domingo, 5 de agosto de 2007

Golpe a la afición guerrera

Alejandro Irarragorri, presidente del Santos, prohibió la señal de televisión abierta


Juan Monrreal López
Agosto 4 de 2007


Torreón, Coahuila.- Como si se tratara del número uno de la Champions League europea, el equipo colero de la tabla porcentual del fútbol mexicano, Santos Laguna, decidió que todos sus juegos de local en este campeonato se transmitan por el sistema de pago por evento de SKY; vedando las transmisiones de televisión abierta a la mayoría de sus partidarios.
La señal de los partidos no será directa; al menos que se paguen 160 pesos por contrato doméstico y 2200 pesos, si se explota la señal comercialmente. El estadio del sotanero, apenas alberga 16 mil personas apretujadas.
La afición guerrera siente la decisión de la directiva del Santos Laguna, como ingrata. Pero nada se puede hacer. Alejandro Irraragorri, presidente del Consejo de administración ya resolvió.
En el reciente torneo de clausura 2007, Irarrigori, apeló en todos los medios la solidaridad de los aficionados. Subrayó una y otra vez la importancia de vincular el cuadro albiverde con la comunidad.
Conocida la decisión de no transmitir los duelos en directo, las reacciones de rechazo de los seguidores no se hicieron esperar.
Irarragorri pretendió congraciarse el 2 de agosto, durante la presentación de los nuevos uniformes santistas.
Irarragorri Gutiérrez, expuso, - quizá buscando atenuar el enojo que existe en la comarca -, que aun cuando los aficionados no estuviesen presentes en la ceremonia de la llamada “nueva piel santista”, se sentía su corazón.
Sin embargo, el sinsabor que en los fanáticos existe nadie la quita. Los aficionados califican a los dueños del club de demagogos.

La era Ahumada

El equipo Santos Laguna es propiedad del grupo cervecero Modelo. Bueno, eso se dice.
En realidad, la franquicia fue devuelta a esa empresa cuando Carlos Ahumada Kurtz, fue detenido por presunto lavado de dinero, evasión fiscal y fraude genérico.
Grupo Modelo había vendido la agrupación a Carlos Ahumada, en el año 2003.
Preso Ahumada, sus bienes fueron retenidos por el gobierno federal para su administración.
Primero se dijo que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) era la responsable. Posteriormente se indicó que las propiedades de Ahumada habían sido confiscadas por la Procuraduría General de la República, (PGR). Incluso se reveló que la escuadra santista, quedaba bajo resguardo de la PGR.
La devolución posterior de la franquicia al grupo cervecero, no fue del todo clara.
En ese trance, el grupo Modelo no invirtió en la agrupación. Por el contrario, se deshizo de buenos jugadores con altos precios en el mercado de las piernas. Trajo chambones de mediana capacidad y técnicos realmente ineficaces.
Según declaración de Irarrigorri “el grupo Modelo recuperó la franquicia porque Ahumada incumplió el contrato de compra-venta…comenzando con el incumplimiento de pago en los plazos establecidos”.
En la misma entrevista, con flagrante contradicción apuntó que la SHCP abandonó el equipo en el 2004, por lo que grupo Modelo sólo serviría de administrativo, “pero no podía invertirse dinero en la franquicia hasta que el dueño Carlos Ahumada, resolviera sus problemas legales”.
El caso de ser así, entonces, grupo Modelo a través de Guillermo Cantú, “El tato” Noriega”, habrían violado la Ley; pues si bien no se podía invertir, entonces ¿por qué se traspasaron tantos jugadores? ¿Dónde quedo ese dinero?

