lunes, 20 de mayo de 2013

Acusan a la bloguera “Lucy” de lucrar con la información de reporteros

 

La página web del Blog del Narco.
La página web del Blog del Narco.
 
SALTILLO, Coah. (apro).- El portal de noticias estadunidense Fronteras y un grupo de periodistas mexicanos que pidieron mantenerse en el anonimato por razones de seguridad demeritaron el trabajo realizado por Lucy, la presunta administradora del Blog del Narco, quien apenas el pasado jueves 16 anunció su salida del país luego de la desaparición de uno de sus colaboradores, un analista de sistemas.
A su juicio, la administradora del popular sitio que dejó de operar desde el pasado 1 de mayo, luego de la captura de Inés Coronel, el suegro de Joaquín El Chapo Guzmán, se han dedicado durante los últimos tres años a copiar y pegar información de reporteros o de diarios sin darles el crédito correspondiente.
Aun así, dice, Lucy se presentaba hasta antes de abandonar el país como “la única” persona capaz de publicar información sobre la violencia que registra México, cuando lo único que hace es “piratearse la información” de reporteros, portales electrónicos y diarios.
Con base en lo anterior, el portal de noticias estadunidense y los reporteros norteños no tienen duda de que Lucy está lucrando con la información de reporteros reales que todos los días “arriesgan el pellejo” para escribir sus notas que por lo demás, presenta como suyas en su libro de reciente aparición “Morir por la Verdad”.
Fronteras realizó una investigación sobre las notas publicadas por el Blog del Narco antes de dejar de funcionar y llegó a esta conclusión:
“Una revisión que hizo nuestro equipo sobre noticias recientes muestra que los dueños del Blog del Narco han publicado las mismas noticias de los periodistas mexicanos que dice que ha tenido que sustituir”.
En su análisis, el sitio de noticias estadunidense sostiene que el Blog reporta exactamente las mismas noticias de las que dan cuenta los periodistas mexicanos y a que pesar de ello Lucy dice en su libro que “ellos son los únicos que dan a conocer la verdad en México”.
“El Blog del Narco está robándose el trabajo de reporteros legítimos que arriesgan sus vidas para escribir historias propias. Sin embargo, ahora el Blog del Narco se vende a sí mismo como el último vestigio del periodismo honrado en el país”, según Fronteras.
Desde su óptica personal, todo es obra de la editorial Feral House, quien editó el libro “Morir por la Verdad”, en donde se presenta a Lucy como una heroica veinteañera que está luchando sola para denunciar a los narcos poniendo en riesgo su vida ya que el resto de los periodistas de México se rindieron ante sus amenazas”.
La empresa Feral House comenzó a vender esa historia a muchos medios de Estados Unidos, para la promoción del libro. En esa campaña Lucy declaró a una estación de Texas: “Hace mucho tiempo que murió el periodismo en México”.
Y a la televisora árabe Al Jazeera le dijo: “Si no lo hacía yo, nadie lo iba a hacer”.
Incluso esa propaganda dirigida al público extranjero fue retomada por el diario británico The Guardian, a quien Lucy le aseguró que el Blog del Narco “vino a llenar el vacío que dejaron sus colegas periodistas intimidados”.
El diario británico fue precisamente el que dio la noticia de que Lucy decidió abandonar el país y refugiarse en España, tras la desaparición de un analista de sistema del Blog del Narco.
Sin embargo, Lucy ya había mentido respecto a presuntas amenazas en su contra cuando aseguró que el Blog del Narco fue incluido en las “narcomantas” que aparecieron en Nuevo Laredo después del asesinato de la “Nena de Nuevo Laredo” y dos jóvenes que denunciaban en redes sociales las actividades de Los Zetas.
En ninguna de las mantas que se colgaron en esa ocasión se mencionó al Blog del Narco. Además no existen evidencias de que alguno de los grupos del crimen organizado haya amenazado a sus administradores. Por el contrario, algunos cárteles lo consideran como una plataforma para mandar mensajes toda vez de que sistemáticamente envían de manera anónima videos, contenidos de “narcomantas”, etcétera.
Las presuntas amenazas sólo están sustentadas en la palabra de Lucy, quien miente en lo esencial, y contrastan con las que el crimen organizado lanzó contra la página de Facebook “Valor por Tamaulipas”.
