viernes, 29 de mayo de 2015

Enésima tragedia


Acuña tornado
Horizonte ciudadano
Rosa Esther Beltrán Enríquez
26 de mayo de 2015

El tornado que devastó a Ciudad Acuña esta semana se suma a una serie de catástrofes que en el siglo 21 han asolado a Coahuila. El tifón dejó una estela de desgracias, hasta ahora 13 muertos, 4 desaparecidos, aproximadamente 700 familias damnificadas y 850 viviendas dañadas, de éstas 88 totalmente destruidas aunque el recuento de los daños, a mi parecer es preliminar; el paso del tornado fue fugaz (6 segundos) pero destructor, arrasó con varias colonias populares con alto número de población.
La BBC de Londres reportó 3 personas de Texas muertas y al menos 12 desaparecidos a causa del tornado. Por desgracia es de esperarse que surjan más personas fallecidas.
Los relatos de búsqueda de los desaparecidos y en algunos casos de sobrevivencia son estremecedores, pero la esperanza no se extingue.
Sabemos que ya está operando el Plan DN.111 así como el Fondo para Desastres Nacionales, a éstos se suma la solidaridad de la población coahuilense que inmediatamente se manifestó.
No se olvida que el 4 de abril de 2004 en Piedras Negras una repentina avenida del río Escondido dejó un saldo de 31 muertos, 50 desaparecidos, 300 viviendas totalmente destruidas por la inundación y entre 2 mil 500 a 4 mil damnificados así como millones de pesos en daños.
Tres años después, el 24 de abril del 2007, cuando aún los nigropetenses pobres no se recuperaban de la inundación de 2004, un tornado de categoría 5 (la más alta en la escala de Fugita) azotó de nuevo esa ciudad, dejando un saldo 7 mil damnificados, 3 muertos y 15 desaparecidos.
En julio del 2010, los estragos del huracán Alex afectaron de nuevo a Piedras Negras que permaneció incomunicada como una gran parte de los municipios  del norte del  estado y  con un saldo de 150 viviendas altamente afectadas. En  Ciudad Acuña fueron 500 viviendas dañadas y en Sabinas los daños también fueron cuantiosos y hubo damnificados que no se recuperaron de las pérdidas de esta tragedia.
En junio de 2013 Piedras Negras de nuevo fue escenario de inundaciones que provocaron pérdida total en mil viviendas y otros daños en la región de los Cinco Manantiales y Carbonífera, dejaron al menos 52 mil personas damnificadas y desastres estimados en los 500 millones de pesos.
Pero Coahuila no sólo se ha visto asolada por los desastres naturales, también se han presentado otros causados por la irresponsabilidad humana, recuérdese que en el sexenio del despojo (2006-2011) sucedió la explosión de Pasta de Conchos (19-2-2006) en donde quedaron sepultados 65 mineros en la mina operada por el Grupo México, hecho todavía impune, gracias a la protección del gobierno de Vicente Fox y de sus sucesores a ese consorcio empresarial.
El 9 de septiembre de 2007, en el ejido Celemania, del municipio de Nadadores, explotó un tractocamión con 25 toneladas de dinamita de la empresa Orica, conducido por un chofer alcoholizado; la detonación causó un cráter de 10 a 20 metros de diámetro y dos de profundidad; la Procuraduría de Justicia del Estado reconoció oficialmente sólo 37 muertos, entre los que estaban tres periodistas que cubrían el accidente, pero los lugareños aseguran que desaparecieron cerca de 100 personas.
Esta enumeración no refleja ni de lejos el infortunio que la gente de menores ingresos ha padecido por estos siniestros y ahora en Ciudad Acuña de nuevo están en una contingencia muy grave en la que la solidaridad fraterna será decisiva para la sobrevivencia y recuperación de la normalidad de ese municipio.