miércoles, 1 de febrero de 2017

Amenazan a empleados de Media Luna y periodistas


Sergio Ocampo
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 31 de enero de 2017, p. 25
Chilpancingo, Gro.
Civiles armados al servicio de la minera Media Luna, filial de la empresa canadiense Gold Corp, impidieron a trabajadores adscritos a la sección 17 del Sindicato Minero, con sede en Taxco, y a reporteros provenientes de Chilpancingo entrar a la mina ubicada en las inmediaciones del poblado Nuevo Balsas, municipio de Cocula, en el norte de la entidad.
Unos 15 civiles armados instalaron un retén en el poblado de Atzcala, municipio de Cocula, lo que obligó a periodistas y mineros a retirarse. Cuando llegaron a la comunidad de Mezcala, municipio de Zumpango de Neri, otro grupo de civiles los obligó a entregar sus credenciales de elector para tomarles fotografías, lo mismo que a los vehículos en que viajaban.
Entrevistado vía telefónica, el subsecretario de Asuntos Agrarios del estado, Fernando Jaimes Ferrel, mediador en el conflicto entre Media Luna y los mineros, aseguró que los civiles armados forman parte de una nueva policía comunitaria en esa zona.
Mineros y periodistas aseguraron que los dos grupos de civiles armados actuaron de manera agresiva y los amenazaron.
El domingo pasado pobladores de Nuevo Balsas, Real de Limón y Atzcala iniciaron un paro en Media Luna, a la que exigen una indemnización de 500 mil pesos para alrededor de mil 200 habitantes.
Los campesinos argumentan que la minera canadiense contamina sus tierras y el río Balsas, lo que mermó la producción de mojarras.
El municipio de Cocula colinda con Zumpango de Neri, Cuetzala de Progreso, Heliodoro Castillo, Teloloapan, e Iguala, que forman parte de un corredor de trasiego de amapola y mariguana.
Según el ex procurador general de la República Jesús Murillo Karam, los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa desaparecidos en Iuala en septiembre de 2014 fueron inconerados y sus restos arrojados al río Cocula de ese municipio.