La amenaza perenne; el equipo se puede ir de la Laguna

Con malos resultados, con Ahumada en la cárcel, la directiva difundió la posibilidad de que el equipo emigrara, tal como hicieron los desaparecidos Ola Verde del Laguna y los Diablos Blancos del Torreón.
Los dirigentes santistas manipularon a los coordinadores de algunas porras para buscar sustento popular. En 2004, se organizaron manifestaciones de apoyo para rogar que el grupo Modelo retomara plenamente las riendas del Santos Laguna, como única salida de permanencia en Torreón.
Con ese apoyo público, la Corona salió al balcón. Los medios regionales a través de sus gacetilleros pidieron a la afición que apoyasen a la cervecería. Los locutores de televisión, radio, prensa escrita, se desgarraron las vestiduras para implorar que el Santos no se marchara de la plaza. Tal como sucedió.
De hecho fue una operación de todos ganamos. Es decir; grupo Modelo y medios. Y, como no. Noticiarios, programas de comentarios deportivos, cortinillas, emisiones de todo tipo, se encuentran saturadas con la marca cervecera.
Los reporteros reciben boletos o abonos gratuitos para entrar a los juegos, además de algunas compensaciones económicas.
Por eso, el traspaso oscuro del bien asegurado a Carlos Ahumada, - Santos Laguna-, nunca se investigó, como tampoco interesó a los medios.

Viva el rey, muera Ahumada

Recién arribó Ahumada a la ciudad, los periodistas lo aplaudieron al igual que el ex gobernador de Coahuila, Enrique Martínez. Todos querían que el nuevo dueño del equipo los considerara.
Los locutores se colgaban del balcón de palcos para que el empresario argentino les respondiera o cuando menos los mirara. El propio Martínez y Martínez, se placeó con él. Incluso anunciaron la construcción del nuevo estadio en el km. 7 de la carretera Torreón San Pedro.
Cuando Ahumada fue a prisión, quienes lo alabaron dijeron no conocerlo. A los medios y periodistas, sólo les interesaba que las prebendas que salen de las oficinas del club no se terminaran.
Según la Ley, los bienes asegurados por la PGR o cualquier otra dependencia, éstos se adjudican después de las sentencias de culpabilidad de los indiciados, no antes. En el caso de Ahumada, no fue así. Hubo premura en la cesión del Santos.
Pero como todo en la sociedad; los equipos de fútbol no se eximen de preferencias políticas e ideológicas. No se puede perder de vista que la cervecería entregó apoyos a Vicente Fox y por supuesto al PAN, a través del ideólogo del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el fallecido Juan Sánchez Navarro. Respaldo que posteriormente le prodigaron al mismo Felipe Calderón. De manera que no sería extraño que el gobierno panista compensara esos apoyos con la entrega del equipo.

Alejandro Irarragorri

Alejandro Irarragorri Gutiérrez, llegó al Santos de rebote. Junto con Pablo Cañedo White, renunciaron a la mesa directiva de los recién ascendidos Gallos Blancos del Querétaro, por supuestas “diferencias ideológicas”, según expresó Irarragori.
En el poco tiempo que estuvo Irarragorri, con los queretanos, contrató a Daniel Guzmán “el travieso”, como técnico.
Con la dimisión de Alejandro Irarragorri, el llamado” travieso” hizo lo mismo. De esa manera llegó Guzmán a dirigir al Santos.
Alejandro Irarragorri Gutiérrez


En ese periplo, con las sugerencias de Guzmán, más los contactos de Cañedo White, en el grupo Modelo; Alejandro Irarragorri Gutiérrez, llegó a la Laguna. Sin experiencia en el fútbol, su arribo sonaba más a un empleo que a un compromiso con la región y lo que el equipo significa. Todavía en el año 2003, Irarragorri, se dedicaba a la comercialización de fertilizantes.
Este es una pequeña parte del perfil del presidente santista. No deben extrañar sus decisiones bisoñas; tales como prohibir la señal de televisión abierta. Tampoco sería raro que amenazara con que el Santos se va de Torreón.
Por legalidad y salud del Santos, habrá que aclarar si grupo Modelo pagó al gobierno de la República lo que cuesta el equipo. Si el traspaso fue legal. De lo contrario se estaría dañando el patrimonio del país, al ser un bien asegurado.
No estaría mal pensar en comprar entre todos los laguneros la franquicia. Al fin y al cabo, existen experiencias exitosas al respecto.
Por lo pronto, este domingo 5 de agosto, no podrá verse de manera directa en la Laguna, el duelo Santos-Cruz Azul, gracias a Irarragorri.