domingo, 4 de octubre de 2015

Consecuencias del embarazo precoz en México


Día Mundial Para la Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes
Horizonte ciudadano
Rosa Esther Beltrán Enríquez
2 de octubre no se olvida.
La masacre perpetrada por el gobierno del PRI
contra los jóvenes estudiantes, permanece
en la memoria de los mexicanos, son 47 años,
ni perdón ni olvido; exigimos  justicia.

Octubre 2 del 2015

El 26 de septiembre, se conmemoró el Día Mundial Para la Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes cuyo propósito es crear conciencia sobre las repercusiones de un embarazo no deseado e informar acerca de las alternativas de planificación familiar que ayuden a los adolescente a tomar decisiones informadas en el ejercicio de su sexualidad.
CONAPO ofreció los datos demográficos relevantes que se refieren a las y los adolescentes en este país, de manera que, esa población  representa el 9.4 por ciento de la población total de México, de los cuales, el 49.7 son mujeres y el 50.3 son hombres.
CONAPO expone que hasta hace muy poco tiempo este segmento de la población no era objeto de atención prioritaria debido a que era un sector relativamente sano; esa situación ha dado un vuelco y ahora el gobierno considera que su atención es destacada ya que los alumbramientos de madres adolescentes representan una proporción creciente porque en el año 2000 los nacimientos correspondientes a mujeres entre 15 y 19 años representaban el 15.7 por ciento y en 2013 la proporción ascendió a 16.3.
Según los últimos estudios,  como la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, se describe que un 28.7 por ciento de las adolescentes entrevistadas aceptaron haber iniciado su vida sexual y 71. 4 expuso no haber tenido experiencias en ello.  En cambio, las adolescentes que ya habían experimentado su primera relación sexual, el 38.5 por ciento declaró haber utilizado algún método anticonceptivo, lo cual representa una modificación importante; en cambio  de las mujeres entre 45 y 49 años que tuvieron su primera relación en la adolescencia, sólo el 6.5 por ciento usó algún método de planificación familiar y en  2009 la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica reporta que el 40.6 por ciento de las adolescentes embarazadas al momento de la encuesta declararon no haberlo planeado o deseado.
Al momento del parto, 93.3 por ciento de las madres adolescentes fueron atendidas por un médico, 4.5 por una partera, 1.8 por una enfermera o auxiliar de salud y 0.4 tuvieron a su hijo solas.
La atención a la salud sexual y reproductiva es una política social relativamente nueva, hace 40 o 30 años no existía porque el sexo era un tema tabú entre las familias mexicanas, pero actualmente se reconoce el derecho a la información y a la atención médica; de acuerdo al artículo 4° Constitucional los adolescentes tienen derecho a decidir libre y responsablemente sobre su sexualidad y para ello, instituciones como la Secretaría de Salud, el IMSS y la Conapo trabajan en la orientación y comunicación en campañas de  prevención y planificación integral del embarazo de adolescentes.
Estas instituciones plantean que hay que lograr que los hombres jóvenes y las mujeres sean conscientes de que la salud reproductiva es su responsabilidad. Ojalá los padres de familia, para ayudar a sus hijos tomen en serio la responsabilidad de informarse sobre la problemática sexual actual, que está asociada a numerosas cuestiones  sociales; en la actualidad en los medios de comunicación el sexo es un asunto explícito, evidente, pero no sólo eso, hasta la alimentación influye en las modificaciones biológicas de la vida sexual de los y las adolescentes.
El embarazo precoz afecta la salud, la educación, las relaciones sociales y culturales y expone a los descendientes a condiciones adversas en el proyecto de vida.
Posdata
Felicitaciones a VANGUARDIA por su cuadragésimo aniversario. Información veraz que augura años mejores. A todo el personal de nuestro periódico enhorabuena, sigamos defendiendo la libertad de expresión.