 ni en el examen escrito ni en el oral

Fuente: César Gaytán Martínez

miércoles, 29 de mayo del 2013
 
Saltillo.- Sin trasparentar los votos recibidos por cada uno de los candidatos, ni las calificaciones que los acreditaban para aspirar al cargo, ayer fue elegido por el Congreso local el nuevo presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Coahuila para los próximos seis años: Segundo Carlos Francisco Xavier Diez de Urdanivia Fernández.

Más aún, los diputados locales eligieron al nuevo ombudsman coahuilense sin tener sus calificaciones, ni conocer el resultado de las evaluaciones a que fueron sometidos los aspirantes.

Al respecto, fuentes del Poder Legislativo cercanas al proceso de selección, quienes solicitaron el anonimato, revelaron a VANGUARDIA que en las pruebas oral y escrita aplicadas a los candidatos ninguno de ellos obtuvo una calificación aprobatoria.

- Sabemos que en los exámenes oral y escrito que se aplicaron a los candidatos, ninguno pasó de un puntaje de 70 puntos; es decir, que no habrían obtenido una calificación aprobatoria en las pruebas-, se planteó a Ricardo López Campos, presidente de la Comisión de Gobernación del Congreso.

“No es así, porque se procedió de la siguiente manera”, respondió. “Nosotros le pedimos a la Unidad de Posgrado de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad, que diseñaran y aplicaran el instrumento de evaluación a los candidatos. Sin embargo, a nosotros lo que se nos informó es si eran ‘aptos’ o ‘no aptos’ para desempeñar el cargo de presidente de la Comisión".

- Pero entonces, ¿cómo midieron las calificaciones numéricas?

"En ningún momento se tuvo una calificación numérica, porque ese no era el objetivo”, aseveró, “No los íbamos a medir como si fuera la escuela, sino ponderar y valorar su desempeño. En dado caso, nosotros no tuvimos acceso a resultados. La Universidad nos informó si eran o no aptos".

Avalan opacidad

Según la última reforma a la Ley Orgánica de la CDHEC, el sucesor de Armando Luna, el nuevo Presidente debía ser electo de una terna emanada de consulta pública.

El Congreso recibió 27 propuestas de organismos de la sociedad civil, de donde tres, Sara Verónica Murillo, Xavier Diez de Urdanivia y Rigoberto Cárdena, presentaron exámenes elaborados y aplicados por la Facultad de Jurisprudencia de la UAdeC.

Las Comisiones de Derechos Humanos del Congreso, presidida por el diputado Edmundo Gómez, y la de Gobernación, por Ricardo López Campos, dictaminaron que los tres merecían formar parte de la terna que ayer fue presentada para ser votada ante el Pleno.

“Atendiendo a los elementos presentados, los tres son aptos para presidir la Comisión de Derechos Humanos, por lo que el siguiente orden de presentación, sin prelación, es por orden alfabético, para que sea el Pleno de manera democrática defina quien tiene mayoría”, se leyó, tras lo cual, los 25 diputados tomaron una papeleta, votaron y la depositaron en un recipiente.

El conteo llevado a cabo por la diputada Norma Alicia Delgado fue en secreto y no se reveló al público el número de votos que recibió cada candidato, sólo se anunció que quien había ganado la votación era Xavier Diez de Urdanivia, quien en ese momento tomó protesta como nuevo Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Coahuila.

El proceso se llevó acabo así, previo acuerdo de los aspirantes a la presidencia de la CDHEC y los diputados del Congreso del Estado, informó López Campos.

El 13 de mayo los tres candidatos a ombudsman respondieron una prueba escrita con 200 reactivos, misma que sólo fue conocida por los académicos. El día 20 se aplicó un examen oral.

“Durante la comparecencia que tuvieron los candidatos, se evaluó su dominio de los temas, y se concluyó que los tres cumplían con lo necesario”, expresó López.

En base a ello, y la valoración del curriculum vitae, la comisión correspondiente elaboró un dictamen sin prelación, por lo cual cada diputado votaría por la persona que más creyera conveniente, presuntamente en igualdad de condiciones y sin favorecer a alguien en particular.