miércoles, 18 de noviembre de 2015

Terrorismo machista


Marcha contra feminicidios 7N-bus-a-Madrid
Horizonte ciudadano
Rosa Esther Beltrán Enríquez
12 de Noviembre de 2015
 “Quien ama no mata, ni humilla ni maltrata” era una de las consignas repetidas por miles de mujeres manifestantes que exigían poner alto a la violencia feminicida. El sábado pasado se dieron cita en Madrid cerca de medio millón de españoles procedentes de todas las regiones.
“No estamos todas, faltan las muertas”. “Del imponer sale el pegar y matar”. “No es moral, ni es amor el maltrato soportar”. “El machismo es un crimen contra todos”. “Machismo cobarde”. “La violencia no tiene género”. “Si tocan a una, nos tocan a todas” El lema de la gran marcha fue, “Contra las violencias machistas”, redactada en las 4 lenguas oficiales de España.
La marcha fue convocada por 400 colectivos feministas, las convocantes denunciaron que desde 1995  el machismo ha asesinado a mil 378 mujeres y tan sólo en este año se han registrado 84 feminicidios.
Esta fue una marcha en la que incluso demandaron medidas para facilitar la recuperación social, económica y vital de las víctimas y de sus hijos, así como la suspensión de la patria potestad a los agresores.
Las convocantes leyeron un manifiesto en el que expresaron que están padeciendo los recortes sistemáticos de los recursos públicos especializados contra la violencia machista y los derechos reproductivos.
El machismo alimenta nuestra desvalorización y la cosificación de nuestros cuerpos, argumentan, y exigen: Que la lucha contra el terrorismo machista sea una cuestión de Estado. Que se implemente el Convenio de Estambul y el cumplimiento de las recomendaciones de la CEDAW para que estén reflejadas todas las formas de violencia contra las mujeres. Que toda la sociedad y sus organizaciones e instituciones se comprometan en esta lucha; en la marcha participaron los líderes de todos los partidos políticos.
También Invitaron a la sociedad a tomar conciencia de que el machismo mata e imposibilita la convivencia que exige la democracia. Además las promotoras exhortaron a los medios de comunicación a eliminar las expresiones sexistas y el morbo, así como a comprometerse a visibilizar la problemática.
Lo que en Madrid se denuncia y se exige en México se arropa con el silencio político, aquí los feminicidios se multiplican: más de 50 en Puebla, más de 40 en Guanajuato, en Morelos más de 200,  en Querétaro 19, Chihuahua ocupa el primer lugar y en Ciudad Juárez 1024 mujeres fueron asesinadas de manera violenta desde 2008, en fin, la pandemia feminicida cunde por todo el País y según la Oficina de la ONU, 7 mujeres son asesinadas diariamente en México.
La diputada Leticia Castaño Orozco presentó al pleno del Congreso local la petición de citar al procurador de Justicia del Estado, Homero Ramos Gloria para que proporcione información precisa sobre la situación actual de los feminidios en la entidad, ya que según la legisladora Castaño, Coahuila ocupa el 4° lugar nacional en la incidencia de estos crímenes; a ver que dice Yezka Garza Ramírez, titular del Pronnif quien sostuvo que en Coahuila los feminicidios son casos aislados (02-07-15), mas, aunque fuera uno solo, es un crimen que no debía de existir en una sociedad democrática y civilizada, ¿por qué minimizarlos?
Acaso no podemos esperar que los hombres comprendan que los feminicidios no dañan sólo a las mujeres que son asesinadas con violencia brutal, sino que hay un amplio círculo familiar y social afectado, porque cada mujer asesinada es una madre, una hija, una hermana.
Que los edificios públicos se iluminen de color naranja es bueno, pero sólo es un símbolo que resulta absolutamente insuficiente si no se acompaña de políticas de Estado permanentes que detengan la pandemia de la violencia feminicida.