martes, 10 de marzo de 2015

Clínica y escuela de La Realidad, las más caras del mundo: EZLN

La vida de un zapatista vale más que la Casa Blanca de Peña

Elio Henríquez
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 10 de marzo de 2015, p. 14
San Cristóbal de Las Casas, Chis.
La construcción de la escuela y la clínica autónomas inauguradas el 1º de marzo en la comunidad La Realidad, municipio de Las Margaritas, fue la más cara del mundo, pues “la vida de cualquier zapatista vale más que laCasa Blanca de (el presidente Enrique) Peña Nieto y que todas las casas de los ricos del mundo juntas”, afirmaron los subcomandantes insurgentes Moisés y Galeano.
Ni toda la paga que cuesta hacer los grandes edificios donde los poderosos se esconden para hacer sus robos y crímenes alcanza para pagar una sola gota de sangre indígena zapatista. Por eso sentimos que esta construcción es la más cara que hay en el mundo, acotaron en un comunicado. “Así que, claro, tenemos que decir que lo que no aparece en la cuenta de la paga es la sangre del compañero Galeano (el profesor José Luis Solís López, asesinado el 2 de mayo de 2014). Ni todos los papeles de la historia del mundo alcanzan para escribir esa cuenta”, sostuvieron.
Y entonces, que así lo pongan cuando ponen sus listas en los medios de comunicación, que ponen quién el más rico, dónde el más pobre. Porque el rico tiene nombre y apellido, linaje, pedigrí. Pero el pobre sólo tiene geografía y calendario, señalaron.
Insistieron: Que lo pongan entonces, que la construcción más cara de todo el planeta está en La Realidad zapatista, Chiapas, México. Y que las niñas y los niños indígenas zapatistas asisten a la escuela más cara del mundo. Y que los hombres, mujeres, niños, niñas, ancianas y ancianos, indígenas, zapatistas, mexicanas y mexicanos, cuando se enferman en La Realidad, se van a curar a la clínica más cara de la Tierra.
Galeano –antes subcomandante Marcos– y Moisés manifestaron quela única forma de poner cabal la cuenta es luchar para destruir el sistema capitalista. No cambiarlo. No mejorarlo. No hacerlo más humano, menos cruel, menos matón. No. Destruirlo totalmente. Aniquilar todas y cada una de las cabezas de la hidra.
Y aun así faltaría, como aquí queremos, levantar algo nuevo y más mejor: construir otro sistema, uno sin amos, sin patrones, sin mandones, sin injusticia, sin explotación, sin desprecio, sin represión, sin despojo. Uno sin violencia contra las mujeres, la niñez, lo diferente. Uno donde el trabajo tenga su paga justa. Uno donde no mande la ignorancia. Uno donde el hambre y la muerte violenta sean malos recuerdos. Uno donde nadie esté arriba a costa de que otros estén abajo. Uno razonable. Uno más mejor. Entonces, y sólo entonces, las zapatistas, los zapatistas, podremos decir que nuestra cuenta está cabal.
El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) inauguró en La Realidad el pasado 1º de marzo la Escuela Autónoma Zapatista Compañero Galeano y la Clínica Autónoma 26 de Octubre Compañero Subcomandante Insurgente Pedro, edificadas con ayuda económica aportada por “los compañeros y compañeras de la Sexta en México yla Sexta internacional en el mundo, y por personas nobles y buenas que se solidarizaron con nuestra lucha”.
La escuela y la clínica autónomas fueron destruidas el 2 de mayo de 2014 por integrantes de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos-Histórica, quienes también asesinaron a José Luis Solís, maestro de la escuelita zapatista y de quien el antes llamado Marcos tomó el nombre de Galeano.