En el caso de Valor por Tamaulipas no sólo está como evidencia de las amenazas el volante que circuló en Ciudad Victoria y en otras partes del estado. También existe la página “Antivalor por Tamaulipas” donde los narcos intentan contrarrestar las denuncias de ciudadanos que aparecen en el sitio que pretenden cerrar.
Los grupos del crimen organizado ofrecieron 600 mil pesos por la cabeza del administrador de Valor por Tamaulipas por las constantes denuncias que hacen los propios ciudadanos, ubicando las zonas donde los criminales están extorsionando, secuestrando o el cobro de piso.
Periodistas del norte del país que solicitaron el anonimato también denunciaron el plagio de sus notas o reportajes que aparecen en el Blog del Narco sin la firma o medio que las produjo, lo que constituye un delito.
Proceso constató que algunos de sus reportajes sobre Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila y sobre otras regiones donde predomina los grupos del crimen organizado aparecieron en el Blog del Narco sin darle el crédito a la revista.
También están reportajes, o incluso editoriales, que fueron publicadas en el diario Reforma, Excélsior o La Jornada, por mencionar sólo algunos.
Entre los periodistas que condenan el plagio del Blog está Témoris Greko, corresponsal de guerra mexicano que recién cubrió la guerra de Libia.
“He cubierto guerras, revoluciones y conflictos en Medio Oriente, África y Asia. Pero tengo un enorme respeto por mis compañeros periodistas que cubren temas de crimen organizado y narcotráfico en México”, dijo Greko.
Aseguró que él puede entrar en una zona peligrosa y salir si las cosas se ponen demasiado feas. “Mis compañeros viven en zonas peligrosas, sus padres viven en ellas, sus hijos van a la escuela en ellas, todo lo que tienen en la vida depende de lo que ocurra en esas zonas peligrosas. Y a pesar de todo, siguen cumpliendo”.
El Blog del Narco, dijo, no sólo plagia a estos compañeros, sino que los minimiza, los desprecia, es más, dice que ni siquiera existen, que el citado Blog hace por sí solo las tareas que todos los demás han abandonado.
“Y dice esto para ganar dinero”, concluye.
El pasado 28 de abril, la revista Proceso (número 1904) publicó un reportaje titulado “El Blog del Narco y la veinteañera que lo maneja”.
Desde la clandestinidad, Lucy defiende su trabajo, habla de sus miedos, se desmarca de cualquier mafia y sentencia: Hasta con los cárteles hay que ser objetivos.
–¿Es válido convertirse en un foro de mensajes cruzados entre cárteles o en un replicador o en correa de transmisión de lo que los narcotraficantes quieren difundir? – le pregunta a la mujer el reportero Homero Campa.
–Te voy a contestar con otra pregunta: ¿Es válido que los medios de comunicación también intercambien este tipo de mensajes de los políticos? A mí no me pagan, a ellos sí. A ellos les paga un político para denunciar y contraatacar a otro y decirle que es un estúpido. ¿Entonces es ético que los partidos políticos paguen a los periódicos y a las radiodifusoras para poner mil spots que digan: “No voten por ese político porque es ratero”? Eso es inmoral. Los medios de comunicación tradicionales están recibiendo dinero cuando se supone que tienen la obligación de informar con objetividad.
Lucy defiende el tipo de información que difunde el Blog del Narco. Son “situaciones reales que están sucediendo”, afirma. Además “hay que ser objetivos”, es decir publicar sin distingos tanto lo que dice un cártel como lo que dice otro.
–¿Si usted publica una narcomanta de un cártel, tiene que publicar las de todos?
–Exactamente. Hay que ser objetivos. O sea, también con los narcos hay que ser objetivos.
Lucy salió a la luz pública el 4 de abril, cuando el diario británico The Guardian reveló que el Blog del Narco es manejado desde el anonimato por una joven mujer mexicana, autora del libro Morir por la verdad: Encubiertos dentro de la violenta guerra contra las drogas en México.
“¿Quién soy yo? Soy veinteañera, vivo en el norte de México, soy periodista, soy mujer, soltera, no tengo hijos y amo a México”, dijo quien en la entrevista con The Guardian también utilizó el sobrenombre Lucy.
“No creo que la gente se hubiera imaginado que una mujer hace esto (…) Es un duro golpe para el machismo mexicano y para la idea de que las mujeres son débiles, más delicadas”, añadió.
