miércoles, 18 de noviembre de 2015

Nuevamente los curas en defensa de la Patria…



Morelos Sentimientos de la Nación
RAÚL A. RUBIO CANO
Noviembre 9 de 2015
 Cuando arreciaron los críticas contra el abogado Roberto Flores por el hecho de que era el candidato del agrado del Bronco para ocupar el puesto de Procurador de Justicia del Estado de Nuevo León, éste espetó: ¿Pues a quién quieren qué ponga: ¡a un cura!? Y justificó el puesto de Flores porque según él conocía el medio profesional en donde se aplica la justicia…No cabe duda, que ese tipo de declaraciones da una idea del concepto que el Bronco tiene de los curas, hoy hablaremos de ello (dejaremos para otra ocasión la historia de quién formó y desarrolló a Flores), porque son estas personas, los sacerdotes católicos, los que nuevamente salen a la palestra, como lo hicieron hace 200 años, en muy diversas partes del país para defender a su pueblo ante la brutalidad de un gobierno servil a los interese trasnacionales y una clase política ignorante y maldita para someter con la fuerza del Estado a quienes supuestamente deben representar y debe de salvaguardar su integridad y patrimonios individuales y nacionales; es decir, a los ciudadanos y a un nuevo sujeto jurídico  que por tratados internacionales ya es considerado como tal para sus protección y demás cuidados: el medio ambiente, la naturaleza. Pero todo ello no es así, porque los fuertes intereses del gran capital trasnacional en México y los niveles educativos o académicos imperante son pésimos en esa casta política que hoy nos gobierna, ahí está el escándalo de Peña Nieto y su ignorancia en la lectura de libros, o de plano, el Bronco presumiendo de que su preferencia de lectura es el “Libro Vaquero” (obviamente, eso declara porque eso le sugirió el dizque “genio de la comunicación política” en procesos electorales, el tal Memo Rentería); así, desde ésta óptica de ignorancia de la historia nacional, se olvida el Bronco (y sus pésimos asesores) que fueron curas los que nos dieron Patria: Hidalgo, Morelos, Mier, Matamoros y muchos más. Eran verdaderos estudiosos, hombres sabios y consecuentes con sus ideas hasta la muerte y por ejemplo, gracias a Morelos con sus “Sentimientos a la Nación” en 1813, tuvimos la primera Carta Magna en 1814; serían las ideas de un cura, la base que mediante el Congreso de Chilpancingo, en Guerrero, permitiría a los mexicanos el dejar de ser súbditos y pasaríamos a ser ciudadanos (tal vez por eso, por 200 años, el odio de la oligarquía mexicana e intereses extranjeros, ha sido atroz y han aplastado brutalmente  al estado de Guerrero) En fin, en mucho, gracias a los curas tenemos un país llamado México y hoy, ante su destrucción, nuevamente un curato con dignidad y patriotismo, cobijados por la encíclica del Papa Francisco titulada “Laudato Si”, va al rescate ciudadano de México, empezando por defender el medio ambiente ante la destrucción del mismo por  la voracidad del Gran Capital y su enloquecida clase política ¡Órale! raurubio@gmail.com