The Guardian señaló que el Blog del Narco se ha convertido en una “sensación en internet” que pone a sus lectores “en primera fila” de la guerra contra las drogas que se libra en México. Sostuvo que es lectura obligada para autoridades, cárteles y ciudadanos comunes, pues “pone al descubierto, día tras día, la terrible violencia que es censurada por los principales medios de comunicación”.
El 11 de abril llegó a la redacción de Proceso un ejemplar del libro Morir por la verdad. La imagen en cautiverio de la esposa de Beltrán Leyva ilustra la portada del libro. Una fajilla amarilla, parecida a las que utiliza la policía para acordonar una zona, previene: “¡Advertencia! Fotos de la escena del crimen en el interior. No apropiado para menores”.
El libro de 380 páginas recupera “versiones editadas y actualizadas de informes” que aparecieron en el Blog del Narco del 2 de marzo de 2010 al 25 de febrero de 2011. Tales informes los alterna con fotografías de ejecutados, decapitados, desmembrados, quemados y destazados y con imágenes de videos de torturas o interrogatorios a sicarios o policías.
Junto con el libro llegó una carta de Lucy en la que advertía que permanecerá en el anonimato, pero que estaría dispuesta a ofrecer entrevistas.
Proceso la entrevistó el domingo 14 a través de Skype. Ella utilizó un distorsionador electrónico de voz y las pantallas del entrevistador y de la entrevistada permanecieron sin imagen.
Durante la entrevista Lucy relata que el Blog del Narco surgió en marzo de 2010 en respuesta a una campaña lanzada por el gobierno de Felipe Calderón y los medios tradicionales para minimizar la violencia que se disparó en varias partes del país.
“Decían que no estaba pasando nada, que la gente estaba cayendo en psicosis, que imaginaba cosas, que estaba siendo mentirosa, que querían llamar la atención. Obviamente eso era indignante porque no eran personas que querían llamar la atención, eran víctimas. Entonces el blog fue como una ventana de información y un mecanismo para que la gente no se sintiera sola”, expresa.
Durante la entrevista se le pregunta a Lucy sobre los criterios que establece para difundir información e imágenes: ¿Sólo agrega al blog la información que recibe o la reportea y hace entrevistas? ¿Cómo distingue cuando la información que le envían es falsa o verdadera?
Lucy evade las preguntas. Sostiene que por “motivos de seguridad” no hablará de los “procedimientos internos” del blog. Sin embargo afirma que con el paso del tiempo ha creado una lista de contactos y un procedimiento para cotejar la información. Explica que éste consiste en confrontar los nuevos datos que recibe con hechos anteriores que tiene registrados; si concuerdan o son coherentes en el tiempo, la información adquiere para ella veracidad.
En la introducción del libro Lucy apunta: “La gran mayoría de la prensa mexicana nos dio la espalda. Algunos periodistas difundieron mentiras diciendo que grupos del crimen organizado escribían el Blog del Narco; otros decían que financiaban el sitio. Jamás hemos ni favorecido ni nos hemos opuesto a ningún grupo criminal. Simplemente hemos contado la verdad de la mejor manera posible”.
–¿Cómo sabemos que realmente usted maneja el Blog del Narco? ¿Cómo sabemos que detrás de ese blog no se encuentra alguien de un cártel del narcotráfico?
–No creo que alguien de un grupo delictivo tenga el tiempo para escribir un libro o tiempo para darte una entrevista a ti y a otros medios. No creo que tenga tiempo para muchas cosas. Son personas muy ocupadas –responde.
Luego rechaza que esté vinculada con cárteles del narcotráfico. “Te lo digo tan tranquila porque no lo estoy. Es muy respetable que tú pienses eso y cada quien puede pensar lo que quiera, pero yo estoy tranquila porque no lo estoy. No he recibido ningún centavo ni del gobierno ni de nadie”.
Ante la insistencia del reportero Lucy responde: “No sé qué quieres… ¿Venir a mi casa? ¿Conocer a mi familia? Eso no lo voy a hacer. O sea, es tu problema creer si soy o no soy (quien administra el blog); ese no es mi problema…”
–¿Lo que me dice es que tenemos que confiar en su palabra?
–Yo confío mucho en la palabra de la gente; para mí vale más que el dinero (…)
–¿Es ético y periodísticamente válido transmitir rumores de fuentes anónimas?
–Las fuentes son fuentes. Tal vez sean rumores para ustedes, pero cuando difundimos una información, tenemos otros datos que la validan.
Menos de 20 días después de esa entrevista, Lucy anunció que abandonaba el país por temor a será asesinada.